El régimen de las pandillas

Luis (nombre cambiado) tiene un microbús con el que todas las noches realiza reparto de personal. Traslada a sus viviendas a empleados de restaurantes que finalizan su turno después de las 10 de la noche.
Enlace copiado
El régimen de las pandillas

El régimen de las pandillas

El régimen de las pandillas

El régimen de las pandillas

Enlace copiado
Luis se sabe de memoria los nombres de las colonias donde debe cumplir un ritual para ingresar: Bosques de Prusia, San José, Montes de San Bartolo, San Francisco, todas del municipio de Soyapango. Sabe que primero debe disminuir la velocidad y luego debe apagar las luces del vehículo para poder continuar.

¿Qué pasa si no lo hace? “Nadie se ha querido quedar a averiguarlo, la primera vez a mí me gritaron: ‘apagá las luces’, porque yo no sabía. Y luego, más adelante, me paró otro marero y me dijo: ‘Le voy a pedir un favor, cuando entre apague las luces’. Creo que lo hacen desde las 8 de la noche hasta el amanecer, para no confundirnos con la Policía o con los contrarios”, comenta Luis.

Y no es el único empleado del sector transporte que conoce las restricciones de circulación impuestas por las pandillas. También le pasa a Manuel (nombre cambiado), un taxista que hace viajes desde el bulevar de Los Héroes, en San Salvador, a distintas colonias del área metropolitana. Una noche de enero, según cuenta, lo detuvieron pandilleros en una colonia de Soyapango. Le preguntaron si ya estaba en la lista de los taxistas autorizados a ingresar para dejar clientes y él respondió que no sabía de esa lista. Le explicaron que tenían dos listas: la de los taxistas que pagan por ingresar y la de los que han sido sentenciados a muerte por si intentan entrar.

Los pandilleros revisaron las listas y, como no lo encontraron en ninguna, lo anotaron con su nombre, número de placa y especificaciones del taxi en la lista de los autorizados a entrar a cambio de pagar. Le dieron las siguientes indicaciones: que cada vez que entre debe bajar los cuatro vidrios, encender la luz interna del vehículo y no quedarse demasiado tiempo. Además, cada vez que entra debe pagar entre $1 y $3 a los pandilleros que esperan a la orilla de la calle principal.

Tags:

  • pandillas
  • control territorial
  • pandilleros

Lee también

Comentarios

Newsletter