Lo más visto

Más de El Salvador

Empleados de lavandería del Rosales enfermos por usar cloro

Los afectados aseguran que ya llevan más de un mes soportando los efectos del químico ácido tricloroisocianúrico incluido en el cloro, que según ellos, se usa solo para piscinas.
Enlace copiado
Empleados de lavandería del Rosales enfermos por usar cloro

Empleados de lavandería del Rosales enfermos por usar cloro

Enlace copiado

Los problemas en el Hospital Nacional Rosales cada vez son mayores, pacientes y trabajadores dicen que tienen que enfrentar las situación de decadencia en la que se encuentra el centro de salud. Ayer empleados del área de lavandería denunciaron tener padecimientos como quemaduras, alergias, ardor, falta de respiración y sangrado constante de nariz, debido al uso de un nuevo cloro para lavar toda la ropa hospitalaria del lugar.

Según los afectados, desde hace un mes vienen sufriendo graves problemas de salud, luego de usar diariamente un nuevo cloro, que entró en marzo por ser de bajo costo y por el que las autoridades del Ministerio de Salud se ahorraron cierta cantidad de dinero. Los empleados del área de Lavandería se quejan de que en los últimos días la situación ha empeorado, ya que muchos compañeros se han tenido que incapacitar por la gravedad que provoca el químico ácido tricloroisocianúrico incluido en el cloro.

“Los trabajadores están todos llenos de alergias y quemaduras; incluso yo un día me fui de aquí porque me ardía la cara. Pero ellos solo nos han dado las indicaciones de que solo debemos lavarnos con agua, pero algunos compañeros están sufriendo sangrados de nariz. Esto es muy preocupante para nosotros los empleados de esa área, porque nadie hace nada”, manifestó una de las trabajadoras de esta unidad del Rosales, quien por miedo a ser despedida decidió no ser identificada.

Las personas que se dedican a lavar la ropa hospitalaria señalan que tras enfrentar problemas graves en su salud, algo que antes no lo habían tenido con el antiguo detergente, decidieron investigar sobre el origen del nuevo cloro con el químico ácido tricloroisocianúrico, y al leer de su procedencia se dieron cuenta de que es un producto que únicamente se utiliza para limpiar piscinas y no para lavar ropa.

“Antes de eso no padecíamos de ningún problema que nos afectará; no sufríamos de esta picazón. La cara nos arde, nos pica, ya no aguantamos; y es de todos los días que nosotros, todos los de lavandería, tenemos que manipular el cloro”, dijo otra empleada que también se negó a identificarse por las represalias.

“Trabajamos de 6 de la mañana a 6 de la tarde. Vamos con la piel bien irritada, quemada; los ojos se nos ponen rojos. Lo peor es que internamente ya hemos visto cómo lo solucionamos”, sin encontrar respuestas, agregó.

El área de lavanderías del Hospital Rosales es atendida por un total de 48 empleados; de los cuales, 24 laboran durante el turno de la mañana y los otros 24 durante la tarde, pero todos se encuentran sufriendo de algún malestar debido al uso del nuevo cloro.

Los trabajadores dicen que ya intentaron hablar con el director, Mauricio Ventura; sin embargo, no les ha dado ninguna solución al respecto, debido a que le echa la culpa al jefe del área de lavandería del hospital.

“Con el agua o con el sudor a uno se le pega más, como explosivo, en la garganta, la nariz, la piel, ya llevamos varias semanas”, asegura otro de los trabajadores.

Según este se han comprado 11,000 libras del químico y para no afectarse más han tomado la decisión de disminuir las dosis. “Lo que dicen aquí, es que mejor porque se van a tardar un año en la compra de detergente. Lo que hacen es disminuir la cantidad para que no nos dañe nuestra salud”, argumentó como alternativa al problema.

La situación no solo es grave para los trabajadores, pues ellos afirman que la consistencia del producto es tan fuerte que puede traer consecuencias sobre los pacientes. Según ellos, la ropa hospitalaria queda impregnada con ese tipo de polvo, aunque no explican qué tipo de complicaciones pueda provocar entre los atendidos en el centro de salud.

“Nosotros como empleados podemos sentir que nos afecta, imagínese ahora el paciente que no tiene defensas, que está muy enfermo”, agregó.

Lee también

Comentarios