Lo más visto

El otro encuentro entre Pablo VI y Romero

Roma vive una efervescencia en la víspera del consistorio del 19 de mayo, según dijo días atrás Gregorio Rosa Chávez; en este, el papa Francisco anunciará  fechas y lugar de la canonización de Pablo VI y Óscar Romero.
Enlace copiado
El otro encuentro entre Pablo VI y Romero

El otro encuentro entre Pablo VI y Romero

Enlace copiado

Óscar Romero conoció a Giovanni Battista Montini, Pablo VI, durante sus estudios sacerdotales en Roma, allí comenzaron una amistad y doctrina que los mantuvo relacionados como maestro-discípulo y los reencuentra el 19 de mayo en el consistorio de cardenales en el Vaticano, donde el papa Francisco revelará  lugar y fecha de canonización de ambos.

El suceso es el centro de atención en la Santa Sede. El cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez ya había advertido desde principios de mes, cuando se trasladó a Roma, que todo gira alrededor del consistorio. Los principales medios de comunicación católicos del Vaticano  también han hecho diferentes publicaciones sobre ambos personajes.

El hecho parece una coincidencia encauzada y no un antojo del destino. El 19 de octubre de 2014 Francisco beatificó a Montini, del que se dice era su papa favorito, y solo siete meses después, el 23 de mayo de 2015, el pontífice delegó al prefecto para la causa de canonización de los Santos, Angelo Amato, para la beatificación del arzobispo –también su mártir favorito– en la Plaza del Salvador del Mundo, en San Salvador.

Doctrinalmente la canonización de ambos es un hecho demasiado simbólico para la Iglesia católica y para Francisco, en la intención de relanzar la doctrina social, una más comprometida con una realidad cotidiana sometida por la violencia y la pobreza. Ya anteriormente el papa ha insistido en la constante atención que se le debe prestar a la “periferia” y su deseo de tener “santos en jeans”.

Vincenzo Paglia, el postulador en el Vaticano para la canonización de Romero, ya dijo a LA PRENSA GRÁFICA que Pablo VI es el papa del Concilio Vaticano II y Romero el arzobispo de este. Paglia es de los que sostienen que habrá una sola canonización en octubre en la Plaza de San Pedro.

 “La relación entre Romero y Pablo VI fue verdaderamente única. Si la canonización tiene lugar en la misma celebración, sería verdaderamente providencial. En sus escritos, homilías y discursos, Romero se inspiró en la Evangelii Nuntiandi de Pablo VI”, dice.

Edwin Henríquez, director de la radio YSAX, la que fue la voz de Romero en los setenta, y vicepostulador para la causa de beatificación de Rutilio Grande, dice que entre Montini y el arzobispo salvadoreño la relación era muy estrecha; para él, desde los estudios en Roma, Pablo VI supo identificar en el salvadoreño a una persona de gran trascendencia.
Hay otros hechos que atan la historia de ambos sacerdotes; Montini durante su servicio sacerdotal en Milán era considerado “el arzobispo de los pobres”, un título que también es repetido para el sacerdote asesinado en 1980 por un escuadrón de la muerte. Ambos promulgaban una Iglesia remozada.

 “La exhortación apostólica Evangelii Nuntiandi con la que Pablo VI pretende despertar el entusiasmo y el compromiso con la misión de la Iglesia está todavía presente, tiene toda su importancia”, dice Francisco sobre uno de sus predecesores.

Bajo el precepto de esta encíclica no es extraño que en el encuentro de 1978 entre Montini y Romero, el papa haya expresado su lealtad para con el salvadoreño: “Comprendo su difícil trabajo. Es un trabajo que puede ser no comprendido, necesita tener mucha paciencia y mucha fortaleza. Ya sé que no todos piensan como usted, es difícil en las circunstancias de su país tener esa unanimidad de pensamiento; sin embargo, proceda con ánimo, con paciencia, con fuerza, con esperanza”.

La intención del Vaticano parece encaminada a establecer la relación directa Montini-Romero como una necesidad de presentar una Iglesia comprometida y vigente en el sínodo de jóvenes en octubre en Roma.

Singularmente el pasado 4 de mayo la Oficina de Canonización del Vaticano liberó algunas imágenes del encuentro entre Romero y Pablo VI en 1978, las que también fueron entregadas por la Oficina de Canonización del Arzobispado de San Salvador a LA PRENSA GRÁFICA, lo que demuestra la intención doctrinal que se busca.

Para los expertos del Vaticano, lo que pretende Roma es que ambos sean vistos en una sola perspectiva, una dirección que aborde el presente y futuro de la Iglesia, de allí lo significativo que podría resultar una doble canonización en el sínodo de jóvenes en octubre, un hecho que va muy de acuerdo con el actual pontificado.

El sábado, Francisco revelará cuándo y dónde se canonizará a los dos arzobispos; presumiblemente ya hay una decisión preestablecida en la Santa Sede.

Tags:

Lee también

Comentarios