Lo más visto

El tesoro oculto de las Islas Malvinas

Hablar de las Islas Falkland o Malvinas puede significar para algunos una disputa histórica entre Gran Bretaña y Argentina; sin embargo, en estas islas del Atlántico Sur que miden poco más de la mitad de El Salvador hay una riqueza escondida: el petróleo. Se estima que hay tanto por extraer que alcanzaría para suplir la demanda de El Salvador y del resto de Centroamérica por cientos de años.
Enlace copiado
Cementerio argentino.  Más de 640 soldados argentinos fallecieron durante la guerra de abril-junio de 1982. Argentina tuvo el mayor número de bajas y decenas de tumbas contienen restos de militares sin identificar. La identificación se tramita con la Cruz Roja Internacional.

Cementerio argentino. Más de 640 soldados argentinos fallecieron durante la guerra de abril-junio de 1982. Argentina tuvo el mayor número de bajas y decenas de tumbas contienen restos de militares sin identificar. La identificación se tramita con la Cruz Roja Internacional.

Cementerio británico.  A lo largo de las islas hay memoriales a los soldados del Reino Unido. Luego del conflicto, que dejó saldo de 255 bajas británicas, los militares tienen a su cargo la seguridad de las islas y gastan anualmente un aproximado de 70 millones de libras esterlinas ($107.6 millones).

Cementerio británico. A lo largo de las islas hay memoriales a los soldados del Reino Unido. Luego del conflicto, que dejó saldo de 255 bajas británicas, los militares tienen a su cargo la seguridad de las islas y gastan anualmente un aproximado de 70 millones de libras esterlinas ($107.6 millones).

Desconocidos.  En el cementerio argentino existen varias tumbas con este tipo de placas.

Desconocidos. En el cementerio argentino existen varias tumbas con este tipo de placas.

La capital.  La capital de las islas se llama Stanley o Puerto Argentino. Acá vive la mayoría de la población.

La capital. La capital de las islas se llama Stanley o Puerto Argentino. Acá vive la mayoría de la población.

Museo de guerra.  El conflicto armado entre Gran Bretaña y Argentina tiene dedicado un pequeño museo en la ciudad capital de las islas.

Museo de guerra. El conflicto armado entre Gran Bretaña y Argentina tiene dedicado un pequeño museo en la ciudad capital de las islas.

Atracción.  A unas dos horas de la capital, viajando por camino rústico, se llega a Volunteer Point. Acá se encuentra una de las más grandes colonias de pingüinos del archipiélago. En la foto, pingüinos de la especie king (rey).

Atracción. A unas dos horas de la capital, viajando por camino rústico, se llega a Volunteer Point. Acá se encuentra una de las más grandes colonias de pingüinos del archipiélago. En la foto, pingüinos de la especie king (rey).

El tesoro oculto de las Islas Malvinas

El tesoro oculto de las Islas Malvinas

Enlace copiado
La entrada a la oficina de Sthepen Luxon está llena de muestras de rocas. Las hay de varios tamaños y colores. Sobre las paredes café de la pequeña oficina de recursos naturales que dirige, cuelgan fotografías de plataformas marinas que pertenecen a empresas que realizan exploraciones petroleras.

Entre todos estos adornos, llama la atención un bote de vidrio colocado sobre una mesa. Tiene unas cuatro pulgadas de alto y contiene una muestra del “oro negro” extraída del campo petrolero Sea Lion (León Marino), ubicado en la zona norte del archipiélago.

Esa muestra resulta pírrica, pues se ha calculado que en las Islas Malvinas o Falkland existen inmensos yacimientos. “Se perforaron seis pozos al norte de las islas. Estos mostraron la presencia de una riquísima roca madre que podría haber generado hasta 60,000 millones de barriles de petróleo”, consigna un documento del gobierno local.

De acuerdo con la CEPAL, las importaciones que Centroamérica hizo de crudo alcanzaron en 2011 la cifra histórica de 118 millones de barriles, en tal sentido, las reservas que se estima existen en las islas alcanzarían para suplir la demanda de petróleo de El Salvador y sus vecinos por centenares de años.

Luxon, un hombre blanco, fornido, casado, con un hijo y deportado al Reino Unido tras la “ocupación” argentina del 2 de junio de 1982, afirma que la compañía británica Premier Oil será la encargada de extraer el petróleo.

Es por ello que en los próximos años las autoridades locales prevén un “boom” económico en este archipiélago de 2,932 habitantes que ve en la pesca su mayor fuente de ingresos hoy en día.

Según John Barton, director de Recursos Naturales, el Gobierno percibe anualmente 20 millones de libras esterlinas ($30.8 millones) por el otorgamiento de licencias de pesca a empresas de diversos países. Una de esas licencias puede costar 100,000 libras anuales ($153,000). “Si no fuera por la pesca, estaríamos luchando por sobrevivir”, afirma.

Las islas perciben otro tipo de ingresos por la exportación de lana y carne de cordero. Hay una industria que también aporta lo suyo: el turismo. Las visitas a las colonias de pingüinos son de las más demandadas por los visitantes que deben viajar por casi dos horas desde Stanley o Puerto Argentino, la capital, por caminos lodosos y empedrados.

La oferta se extiende a sitios relacionados con la guerra de 74 días que causó la muerte a 649 argentinos, 255 británicos y tres civiles. Por toda la isla existen memoriales a los soldados fallecidos.

A pesar de que han pasado 31 años, hay argentinos que gestionan aun ante la Cruz Roja Internacional la identificación de familiares que murieron en el conflicto, cuyas repercusiones están vigentes.

En marzo pasado, el Gobierno autónomo no independiente de las islas (la seguridad y las relaciones exteriores están a cargo del Reino Unido) realizó un referéndum. El 99.8 % de los habitantes dijo sí a seguir siendo un territorio británico de ultramar.

Para Betina Alejandra Pasquali de Fonseca, embajadora de Argentina en El Salvador, el referéndum no tiene validez porque los habitantes de las islas son una población implantada en 1883, tras la expulsión de los argentinos (ver entrevista en página 22).

La Organización de Naciones Unidas (ONU) sostiene que las islas son un territorio no autónomo administrado por Reino Unido, que mantiene, desde 1833, una disputa con Argentina. La ONU ha llamado a ambas naciones a llegar a un acuerdo pero las posiciones se mantienen inconciliables. Las islas, además, están bajo la supervisión del Comité de Descolonización de la ONU.

Petróleo para pagar

En las islas existe una miniciudad. Está cercada y dentro de ella habitan unas 2,000 personas, las que no se cuentan como parte de la población. Se trata de la base militar del Reino Unido. Ahí se han construido las casas de los militares y sus familias. El recinto cuenta con su propia escuela, sala de cine, cafetería, etcétera.

Simón Browning, un coronel que es portavoz de la base, dice que no se puede dar detalles del armamento y las naves disponibles para dar seguridad a las islas. “Lo que puedo decir es que son suficientes”, asegura, y agrega que están mejor armados que Argentina.

Para Ken Morrison, un mecánico de autos que también trabaja de guía turístico, la presencia militar británica es necesaria porque el gobierno local no tiene los recursos para protegerse de otra eventual invasión, una que sin reparos afirma temen de Argentina.

Por el momento, esa seguridad le significa a los habitantes del Reino Unido un gasto de unos 70 millones de libras al año ($107.6 millones), según Nigel Haywood, gobernador y representante de la Reina Isabel II en el archipiélago.

Muy pronto, los británicos dejarían de costear la seguridad de las islas tras el descubrimiento de pozos petroleros y la factura se la pasarían a los isleños. Haywood confirma la posibilidad: “Las ganancias de la explotación petrolera pudieran verse en cuatro o cinco años, pero los isleños son muy agradecidos como el Reino Unido y ellos quieren contribuir. No quieren que les regalen nada”.

Pascuali, la embajadora argentina, dice que no desea pronunciarse sobre ese pago y niega que los recientes llamados al diálogo a Gran Bretaña tengan que ver con los hallazgos de petróleo. Los reclamos, dice, se hacen desde hace 130 años. Haywood, sin embargo, afirma: “Me parece interesante que en los últimos dos años los reclamos de Argentina son sobre el territorio y no tienen ningún reclamo sobre la gente. Están reclamando solamente el terreno”.

Con el “boom” del petróleo, las islas necesitaría más trabajadores, porque hoy en día hay sobreoferta laboral. Se abrirán las puertas a más chilenos y no se descarta la mano de obra salvadoreña.

Tags:

  • Islas Malvinas
  • Falkland
  • embajadora Betina Pascueli
  • gobernador Nigel Haywood

Lee también

Comentarios