En Roma todos hablan del consistorio

El cardenal Gregorio Rosa Chávez viajó a Roma para estar presente en una obra de caridad que inaugurará el papa Francisco, inspirada en el beato Óscar Romero; es también la víspera del consistorio que anunciará cuándo será canonizado. El cardenal se dice emocionado por ambas razones. En su trayecto escribió su relato para LA PRENSA GRÁFICA.

Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA Juntos de nuevo.  El cardenal Gregorio Rosa Chávez se verá con el papa Francisco el 6 mayo, antes del consistorio del 19, cuando se defina lugar y fecha de la canonización del beato Óscar Romero.

Fotos de LA PRENSA Juntos de nuevo. El cardenal Gregorio Rosa Chávez se verá con el papa Francisco el 6 mayo, antes del consistorio del 19, cuando se defina lugar y fecha de la canonización del beato Óscar Romero.

Enlace copiado

Escribo desde San Salvador. Muy temprano en el avión, al salir del aeropuerto de San Luis Talpa, en un WhatsApp enviado por el padre Edwijn Henríquez, director de la Televisión Católica Arquidiocesana (TVCA) y de Radio Paz, la radio que llevó la voz de Monseñor Romero a todo El Salvador en la época más trágica de nuestra historia, leí una noticia que me emocionó profundamente: se anunciaba que en el consistorio ordinario público del 19 de mayo se sometería a la votación de los cardenales residentes o presentes en Roma la causa de canonización del papa Pablo VI, de Monseñor Óscar Arnulfo Romero y de otros cuatro beatos: dos hombres y dos mujeres. La noticia me hizo viajar con más alegría.

Escribo desde el aeropuerto de Houston poco antes de subir al avión que me llevará a Frankfurt y luego a Roma. Como saben, el motivo principal de mi viaje es recibir al papa Francisco en la parroquia que él me ha asignado en la periferia de Roma. Él llegará el domingo 6 de mayo a las 4 de la tarde. A las 5 bendecirá las instalaciones de la Casa de la Alegría, la cual acogerá a niños y jóvenes con discapacidad. A las 5:30 de la tarde está prevista la celebración eucarística. Tendré la dicha de estar entre los concelebrantes.

“A las 5 bendecirá las instalaciones de la Casa de la Alegría, la cual acogerá a niños y jóvenes con discapacidad”. 

“Las razones son fuertes en favor de cada una de estas opciones. Todavía no he tomado la decisión. Veremos cuál es la sugerencia del papa”. 

Cardenal Gregorio Rosa Ch., en su viaje por Roma

Después de la misa, el santo padre saludará a la multitud que habrá seguido la ceremonia en pantalla gigante. La parroquia se llama Santísimo Sacramento.

El párroco, padre Maurizio Mirrilli, cumple en esa fecha 14 años de vida sacerdotal. Al enterarse de mi presencia, exclamó: ‘Ese es el mejor regalo en mi aniversario’. Él ama mucho a Monseñor Romero. Prueba de ello es que cuando tomé posesión de esa parroquia, al recordar el momento en que se enteró del asesinato de nuestro beato, se le quebró la voz.

Por supuesto que ese día saludaré al papa personalmente, pero no sé lo que me dirá.

Escribo desde Roma, adonde llegué el viernes. Aquí todo mundo habla de la reunión de los cardenales con el papa, el consistorio, que como sabemos, se realizará el sábado 19 de mayo, en la víspera de Pentecostés. Ese día sabremos el lugar y la fecha en que nuestro amado pastor y mártir Óscar Romero será elevado a la gloria de los altares.Pero ¿qué significó para Monseñor Romero la Santísima Virgen María? Siempre tuvo una profunda devoción a ella, sobre todo en la advocación de Nuestra Señora de la Paz, cuya fiesta se celebra el 21 de noviembre.

Cuando el joven sacerdote Romero regresó de Roma, su obispo Monseñor Machado le encomendó que terminara la construcción de la catedral de San Miguel. Nuestro beato no se contentó con eso sino que se dedicó a extender la devoción a la Reina de la Paz en toda la zona oriental.

Luego, antes de ser obispo, logró que el papa Pablo VI la declarara patrona de todo El Salvador.

Los migueleños recuerdan especialmente a su patrona el día 21 de cada mes. Monseñor Romero fue llamado por el Nuncio Apostólico para informarle que el papa Pablo VI le había nombrado obispo auxiliar de San Salvador. En esa ocasión, él escribió: ‘¡21 tenía que ser!’ Como sabemos, fue ordenado obispo el 21 de junio de 1979. ¡21 tenía que ser!

En este mes de mayo, nuestro futuro santo oirá desde el cielo la voz del papa Francisco proclamando el día y el lugar de su canonización. Será dos días antes del 21, pero será en el mes de María.

¿Estaré o no en el consistorio? Tengo sentimientos encontrados: muchos me han dicho que este momento maravilloso debo vivirlo en Roma, junto al vicario de Cristo y de los hermanos cardenales. Otros me dicen que en ese momento debo estar con el pueblo, en El Salvador. Las razones son fuertes en favor de cada una de estas opciones. Todavía no he tomado la decisión. Veremos cuál es la sugerencia del papa.

Tengo la alegría inmensa de pensar que el 19 sabremos la fecha en que nuestro amado pastor y mártir será glorificado como San Romero del Mundo. Bendito sea Dios.

 

6
 de mayo, fecha en que se bendecirá obra de caridad por el beato Óscar Romero.


19
 de mayo, consistorio donde se decidirá lugar y fecha de canonización.

Lee también

Comentarios