Lo más visto

Empresas clan Salazar-Umaña crecieron $70 millones

Balances contables de ocho compañías fundadas por “Chepe Diablo”, el alcalde de Metapán y sus familias reflejan rotación de capitales entre sí. Una práctica que, según la FGR, fue usada para lavado.
Enlace copiado
Enlace copiado
Las empresas fundadas por José Adán Salazar Umaña (alias “Chepe Diablo”); Juan Umaña Samayoa, alcalde de Metapán, y sus núcleos familiares de confianza reportaron un crecimiento económico exponencial en los últimos años. Los balances y documentos inscritos en el Centro Nacional de Registros reflejan un aumento de $70 millones en los activos de 13 sociedades.

La Fiscalía General de la República (FGR) dijo el miércoles pasado que “Chepe Diablo” y otras ocho personas que forman parte del clan Salazar-Umaña, incluido el alcalde de Metapán, han lavado un aproximado de $215 millones, debido a que no han podido justificar esos ingresos. “Chepe Diablo” y tres mujeres fueron detenidas el martes pasado; sin embargo, el alcalde Umaña Samayoa; su hijo, Wilfredo Guerra, y otras tres personas siguen prófugas.

Douglas Meléndez, fiscal general de la república, explicó un día después de la captura que “Chepe Diablo” y Umaña Samayoa involucraron a sus familiares para crear “empresas de cartón” con el objetivo de blanquear capitales.

De acuerdo con los registros comerciales del CNR consultados ayer por este periódico, las 13 sociedades que reportan un aumento exponencial de activos comparten casi los mismos directivos: Salazar Umaña; Sara Paz Bojórquez, exesposa de “Chepe Diablo”; Susana Noemy de Cruz, hija de “Chepe Diablo”; y Romelia Guerra Argueta, exesposa del alcalde de Metapán y madre de Wilfredo Guerra, hijo del alcalde. Además, José Adán Salazar Martínez, hijo de “Chepe Diablo”; Miriam Haydee Salazar de Umaña, esposa del alcalde de Metapán; y Tránsito Ruth Mira de Guerra, esposa de Wilfredo Guerra.

Los cargos de directores, representantes y secretarios de esas compañías han rotado entre esos mismos nombres en los últimos años. Algunos de los balances contables inscritos en el CNR también reflejan otra coincidencia: siete de esas empresas fueron constituidas con el mismo activo inicial: $11,428.57.

La empresa que más aumentó sus activos fue Agroindustrias GUMARSAL, que inició operaciones en 2002 con $3,287,577.88, y el último balance inscrito en el CNR refleja un activo de $51,231,616.39. Se trata de un aumento de $47,944,038.51 en ese lapso.

Las autoridades consideran que los montos sin justificar de la empresa Agroindustrias GUMARSAL podrían ser mayores, pues en las investigaciones preliminares han encontrado, según Howard Cotto, director de la Policía Nacional Civil (PNC), cerca de 300 operaciones financieras valoradas en un aproximado de $1,000 millones desde que la empresa inició operaciones.

El incremento financiero de “Chepe Diablo” y sus exsocios de Agroindustrias GUMARSAL ya había recibido reparos por parte de las autoridades: fue procesado en 2014 acusado de evadir más de $800,000 en impuestos, pero fue absuelto tras pagar el monto.

En enero de 2015 también fueron liberados de los mismos cargos el alcalde de Metapán y su hijo, Wilfredo Guerra Umaña.

La investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) que dio con la evasión de impuestos de los propietarios de GUMARSAL y su allegado, José Adán Salazar, por un total de $2.3 millones, inició en abril de 2014.

Las cuentas

De las empresas examinadas por los fiscales del Grupo Contra la Impunidad (GCI), al menos ocho mantuvieron relaciones comerciales entre ellas desde 2013. Eso se evidencia en las cuentas por cobrar y por pagar de las sociedades consignadas en la contabilidad.

Las empresas que se compraron y vendieron servicios entre sí tenían giros relacionados con la cadena de producción de las harinas: Agroindustrias GUMARSAL, Molinos San Juan, Graneles de Centroamérica, Arrocera Jerusalén, Transporte Dany, Industria Maíz, Industrias Arroceras Guevara Landaverde y Asociados (INAGLA) y Arrocera San Pablo.

Uno de los documentos contables que evidencia la forma de rotar los activos entre las empresas del clan Salazar-Umaña es Agroindustrias GUMARSAL. En el balance contable de 2013 de esta compañía aparece en las cuentas por pagar de varias empresas asociadas; entre ellas, Industrias de Maíz, que consignó que le adeudaba $353,734. En 2014, Agroindustrias GUMARSAL colocó en sus cuentas por pagar una deuda de $624,377 la cual repartió entre varias empresas asociadas, incluida Industrias Maíz; a su vez, GUMARSAL registró una cuenta por cobrar de $5,000,000 por parte del accionista de la empresa, Héctor Ricardo Rodríguez.

Las sociedades movieron de esta forma hasta $3 millones por año entre una y otra, en concepto de servicios prestados entre sí, de manera que entre 2013 y 2015 se rotaron un aproximado de $18 millones.
 
 

Tags:

  • operacion lavado
  • lavado de dinero
  • Chepe Diablo
  • FGR
  • narcotrafico

Lee también

Comentarios