El prostíbulo que usó de fachada la MS-13 para vender droga

Esa casa de citas, como la llama FGR, era administrada por la esposa de el “Necio”, uno de los cabecillas procesados. En ese lugar vendieron y compraron droga.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Melvin Rivas Testigo.  Hoy otro testigo que tiene protección continuará su declaración en el juicio sobre seguimiento de los cabecillas relacionados con la compra y venta de droga.

Foto de LA PRENSA/Melvin Rivas Testigo. Hoy otro testigo que tiene protección continuará su declaración en el juicio sobre seguimiento de los cabecillas relacionados con la compra y venta de droga.

Enlace copiado

Abraham es un investigador de la Policía Nacional Civil (PNC) que persiguió por varias semanas a Leonel Alexánder Leonardo González, alias “Necio”, uno de los pandilleros que estaba detrás de los negocios de la Mara Salvatrucha (MS-13). El seguimiento fue parte del operativo denominado Jaque, que, desde 2014 a julio de 2016, realizó la Fiscalía General de la República (FGR) para golpear las finanzas de la pandilla.

Ayer, el testigo, que tiene régimen de protección, contó en el juicio que fue por medio del seguimiento que concluyó que en la casa situada en la calle Los Eucaliptos en la colonia San Francisco, San Salvador, funcionó un prostíbulo, propiedad de “Necio”, quien llegó varias veces y permanecía ahí por varias horas.

“Este testigo logró determinar los lugares donde vendían y compraba droga la pandilla”. 
fiscal  del caso

En ese lugar, los cabecillas de la Mara Salvatrucha vendían y compraban kilos de cocaína. El establecimiento fue administrado por Ana María Calderón, esposa de “Necio”. “El blanco en ese caso era Leonel (‘Necio’). El testigo le dio seguimiento, y porque antes lo detuvieron y para despistar a la policía, entregó el carro a su esposa, quien administró el negocio”, dijo una de las fiscales del caso.

El prostíbulo fue inaugurado a finales de 2015 en una vivienda ubicada en Santa Elena, Antiguo Cuscatlán. Estuvo abierto por tres meses en esa zona y luego se trasladaron a la colonia San Francisco, donde funcionó por siete meses, según la fiscal del caso. La FGR, sin embargo, dijo que no tiene el monto exacto de la cantidad de droga que vendió la pandilla y, tampoco, el dinero producto de esas ventas.

Abraham, además, también controló a otros miembros de clica San Cocos de la MS-13 que opera en el occidente del país. Fue por medio de ese seguimiento que pudo concluir que Guadalupe Chafoya, Claudia Madrid, Vilma Yolanda Rocán, José Marlon Linares, Haydee Marlon Linares, Nelson Mendoza, Iris Calderón y María García eran los encargados de vender la droga. Otro investigador policial, identificado con la clave Móises, dijo ayer que realizó las compras de drogas controladas en Sonsonate. La FGR dijo que realizaron las pruebas científicas y arrojó que el producto comprado se trataba de cocaína.

El Juzgado Especializado de Sentencia C de San Salvador continuará hoy escuchando a otros testigos de la parte acusadora. Son más de 90 acusados, entre ellos pandilleros y empresarios acusados de colaborar para blanquear dinero de extorsión y droga.


7
 meses funcionó el prostíbulo, según FGR.

91
 personas son procesadas en el caso denominado Operación Jaque.


 

Lee también

Comentarios