Lo más visto

“En este país uno ya sabe lo que significa oír explosiones”

El agente Juan Antonio Delgado fue acribillado ayer con armas de grueso calibre, a pocos metros de su vivienda. Autoridades afirman que homicidios de policías son respuesta a operatividad de cuerpos de seguridad.
Enlace copiado
“En este país uno ya sabe lo que significa oír explosiones”

“En este país uno ya sabe lo que significa oír explosiones”

“En este país uno ya sabe lo que significa oír explosiones”

“En este país uno ya sabe lo que significa oír explosiones”

Enlace copiado
Varias detonaciones despertaron ayer en la mañana a los habitantes del cantón Hacienda Nueva, en el municipio de Tenancingo, departamento de Cuscatlán. “Es que se escuchó bien fuerte y viviendo en este país uno ya sabe lo que significa oír explosiones”, aseguró una de las habitantes.

La ecuación se cumplió. Esas detonaciones eran las del homicidio del agente de la Policía Nacional Civil (PNC) Juan Antonio Flores Delgado, quien fue acribillado entre las 6:30 y 7 de la mañana, por hombres que le tendieron una emboscada en la entrada de su vivienda en el cantón Hacienda Nueva.

Delgado gozaba de licencia y decidió salir a dejar a su esposa a una clínica. Cuando regresó, a pocos metros de su vivienda lo estaban esperando entre cinco y siete hombres fuertemente armados. Él se convirtió en la baja número 33 de las filas de la Policía Nacional Civil.

Las autoridades que atendieron la escena del crimen informaron que en el lugar se encontraron casquillos de bala de armas de grueso calibre, entre las que se cuentan al menos un fusil M-16 y un AK-47.

“No le dio tiempo de reaccionar... Al parecer el arma de equipo también se la llevaron, porque no está”, afirmó uno de los fiscales.

La residente de la zona, con el rostro compungido, no se cansaba de repetir ayer que los hechos de violencia en la zona son “casos aislados”, para defender al caserío que resguarda a su familia.

El subdirector de la PNC, César Waldemar Flores Murillo, explicó que Delgado pudo haber pagado “por la muerte de un pandillero (a manos de policías) en la zona, hace aproximadamente un mes”.

Durante la mañana, la policía extendió un operativo de búsqueda en la zona de Tenancingo, comandado por algunas unidades especializadas. Hasta el cierre de esta nota las autoridades no reportaron capturas vinculadas al hecho.

Mientras las unidades policiales corrían en la zona, un grupo de vecinos del cantón Corral Viejo, el cual colinda con Hacienda Vieja, en Tenancingo, decidieron esperar junto a la línea amarilla que los separaba del homicidio, para tomarse fotos con los reporteros que iban abandonando la zona.

Además de las fotografías cerca de la escena del crimen, no faltaron los ejecutivos de ventas de empresas funerarias, que llegan a cada una de las escenas de violencia del país. Para los que llegaron, la muerte del agente de la PNC representaba un negocio diferente. “Esta vez, como es policía, nosotros le venimos a ofrecer a la familia el servicio. A ellos les dan cerca de $3,000 cuando muere un agente y nosotros lo más que le podemos cobrar son $500. Les sale bien el negocio. Les damos crédito hasta que a ellos les paga el seguro”, afirmó uno de los vendedores de servicios fúnebres que se coló entre los periodistas, para intentar acercarse a la escena del crimen.

Al margen de la primera cinta amarilla colocada por la PNC, los demás vendedores discutían si esperaban o no que la Fiscalía terminara sus diligencias, para poder acercarse a la casa de la familia doliente. Justo en ese momento recibieron una llamada para avisarles de otro caso en el que perecieron tres personas: se trataba de un accidente de tránsito.

“Igual, de nada me sirve dejar a medias esta escena e irme para la otra a esperar que lleguen todos. Nombre, acá está el negocio”, dijo con firmeza uno de los empleados funerarios, mientras hacía gestos a los demás para aguardar en el lugar.

Sacrificio policial

El vicepresidente de la república, Óscar Ortiz, hizo un llamado a la sociedad salvadoreña a valorar el esfuerzo de los policías “que están en la primera trinchera” en la batalla contra el crimen organizado que lidera el Gobierno.

“Ellos son la punta de lanza de todo este esfuerzo de carácter extraordinario... Los policías nos mandan una señal clara del enorme sacrificio que debemos hacer como país para derrotar al crimen y a todos aquellos que nos quieren robar la esperanza. El país tiene que estar en pie como lo hacemos en mandarles un mensaje claro: que esta batalla no la van a ganar”, afirmó el vicemandatario en un recorrido por la nueva delegación de San Salvador.

Ortiz argumentó que el Estado salvadoreño “ahora tiene más capacidades para garantizar que a corto o mediano plazo El Salvador viva a otro nivel”.

El vicepresidente reafirmó su compromiso por seguir protegiendo a los cuerpos de seguridad del Estado.

Por su parte el director de la PNC, Howard Cotto, dijo que la flota policial está lista para seguir defendiéndose de los ataques criminales.

“Lamentablemente 33 compañeros nuestros que han fallecido en el presente año. Si esos sujetos se resisten a la detención, nosotros tenemos el derecho y la obligación de defendernos y continuar con nuestro trabajo... Nuestros policías son mujeres y hombres que corren más peligro debido a que son los que tiene que enfrentar de manera directa las estructuras criminales en este período que vive nuestro país”, afirmó el director de la Policía.

El último policía asesinado antes de Delgado fue el investigador de la PNC Marco Antonio Chávez, quien también fue emboscado por varios pandilleros el pasado 13 de octubre, cuando se conducía junto a otros dos compañeros en la calle que de San Marcos conduce al cantón El Guaje. En ese caso, las autoridades dijeron que se trató de un ataque circunstancial.

Otro homicidio

Por otra parte, la Fiscalía General de la República (FGR) reportó ayer por la tarde el homicidio de una persona del sexo masculino en la calle Laurel, colonia San Francisco, en el municipio de Ciudad Delgado, de San Salvador.

El martes pasado fueron cometidos 19 homicidios en todo el país, sumando un total de 346 asesinatos en lo que va del mes y 4,525 en todo el año. Desde el pasado domingo ha ocurrido un leve incremento, porque el promedio de asesinatos en octubre se había mantenido en 13.

Las autoridades aseguran que el aumento de homicidios registrados en los últimos días se debe al incremento de enfrentamientos armados entre cuerpos de seguridad y pandillas. También se lo atribuyen a las medidas extraordinarias que implementa el Gobierno.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Mauricio Ramírez Landaverde, informó recientemente que en lo que va del año se cuentan 469 personas fallecidas en más de 500 enfrentamientos armados.

Tags:

  • pnc
  • agente
  • asesinato
  • howard cotto
  • oscar ortiz
  • tenancingo
  • homicidio
  • policia
  • armas

Lee también

Comentarios