Lo más visto

En centenario de apariciones Fátima y Juan Pablo II: alianza de dos corazones

Madre Adela Galindo, fundadora del movimiento Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María, durante su reciente peregrinación a Fátima concedió una entrevista a LA PRENSA GRÁFICA.

Enlace copiado
En centenario de apariciones Fátima y Juan Pablo II: alianza de dos corazones

En centenario de apariciones Fátima y Juan Pablo II: alianza de dos corazones

Enlace copiado



Durante la entrevista realizada en Fátima, Madre Adela Galindo dijo que la Virgen hace sus apariciones en un momento convulsionado de la historia, y hoy en día también el mundo y la geopolítica mundial están convulsionados.

Al preguntarle ¿qué deben hacer los católicos ante un contexto tan amenazador a escala mundial?, madre Adela expresó: “Cuando nos recordamos del mensaje de Fátima, porque el centenario tiene que primero hacernos celebrar la maternidad de la Virgen, que siempre viene a cuidarnos en los momentos más difíciles de la historia y, segundo, tenemos que recordarnos todo lo que ella nos dijo, porque lo que ella nos dijo es el remedio para evitar muchas cosa y muchos males”. Incluso ella lo dijo tantas veces, asegura la madre: “Si hacen lo que yo les digo, obtendrán la paz; pero si no lo hacen, una guerra peor vendrá”.

LE PUEDE INTERESAR: Madre Adela:  “Por sus frutos se les conocerá”

Según la religiosa, la historia lo comprueba, ya que tras eso ha ocurrido la Segunda Guerra Mundial y tantos sistemas totalitarios.

Agregó que ante una geopolítica tan convulsionada, ella considera que nos queda regresar a qué dijo la Virgen, qué dijo que necesitábamos hacer. Lo primero que ella pidió fue sacrificio y oración. Estas palabras al mundo contemporáneo le parecen absurdas y antiguas; sin embargo, la oración acompañada por el sacrificio es como si fuera un incienso que se eleva ante el trono de Dios. “El sacrificio que acompaña a la oración hace que la oración tenga una potencia fortísima. Cuando la Virgen dice hagan penitencia, hagan sacrificio, oren por los pecadores. Orar por todos los que están lejos de Dios y no valoran la vida, lo mismo le da tirar un misil que tirar una bala, porque al fin y al cabo no valoran la vida. Donde se mata a cualquiera por un celular. Si dejamos de tener el valor de la vida, dejamos todos los valores a un lado”, expresó.

Para la religiosa de origen nicaragüense, la vida es el valor fundamental, cuidarnos mutuamente es importante, orar los unos por los otros, cuidarnos de encaminarnos. Somos débiles, nos podemos fácilmente confundir en el camino o no tener la fuerza para tener una vida recta como Dios manda.


LEA ADEMÁS: Papa llama a Iglesia a dejar la comodidad


Peregrinación de las reliquias de San Juan Pablo II

Madre Adela Galindo hizo saber que el postulador, que es el responsable principal de la reliquia peregrina de la sangre líquida de San Juan Pablo II, le ha confiado a la congregación Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María, particularmente a su persona como custodia, llevarla al continente americano.

“Me podrías preguntar cuál es la importancia”, expresó la religiosa durante la entrevista, y agregó: “Bueno, la primera importancia es la reliquia en sí misma, se está hablando de que no es la reliquia de un pedacito de hueso que estamos acostumbrados a ver eso de la reliquia de un santo, o un pelo, el de San Juan Pablo existe, pero estamos hablando de que esta es sangre líquida, sangre líquida que ha permanecido por 12 años, desde que murió”.

LEA ADEMÁS: El papa pide perdonar sin olvidarse de hacer justicia 

Agregó que esta sangre la sacaron del cuerpo de Juan Pablo antes de morir como cualquier enfermo, aparte de los exámenes que le estaban haciendo. Explicó que las hermanas que cuidaron a San Juan Pablo II guardaron y sellaron en una caja los últimos tubitos con sangre, sabiendo que un día él sería canonizado y para que hubiera reliquia de él, nunca pensando en que esa sangre quedaría líquida.

Según dio a conocer la madre Adela, cuando se dio la beatificación, abrieron esa caja sellada y vieron que el contenido de todos los tubitos estaba completamente líquido. “Lo primero y lo más importante es ver que Dios ha querido preservar la sangre de San Juan Pablo II líquida para que todos podamos contemplarla, venerarla, y que él siga intercediendo por nosotros”, añadió la religiosa, a quien se le preguntó: ¿Pero por qué la deja líquida? A lo que respondió: “Porque el Señor hace este milagro, porque no es tratada. La sangre no ha sido tratada, fue tratada en el momento que la sacaron como cuando sacan sangre que la tienen que tratar para hacer los exámenes”.

Durante esta reveladora entrevista, mencionó que el hecho de que el Señor haya querido dejar esa sangre líquida nos tiene que decir algo, porque Dios todo lo que hace lo hace con un propósito. “La sangre significa vida, qué nos está diciendo el Señor: que el corazón, el legado de San Juan Pablo II debe mantenerse vivo en el corazón de la Iglesia, un legado riquísimo. Él es el papa que más ha escrito de todos los temas que tienen que ver con el hombre contemporáneo, temas de los que se quiere saber y tener una respuesta”. Se le preguntó cuál es la posición de la Iglesia sobre ese tema, y respondió: “Busca un documento de San Juan Pablo II, 27 años de pontificado nos habló de todo, y nos habló como padre y pastor, en detalle y profundamente”.

“Cuando la estoy llevando, además de las gracias que se comunican y llevan a multitudes, para mí lo más lindo es ver que el amor que la gente le tiene a Juan Pablo continúa exactamente igual”, explicó la religiosa.

Además, dijo que siempre tiene la responsabilidad de decirle a cada país que visitan “hoy les visita la reliquia, pero un día les visitó él”. La religiosa dio a conocer que este es el legado de un papa a los países.
 

Tags:

  • centenario
  • reliquias
  • virgen de fatima
  • juan pablo ii

Lee también

Comentarios