Lo más visto

Embarazos tempranos le han costado al país $352.2 millones

El Fondo de Población de Naciones Unidas dio a conocer ayer su último estudio sobre embarazos en niñas y adolescentes, el cual advierte una reducción de estos, pero un aumento en los delitos sexuales.

Enlace copiado
Embarazos tempranos le han costado al país $352.2 millones

Embarazos tempranos le han costado al país $352.2 millones

Enlace copiado

Los efectos de los embarazos tempranos no recaen únicamente para las niñas, para las adolescentes o para sus familias, sino que afectan a toda la sociedad. Y ese costo económico asciende a más de $352.2 millones, según el último mapa nacional de embarazos en niñas y adolescentes elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

La cifra corresponde a los 65,678 embarazos que fueron registrados entre niñas y adolescentes entre 10 y 19 años, entre los años 2015 y 2017. Solo para 2017, los casos sumaron 19,190.

"Esto significa que estas niñas y adolescentes diezman su capacidad de estudiar y con eso diezman las posibilidades de tener un ingreso; significa que no pueden propiciar o cumplir con lo que cada ciudadano debería hacer, que es rendir tributo al Estado. Este costo es lo que se pierde en 40 años de vida productiva de estas niñas. La sociedad no va a poder tener ese dinero en los próximos 40 años, producto de esta maternidad temprana", explicó el representante de UNFPA en El Salvador, Hugo González.

A escala nacional, la tasa de incidencia del fenómeno entre niñas y adolescentes cuyas edades oscilan entre los 10 y los 19 años ha disminuido: de 37.5 por cada 1,000 en 2015 a 31.7 por cada 1,000 para 2017.

En todos los grupos de edad hubo una disminución en la incidencia de embarazo del año 2015 para 2017: -38 % entre los 10 y 12 años; -46 % entre 13 y 14 años; -25 % entre 15 y 17 años y -19 % entre 18 y 19 años.

Por primera vez desde 1985, además, la tasa de El Salvador está por debajo de la de Centroamérica. Aunque UNFPA reconoce esta reducción como un avance, advierte que no todos los municipios presentan una tendencia a la baja; por el contrario, hay 15 con una clara tendencia al alza.

Estos 15 no solo están entre los 25 que tienen la mayor cantidad de casos en todo el país, sino que también están entre los 50 que fueron priorizados en el Plan El Salvador Seguro, que fue lanzado precisamente en 2015.

"Ello hace suponer una relación entre el nivel de inseguridad en los municipios con el mayor nivel de embarazos en adolescentes registrados a nivel municipal", reza el estudio de UNFPA, titulado "Más de 19,000 razones para la protección de niñas y adolescentes", que fue dado a conocer ayer a la prensa nacional, pero que será lanzado hoy de forma oficial.

Son nueve los departamentos del país que están arriba de la tasa nacional de embarazos en niñez y adolescencia entre los 10 y 19 años: Sonsonate, Cabañas, Usulután, Ahuachapán, San Vicente, La Unión, Morazán, La Paz y Santa Ana. Y también son nueve, de los 15 municipios con tendencia al alza, los que pertenecen a estos nueve departamentos.

Seis de los 15 municipios con tendencia al alza están situados en los departamentos de La Libertad (4) y San Miguel (2), que están por debajo de la tasa nacional.

Violencia sexual

Un dato que destaca el mapa del Fondo de Población de Naciones Unidas es el registro de denuncias por violencia sexual en la niñas y las adolescentes mujeres.

Solo en 2017 fueron registradas 2,010 violaciones, 886 agresiones sexuales, 1,196 casos de estupro y 284 casos de acoso sexual. Las denuncias sumaron 4,376, pero el total de embarazos en niñas y adolescentes ascendió ese año a 19,190.

"Esos 19,000 casos deberían significar 19,000 denuncias en el sistema judicial, pero únicamente hay registradas 4,000. A mí me impacta que de 19,000 solo 4,000 están registrados. ¿Será que las familias no identificaron ese caso como un caso de violencia? Tendríamos que partir del hecho de saber que los 19,000 casos tuvieron que haber sido judicializados y hacer una conciencia social de que todos esos casos fueron violación o estupro", manifestó con preocupación la directora de Plan International en El Salvador, Carmen Elena Alemán.

Más aún, de esos 4,376 denuncias solo 1,552 se convirtieron en casos judicializados, es decir, apenas el 35 %. Y de esos casos que llegaron a juicio, 509 (32 %) terminaron en absoluciones o sobreseimientos y solo 488 (31 %) terminaron con una condena.

Como ya ha sido demostrado en investigaciones anteriores realizadas por diferentes instituciones, estatales o no gubernamentales, la mayoría de delitos sexuales siguen siendo perpetrados por personas cercanas a las víctimas: padres, hermanos, tíos, abuelos, cuñados, vecinos, profesores y líderes de iglesias.

Este último estudio de UNFPA anota que ocho de cada 10 delitos fueron cometidos por personas conocidas y cercanas a las víctimas.

"Es vital el rol de la familia. Ya las cifras decían que las vulneraciones a los derechos de los niños, según las denuncias recibidas, se dan en el seno familiar. Entonces, no podemos obviar que la familia es el principal núcleo protector", expresó Miriam Segovia, representante de Médicos del Mundo.

Falla educativa

De los 19,190 casos de embarazos tempranos registrados en 2017, solo el 5.5 % fue registrado en el sistema educativo nacional y solo el 2% de niñas y adolescentes mujeres que se retiraron de sus centros escolares ese año reportó el embarazo como causa de esa deserción.

Para 2018, el UNFPA estima que el mapa de embarazos en niñas y adolescentes seguirá teniendo una tendencia a la baja, pero advierte que no hay que bajar la guardia en las acciones encaminadas a la prevención.

Tags:

  • Embarazos tempranos
  • UNFPA
  • Mapa de embarazos

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines