El Salvador  / judicial ELECCIONES 2018

Elegir magistrados con vínculos partidarios sería traición a los salvadoreños”

Presidenta de la Fundación DTJ dice que la iniciativa del FMLN de que la población elija a magistrados sería ir hacia un “populismo judicial”.
Enlace copiado
Claudia Umaña Presidenta de la Fundación DTJ

Claudia Umaña Presidenta de la Fundación DTJ

Enlace copiado

A mediados de este año los nuevos diputados de las Asamblea Legislativa tendrán que elegir de las listas que envíe el Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ) y de la Federación de Asociaciones de Abogados de El Salvador (FEDAES) a cinco magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), y entre estos a cuatro de la Sala de lo Constitucional. En ese sentido, Claudia Umaña Araujo, presidenta de la Fundación Democracia, Transparencia y Justicia (DTJ), habla de los riesgos que ven en el proceso actual y de las consecuencias de elegir a magistrados con vínculos partidarios, tomando como base los señalamientos que han recibido varios de los abogados que aspiran al cargo en el proceso que realiza la FEDAES.

“Si se sigue haciendo las cosas por cuoteo habría una involución de lo que hemos logrado. Si queremos seguir viviendo en libertad, tenemos que exigirle a nuestros diputados que elijan a magistrados comprometidos e independientes”. 

¿Por qué de la importancia de la elección del 4 de marzo, especialmente la de diputados?

Porque se nos vienen diferentes momentos y que son cruciales para la democracia de El Salvador. Desde la Fundación DTJ hemos estado haciendo una serie de actividades para sensibilizar a la población, y lo primero es que hemos creado un perfil en el que se explica que la nueva Asamblea Legislativa tendrá que elegir magistrados que sean independientes e imparciales, porque esa autonomía que puedan tener estas personas es la que les dará la fortaleza para que puedan enfrentar a los diferentes poderes públicos y a autores políticos que les trataren de presionar. Los diputados deben buscar que los nuevos magistrados estén sometidos a la Constitución de la República. Mucho se ha estado hablando de candidatos que tienen una serie de vinculaciones partidarias. Nosotros creemos que la luz debe enfocarse en quiénes de los aspirantes actuales tienen el mayor conocimiento y la capacidad de interpretar y aplicar la Constitución. Sería deplorable que se elija a personas seriamente cuestionadas.

¿Cuáles son esos desafíos que cree que tendrán los nuevos magistrados?

La sala actual ha sido crucial en momentos históricos. Esta sala mandó a abrir urnas, tuvo la valentía de abordar el tema electoral para verificar si las elecciones (2015) se habían dado de manera transparente o si las irregularidades llamaban a que se tuvieran que abrir urnas y hacer reconteo de votos. Esos elementos para asegurar el buen funcionamiento de las elecciones pudieran repetirse. Lo mismo puede pasar con la elección del fiscal general de la República. Usted recordará que la sala ha sido altamente importante para asegurarse de que personas que no llenen los requisitos de moralidad notoria e independencia no lleguen a estos altos cargos que tienen gran incidencia en la vida pública.

¿Quiénes son los actores o partidos políticos que se quieren tomar la Sala de lo Constitucional?

La Sala de lo Constitucional ha retomado a varias de las personas que están siendo ahorita cuestionadas, abogados que han tenido vínculos partidarios o acercamientos que, digamos, pueden restarles independencia. Vemos que si se escoge a magistrados con vínculos ideológicos, tal como se ha dicho por importantes personeros en el país, sería una traición al pueblo salvadoreño. En los últimos días se han dado intentos de controlar partidariamente a la Sala de lo Constitucional, y lo que hemos visto es una manipulación de las diferentes etapas en el proceso de elección... Realmente lo que estamos viendo es que se están tratando de eliminar estas medidas fiables para que las asociaciones puedan acreditar su representatividad. En una depuración inicial que se había hecho de algunos perfiles que tienen vínculos con el FMLN, vemos que en una apelación se restablecen. ¿Cuál es el mensaje que se está mandando cuando se flexibilizan los filtros? Es: ‘Sí se pueden postular personas con vínculos partidarios’, y eso es contraproducente para la independencia judicial.

¿Cree que por la coyuntura actual el reparto de cuotas es más difícil o podemos esperar el mismo escenario en la Asamblea?

El cuoteo partidario sigue siendo un riesgo en la elección de los magistrados. Cuando se hace una evaluación poca profunda de todos estos candidatos es muy difícil elaborar un dictamen que esté bien motivado. Ante la falta de mejoras en el proceso, la falta de transparencia y de decidir frente a la ciudadanía, el cuoteo partidario realmente es muy probable. Minimizar ese cuoteo se puede hacer a través de mejores entrevistas, cuestionarios y evaluaciones para que la negociación política final sea sobre los mejores perfiles. El objetivo es elevar el estándar de todo y que en la negociación que se dé en la Asamblea sea no sobre cuál es el perfil que partidariamente puede resultar más dócil, sino en cuál perfil es el que mejor va a representar el pensamiento jurídico.

¿Qué piensa de la propuesta del FMLN de que sea la población que elija a los magistrados de la CJS?

Ellos se han inspirado en modelos como el boliviano en el que hay votación directa, pero a mí me parece que esto es como un distractor, porque el FMLN fue uno de los firmantes de los Acuerdos de Paz y lucharon por un sistema judicial que fuera independiente, y fueron los principales impulsores del mecanismo que ahora existe. Claramente si ahora nos pasáramos a una votación directa estaríamos a las puertas de impulsar un populismo judicial, unos abogados que en lugar de estar pensando en cómo llegar a Corte Suprema sin ataduras, tendrían que hacer campaña, buscar financiamientos y de todo esto lo que estaríamos viendo es un producto final totalmente viciado.

¿Cree que la actual Sala de lo Constitucional es producto de un golpe de suerte?

En estas próximas elecciones no veo que pueda haber reformas al proceso que lleven a un salto de calidad, pero se pueden dar reformas al reglamento del CNJ, la FEDAES y del RIAL (Reglamento Interior de la Asamblea Legislativa), y si todos esas reformas se impulsan y se aplican bien, sí se pudiera hacer un buen intento para que no por un acto de suerte, sino como un acto de madurez política pudiéramos llegar a un gran acuerdo nacional que sea en beneficio de la población, de la transparencia y en beneficio de la justicia. Si se sigue haciendo las cosas por cuoteo habría una involución de lo que hemos logrado. Si queremos seguir viviendo en libertad, tenemos que exigirle a nuestros diputados que elijan a magistrados comprometidos e independientes.

 

Claudia Umaña Araujo

 Cargo: 
Presidenta de la Fundación Democracia, Transparencia y Justicia (DTJ).
 Trayectoria: 
También es la vicepresidenta de FUSADES.

Lee también

Comentarios

Newsletter