Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

La iglesia San Francisco colocó una pantalla para ver el momento en que Gregorio Rosa Chávez recibió del papa la investidura como cardenal de la Iglesia católica.
Enlace copiado
Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

Emoción y regocijo por el nuevo cardenal

Enlace copiado
Algo especial tenía la ceremonia de creación de nuevos cardenales celebrada por el papa Francisco que elevó los ánimos de los estudiantes del Complejo Educativo Católico San Francisco, en San Salvador, quienes con sus gritos, aplausos y algarabía proyectaban su emoción como si hubiesen estado presentes en el mismo Vaticano.

Y de alguna manera lo estaban, en el corazón de quien es su guía espiritual y desde ayer cardenal de la Iglesia católica, Gregorio Rosa Chávez.

“Si nos remontamos al pasado, sabemos que él estuvo en las reuniones de los Acuerdos de Paz, es una gran bendición para nosotros. Yo me siento también orgulloso de él. Y cuando todos vimos, nos emocionamos mucho porque es nuestro guía espiritual y significa bastante para nosotros”, dijo Steven Fuentes, estudiante de segundo año de bachillerato.

Con cohetes de vara y el repique de las campanas se anunciaba a la capital salvadoreña que el más pequeño de los países centroamericanos ya cuenta con su primer cardenal, quien, según las normas eclesiásticas, será llamado Su Eminencia Reverendísima Gregorio Rosa Chávez.

Aunque la ceremonia se ofició en latín, con traducción en español para la transmisión, los niños y jóvenes estuvieron atentos cuando las cámaras enfocaron el rostro de Rosa Chávez y aplaudieron con ímpetu cuando su nombre fue pronunciado. Los más pequeños, sentados al frente, eran los que prestaban menos atención a la pantalla; pero le ovacionaron con mucho ánimo al reconocerle, diciendo “¡monseñor, monseñor, monseñor!”

La ceremonia continuó y el momento más esperado llegó: monseñor Rosa Chávez recibió su birreta y el anillo de cardenal de manos del papa Francisco. Todos los asistentes a la parroquia San Francisco se pusieron de pie y no pudieron contener su alegría, exclamando al unísono “¡cardenal, cardenal, cardenal!”

Cánticos se entonaron para concluir la reunión; pero la emoción no se quedó hasta ahí, pues ahora los orgullosos jóvenes se preparan para recibir al nuevo cardenal “a lo grande”.

“Tenemos planeado decorar la (alameda) Juan Pablo II y tenemos también una misa para el 4 de julio, que nosotros como promoción me imagino que tendríamos que estar aquí con él, apoyándolo siempre”, dijo Émerson Pereira, alumno de bachillerato.

La misa está prevista a las 9:30 de la mañana con el alumnado del complejo educativo y la feligresía de la parroquia.

“Yo creo que la persona de monseñor siempre se ha identificado con los más pobres, con los que sufren. Él ha sido el artesano de la paz, que ha luchado por la paz en nuestro pueblo, que ha acompañado al pueblo que tanto ha sufrido por la guerra, hoy en día que sufre por la inseguridad, la violencia y monseñor Rosa siempre ha sido como una referencia”, comentó la hermana Marta Lidia Ávila, quien le apoya en el trabajo parroquial.

Agregó que Rosa Chávez tiene mucha cercanía con los jóvenes, eso les motivó más para no perderse la transmisión del consistorio de creación de cardenales.

“Yo creo que si no los hubiéramos traído igual no hubieran estado concentrados en sus clases, porque ellos querían y ellos pidieron vivir este momento”, expresó.

“Es una persona humilde, sencilla, le gusta mucho convivir con nosotros los jóvenes. Es una gran persona, es inexplicable lo que él puede hacer por uno de joven”, comentó Natalia Guerrero, alumna de bachillerato.

“Hay una emoción muy grande dentro de nuestros corazones”, dijo la profesora Flor Rivas.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter