Lo más visto

El pacto de Concepción de Ataco que quedó en el olvido

Enlace copiado
El pacto de Concepción de Ataco que quedó en el olvido

El pacto de Concepción de Ataco que quedó en el olvido

El pacto de Concepción de Ataco que quedó en el olvido

El pacto de Concepción de Ataco que quedó en el olvido

Enlace copiado
Poco o nada ha quedado del espíritu que llevó a la firma de los acuerdos que el año pasado, en ese municipio del departamento de Ahuachapán, dieron vida a la mesa de diálogo y concertación, que se conocería con el nombre de la interpartidaria.

Casi 10 meses han pasado desde que el 28 de agosto de 2015 los cinco partidos políticos representados en la Asamblea Legislativa firmaron en Concepción de Ataco, en el departamento de Ahuachapán, en presencia de representantes de la Organización de Estados Americanos (OEA) y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), una declaratoria conjunta en la que se comprometían, primordialmente, a establecer una mesa de diálogo y a rechazar toda manifestación de violencia, incluida la política.Medardo González, del FMLN; Jorge Velado, de ARENA; Andrés Rovira, de GANA; Manuel Rodríguez, del PCN; y Rodolfo Parker, del PDC, se comprometieron a establecer un mecanismo de conversación y respeto mutuo, que dio vida a la mesa interpartidaria.

Como testigos de la declaratoria conjunta estuvieron el embajador de la OEA, Ronalth Iván Ochaeta; el representante del PNUD, Christian Salazar Volkmann; el comisionado presidencial de Seguridad Ciudadana y Convivencia, Franzi Hato Hasbún; y los diputados del FMLN Róger Blandino Nerio y Nidia Díaz; de ARENA, Margarita Escobar; del PCN, Antonio Almendáriz y Francisco Merino; así como el exdirigente arenero Hugo Barrera, entre otros.

Entre los principales compromisos y desafíos de la interpartidaria estaba generar un ambiente respetuoso y propicio a la solución de los principales problemas que agobiaban (siguen agobiando) a El Salvador, como la inseguridad ciudadana, la falta de transparencia, las finanzas públicas, el fortalecimiento institucional y la rendición de cuentas.

Lograron algunos acuerdos a resolver mediante el proceso de diálogo interpartidario, entre ellos la búsqueda de recursos para el financiamiento de nuevas medidas de seguridad, respaldar la implementación del bloqueo de la señal telefónica en los centros penitenciarios, garantizar el no acceso de aparatos de comunicación en las cárceles, así como la creación de los “jueces sin rostro” y de un instituto de criminalística e investigación científica del delito.

El reto por cumplir era grande, decían los políticos, al igual que la voluntad de dialogar. Comenzaron a verse acuerdos sobre la marcha; pero luego, de a poco, comenzó a perderse el espíritu con el cual se había establecido el comité interpartidario. Poco más de dos meses, el 12 de noviembre de ese mismo año, el proceso dio un giro inesperado.

Ese día, Jorge Velado, presidente de ARENA, anunciaba el retiro de su grupo político de la interpartidaria, al denunciar que el FMLN había violentado los acuerdos de Concepción de Ataco.

“Condenamos las acusaciones del FMLN contra la prensa, justicia, democracia y libertad (...) El FMLN ha incumplido la declaración conjunta ante el secretario de la OEA de respetar la institucionalidad del país”, señaló Velado al momento de hacer el anuncio, luego de las declaraciones que líderes del partido de izquierda hicieron durante su primer congreso en la primera semana de ese mes.

Un día después, ARENA, por medio de una carta, notificó a la OEA su decisión de abandonar la interpartidaria. En la misiva, condicionaba su regreso a la mesa de diálogo si el FMLN se retractaba de sus declaraciones en el congreso. Sin embargo, ni el FMLN se retractó ni ARENA volvió a la interpartidaria.

Tras el suceso, y en tres ocasiones, el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, llamó a ARENA a que volviera a la mesa de diálogo; el secretario de Comunicaciones, Eugenio Chicas, y Hato Hasbún lo hicieron también.

“Llamo nuevamente al partido ARENA a volver a esta plataforma de diálogo. Hoy más que nunca es vital para asegurar el futuro de nuestro pueblo, que haya una búsqueda de soluciones consensuada, sincera y constante a los grandes problemas que enfrenta nuestro país”, instó el gobernante por segunda ocasión, el 16 de enero anterior, durante la conmemoración del XXIV aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz. El primer llamamiento a ARENA había sido en noviembre de 2015.

“Le hago un llamado al partido ARENA para que se ponga a la disposición de trabajar juntos para mejorar las condiciones del país... No se le debe tener miedo a pláticas y pido al partido ARENA que deje los temores y dialogue para buscar soluciones”, llamó el jefe de Estado por tercera ocasión al partido de derecha, el 22 de enero pasado, durante el acto de inauguración del tramo final de la carretera hasta Arcatao, en Chalatenango.

Tras los llamados del mandatario, Velado respondió después del último. Su respuesta dejó clara la intención de su partido de continuar al margen de la interpartidaria: “Yo le digo al presidente: llámenos a dialogar a una mesa de acuerdos, pero no debe ser la instancia de la interpartidaria”.

El tiempo ha transcurrido y ARENA y el FMLN tienen hoy en día otro tipo de diálogo, fuera de la interpartidaria y diferente al espíritu que en Ataco los llevó a firmar la declaración.

“Eso está bloqueado por ARENA, pero la voluntad de continuar y la búsqueda de acuerdos están allí, sigue allí. Esperamos que ARENA se ponga razonable”, dice el diputado del FMLN Blandino Nerio, uno de los que estuvo en la firma de la declaratoria, al igual que Margarita Escobar, de ARENA, quien dijo que “la interpartidaria ha sido sustituida por el foro político que lo constituye la Asamblea Legislativa”.

“Es aquí donde se construye o no se pueden construir los acuerdos. La interpartidaria era en un diálogo débil, sin contenido y sin compromiso”, indicó la parlamentaria del partido tricolor.

Lee también

Comentarios