El plan no tendría una ejecución óptima sin los fondos de EUA”

Hugo Martínez, canciller salvadoreño, conversó antes de entrar a la sesión en que se ratificaría al nuevo secretario general de la OEA sobre el cabildeo por la Alianza para la Prosperidad que ha realizado en Washington junto con sus colegas de Guatemala y Honduras.
Enlace copiado
Enlace copiado
[email protected]

¿En qué etapa está la plática con Estados Unidos en este tema de la Alianza por la Prosperidad?

Yo diría que con el Ejecutivo en una etapa avanzada. Tenemos una propuesta no solo de líneas generales sino de ejecución. La declaración de Guatemala del 3 de marzo establece compromisos del Triángulo Norte y del Gobierno de Estados Unidos. En esta visita hemos iniciado un proceso de cabildeo con los tanques de pensamiento, con ambas cámaras del Congreso, con generadores de opinión, para buscar un respaldo a la petición que ya hizo el presidente Obama de un apoyo en el año fiscal 2015-2016 de $1,000 millones, que es algo que puede repetirse por lo menos dos años más, dependiendo de las negociaciones y de la ejecución.

Una cosa muy bien vista por la administración Obama es que los países pudiéramos trabajar un plan que no es la suma de los planes individuales de los países, sino un plan conjunto hecho por los tres países con el apoyo de la secretaría técnica del BID, que nos plantea un escenario de actuación conjunto. Eso motivó a Obama y a Biden a solicitar recursos específicos para el plan.

Ayer (martes) le dijo a la comunidad salvadoreña que el camino no será fácil. ¿Qué es más difícil, la correlación del Congreso estadounidense o las dudas específicas que han mostrado algunos senadores, incluso demócratas, a la idoneidad de algunas instituciones centroamericanas, sobre todo en sus sistemas de justicia?

Es natural que haya dudas, sobre todo cuando ha habido otras apuestas en tiempos anteriores que no siempre han llegado a feliz término, por eso nosotros hemos propuesto un mecanismo de ejecución similar a los utilizados en FOMILENIO I y FOMILENIO II, que son mecanismos que tienen su propio procedimiento y son mucho más ágiles que los gubernamentales tradicionales, y tiene participación de la sociedad civil, de la academia, de la sociedad civil y en este caso buscaríamos la participación de los tres gobiernos (centroamericanos) y el de Estados Unidos.

Por los tiempos legislativos de EUA, si no hay obstáculos para la aprobación de fondos de cara al próximo año fiscal, estaríamos hablando de desembolsos que podrían llegar hasta 2016 en el mejor de los casos. ¿Cómo juega eso con la posibilidad de que los flujos de menores migrantes vuelvan a aumentar a mediados de este año?

En primer lugar, nosotros tomamos medidas de corto plazo el año pasado para disminuir los flujos. Esto llevó a una reducción importante. Esperamos que esta reducción se mantenga, pero esperamos ya a ejecutar algunas medidas del plan, que no está sujeto solo al financiamiento que pudiera dar EUA; por supuesto que necesitamos esos fondos, pero los países están dispuestos a poner sus propios fondos.

Tags:

  • alianza para la prosperidad
  • estados unidos
  • congreso
  • senado

Lee también

Comentarios

Newsletter