Lo más visto

En el INFRAMEN hubo gritos, risas y desconocimiento

A las 11 de la mañana sonó la sirena que indicó que los todos los estudiantes debían salir de sus aulas y dirigirse hacia el punto de encuentro más inmediato y los jóvenes así lo hicieron. Con sus mochilas sobre su cabeza o cubriendo su rostro para no ser captados por las cámaras de los medios que reportaban la actividad, entre risas, gritos fingidos y hasta cierta

Enlace copiado
En el INFRAMEN hubo gritos, risas y desconocimiento

En el INFRAMEN hubo gritos, risas y desconocimiento

Enlace copiado

indiferencia, los estudiantes del Instituto Nacional Francisco Menéndez (INFRAMEN) cumplieron con el simulacro por terremoto efectuado ayer por el sistema nacional de Protección Civil, en el que participaron instituciones públicas y privadas.Entre seis y nueve minutos tardaron en ubicarse en los ocho puntos de encuentro previamente señalados. Los alumnos que estaban en las mesas al lado de la cancha de baloncesto solo vieron pasar al resto de sus compañeros y siguieron con sus charlas. Los que acudieron al punto que da al portón norte observaron cómo sus compañeros de la comisión de primeros auxilios atendieron a dos alumnas lesionadas que fueron llevadas en ambulancia como parte del simulacro.

 “El joven cree que todo es juego, pero esa es cuestión de seriedad. Entonces es lo primero que inculcamos”. 
Manuel H. Canjura, director INFRAMEN


“Está bien (simulacro), con eso nos pueden enseñar para que guardemos la calma, sepamos qué hacer”. 
Jessica, estudiante

Entre los observadores estaba Wilson, quien participa por segunda vez en un simulacro. “Está bueno, porque a nosotros como estudiantes nos ayuda al momento de reaccionar frente a un sismo o cualquier desastre natural que nosotros tengamos en la institución”, comentó.Wilson, de 17 años, tenía pocos meses de haber nacido cuando ocurrieron los terremotos de enero y febrero de 2001. No tiene idea alguna de cómo pasó, entonces solo sabe que muchas casas se cayeron. El único sismo fuerte que recuerda es el del pasado 10 de abril. “Yo no lo sentí mucho, en ese momento tenía un partido, total que lo suspendieron y todo eso”, dijo.Luego del simulacro, las autoridades del Ministerio de Educación (MINED) y Protección Civil hicieron un breve balance.

“Se trata de un simulacro muy importante, primero porque conmemoramos los 31 años de ese terremoto que tanto daño hizo a la población salvadoreña”, dijo Carlos Canjura, titular del MINED.Los estudiantes del INFRAMEN tienen entre 16 y 18 años de edad, ninguno conoce mayor referencia del impacto de los terremotos en El Salvador. “Solo les han contado, por eso es que hay que hacer esto (simulacro). Nosotros por lo menos ya lo vivimos, pero ellos no. Primero hay que hacer la cultura, todo lo que estamos haciendo bajo ese esfuerzo, de no esperar el momento que tiene que darse, que tenemos que estar preparados”, dijo Manuel Hugo Canjura, director del instituto.

Del terremoto de 1986, Wilson no tiene información y muy poca de los de 2001. “Uno al ver las fotos quizá reacciona un poco calmado, pero después, no sé, en el momento, a las horas de las horas no se sabe cómo pueda reaccionar”, reflexionó el estudiante.Igual situación es la de Jessica, quien nació en agosto de 2001, es decir, después de los terremotos; casi no tiene información de los daños que ocurrieron por estos fenómenos. “Del 86 no, pero de 2001 dicen que hubo muchos muertos, se cayeron muchos edificios”, expuso.Daniela es estudiante del bachillerato en Salud y colabora con la coordinación del simulacro. “Acá en el INFRAMEN, ya que es una institución muy amplia, damos a conocer qué pueden hacer en caso de un terremoto”, dijo. Tiene 18 años de edad, aunque ya había nacido cuando sucedieron los terremotos de 2001, no sabe cómo sucedió.

“No me acuerdo exactamente, pero sí dicen que ocurrió como un deslave en Las Colinas y que hubo varios fallecidos”. Al preguntarle si recuerda algún sismo que sintió más fuerte, indicó que fue uno de este año. “Fue bien fuerte, fue por la noche, yo lo sentí estando en mi cama y sentí que se movió”, dijo, en referencia al sismo de magnitud 8.0 de septiembre pasado frente a las costas de Chiapas, en México, que fue sensible en el país.De acuerdo con datos del MINED, 1,419,776 estudiantes y 60,000 docentes de 6,065 escuelas públicas y colegios privados participarían del simulacro. Con estos esfuerzos tratan de contar con una generación de estudiantes más preparada ante eventos desconocidos. “Pero también tenemos otros esfuerzos importantes que estamos desarrollando una cultura de prevención, pero también estamos trabajando en los índices de seguridad escolar y sus planes de prevención”, sostuvo Francisco Castaneda, viceministro de Educación.

Lee también

Comentarios