En Tierra Santa también se unen a los festejos por la beatificación

La embajada de El Salvador en Israel realizó un homenaje en la ciudad vieja de Jerusalén, a unos pasos de la iglesia del Santo Sepulcro, para recordar la vida y obra del obispo mártir.
Enlace copiado
Legado. Con un acto conmemorativo en Jerusalén, la embajada salvadoreña en Israel recordó el primer aniversario de la beatificación de Monseñor Romero.

Legado. Con un acto conmemorativo en Jerusalén, la embajada salvadoreña en Israel recordó el primer aniversario de la beatificación de Monseñor Romero.

Jerarquía. El patriarca (equivalente a arzobispo) para los latinos en Jerusalén,  Fouad Twal, presidió el acto de conmemoración del beato Romero.

Jerarquía. El patriarca (equivalente a arzobispo) para los latinos en Jerusalén, Fouad Twal, presidió el acto de conmemoración del beato Romero.

Monasterio. El recuerdo de Romero se realizó en el monasterio de la Orden Franciscana en la vieja  Jerusalén, cerca de la iglesia del Santo Sepulcro.

Monasterio. El recuerdo de Romero se realizó en el monasterio de la Orden Franciscana en la vieja Jerusalén, cerca de la iglesia del Santo Sepulcro.

Organizador.Embajador de El Salvador en Israel, Werner Romero.

Organizador.Embajador de El Salvador en Israel, Werner Romero.

En Tierra Santa también se unen a los festejos por la  beatificación

En Tierra Santa también se unen a los festejos por la beatificación

Enlace copiado
El legado de la vida y obra de Monseñor Óscar Arnulfo Romero fue recordado ayer en la vieja ciudad de Jerusalén, Israel, en el marco del primer aniversario de la beatificación del obispo mártir salvadoreño.

El acto conmemorativo en honor de Romero, beatificado el 23 de mayo de 2015, fue promovido por la embajada de El Salvador en Israel y la Asamblea de Ordinarios Católicos de Tierra Santa.

El evento se realizó en la sala Magnificat (el auditorio) del Monasterio de San Salvador, principal monasterio de la orden franciscana en Tierra Santa, en la ciudad vieja de Jerusalén, a pocos pasos de donde se ubica la iglesia del Santo Sepulcro.

“Romero fue una voz para el pueblo. La Iglesia no tiene fuerza militar, solo tiene su voz, y es la voz de la Iglesia y del pueblo que alzó Monseñor Romero en favor de los indefensos”, dijo el patriarca latino (equivalente a un arzobispo), Fouad Twal, quien recordó que tenía a cargo la nunciatura apostólica en Tegucigalpa, Honduras (de 1978 a 1982), cuando se enteró en 1980 que Romero había sido asesinado de un tiro mientras oficiaba una misa en la capilla del Hospital Divina Providencia, en la capital salvadoreña.

“Monseñor Romero vio a la violencia contra los inocentes como un profundo pecado. Asimismo, ante los peores atropellos, nunca perdió la esperanza de que el pueblo salvadoreño encontraría la manera de salir de la oscuridad que nos vino encima en esos años”, dijo el embajador de El Salvador en Israel, Werner Matías Romero.

Al evento también asistió el rector del Seminario del Patriarcado Latino, el padre Jamal Khader.

Además, en el acto se incluyó la proyección del cortometraje “Remembering Romero” (Recordando a Romero) del cineasta británico Peter Chappell. Se trata de una cinta que recoge los testimonios de varias personas que acompañaron al arzobispo salvadoreño cuando eran jóvenes.

A un año de la beatificación de Romero, el Vaticano tiene en estudio seis milagros que se le vinculan al obispo mártir. La validación de uno de esos supuestos milagros, que trasciende lo científico, es el requisito para que la Iglesia católica dé el siguiente paso: la canonización de Monseñor Romero. Aunque para muchos se trate solo de un trámite.

Lee también

Comentarios

Newsletter