Lo más visto

Más de El Salvador

En la CCR contrataron auditores sin acreditación”

La presidenta de la CCR señala que presidentes anteriores  tenían como criterio contratar auditores con deficiencias en su formación. Dice que ella no hará lo mismo.

Enlace copiado
En la CCR contrataron auditores sin acreditación”

En la CCR contrataron auditores sin acreditación”

Enlace copiado

La nueva presidenta de la Corte de Cuentas de la República (CCR), Carmen Elena Rivas, se sienta en la silla de su amplio escritorio, al lado de un pedestal que sostiene una biblia gigante y, antes de empezar con la entrevista, cuenta que la mantiene abierta en el salmo 91 porque le gusta leerlo todas las mañanas antes de empezar la jornada. Luego dice, en la entrevista, que no puede detallar el diagnóstico actual de la Corte de Cuentas porque todavía está en proceso una auditoría externa y aún no se ha reunido con el auditor interno. También reconoce que participó como candidata a diputada con el PCN (ahora Concertación Nacional), pero asegura que hoy es independiente y que lo demostrará ante la Sala de lo Constitucional para que no invalide su elección. Asimismo promete corregir la plana a las administraciones anteriores que, según ella, contrataron a auditores con una deficiente formación.

LE PUEDE INTERESAR: Carmen Elena Rivas Landaverde es la nueva presidenta de la Corte de Cuentas 

¿Qué ha encontrado a su llegada a la presidencia de la Corte de Cuentas?

Estamos todavía en proceso de conocer. En los 16 años que tengo de laborar en la Corte de Cuentas conozco algunas de las debilidades, pero por mi nivel de colaboradora de la institución no tenía el acceso para tomar un caso concreto y resolverlo. Me enteraba de cosas por los comentarios de los compañeros. Hoy todavía estamos conociendo. Le he pedido a la coordinadora jurisdiccional que le pida a los señores jueces un listado de los procesos de juicios de cuentas en primera instancia, a efecto de verificar. También le he pedido al jefe de Informática que me proporcione un programa que me permita monitorear los procesos de auditoría y juicios de cuentas. Así voy a poder ver el tema de los plazos.

LEA ADEMÁS: La Corte de Cuentas ha sido históricamente politizada e ineficaz: FUSADES 

¿Cuáles eran las debilidades que menciona?

Mire, lo primero que quiero hacer es fortalecer el talento humano de la institución, es que había deficiencias y debilidades en ese aspecto. De hecho, estamos viendo la posibilidad de abrir la puerta a una capacitación externa para también buscar financiamiento, porque también tenemos muchos proyectos y sé que es necesario el recurso financiero para las capacitaciones.

¿Hay que buscar financiamiento porque no alcanza el presupuesto anual?

El dinero del presupuesto, creo, nunca es suficiente, más cuando se tienen planes y proyectos. Estamos pensando en readecuar el plan estratégico quinquenal y aprovechar meter nuestros planes y unificarlos con los planes de los demás magistrados. Entonces, para ciertas unidades hay que buscar financiamiento. También es necesario buscar un nuevo edificio para la Corte de Cuentas, porque este está desde 1950 y en los terremotos de 2001 quedó inhabilitado, según un estudio.

Para que quede claro, ¿puede detallar un poco más esas debilidades que menciona?

Lo que sucede es que en este tiempo yo he sido colaboradora jurídica. He estado en la Dirección Jurídica, luego como asistente de asesores, colaboradora jurídica de una cámara y después fui colaboradora jurídica de la Dirección de Auditoría. Últimamente, para responder a su pregunta, lo que yo vi en las últimas tres administraciones anteriores era la falta de capacitación de auditores. En esas administraciones ingresó personal de auditoría sin hacer los cursos de auditoría que los acreditaba como tales. El último curso que se impartió, incluso, lo considero bastante deficiente. Ese curso no era suficiente para que el equipo auditor recibiera toda la instrucción para luego tirarlo al campo. Para evitar eso, mis proyecciones son diseñar un curso de capacitación para el personal y también incluir a ese grupo que le digo, a los que recibieron una capacitación deficiente. Lo que quiero con el curso es que sean instruidos con un caso práctico. Meterlos como si van a realizar una auditoría.

¿Por qué los auditores ingresaban a la institución sin ser acreditados?

Era el criterio de las administraciones en turno. En esas épocas la Corte de Cuentas aún era presidencialista; es decir, era el titular de la institución el que tomaba la decisión de contratar y luego llevar al contratado a cualquiera de las unidades. Entonces, ellos ingresaban directamente como auditores, sin pasar por el curso de la acreditación.

Las quejas sobre administraciones anteriores eran que contrataban por cuotas partidarias...

Mire, si pertenecían a partidos políticos yo lo ignoro, porque en el nivel en que yo me mantenía era como empleada y no conocía quiénes entraban o si pertenecían a partidos políticos o a quién la administración de turno talvez obedecía. Yo quiero sentar precedente en mi gestión. Como ya le expliqué, nunca estuve en niveles de dirección, sino solo de colaboración. Ahí me daba cuenta de cosas como el irrespeto que se le daba a la carrera administrativa dentro de la institución. Entonces mi parámetro es hacer que se respete la carrera administrativa, ir viendo competencias en los compañeros y la idoneidad de las personas a contratar.

¿A qué se refiere cuando habla sobre el precedente que quiere dejar?

Yo quiero dejar como legado y quiero que me recuerden como una persona honesta. Que no me recuerden solo como la primera mujer presidenta de la Corte de Cuentas en toda su historia, sino que se vea el resultado en las auditorías, en los juicios de cuentas y que velaba por el respeto a los procesos. Quiero que la Corte se vea reflejada en que las instituciones del sector público administren debidamente los recursos del Estado.

Los presidentes anteriores han sido señalados como obedientes a partidos políticos, ¿cómo va a demostrar la honestidad que dice tener?

Primero me voy a respaldar en la legalidad. Voy a respetar la ley. Ese va a ser mi escudo para cualquier situación. Ese sería mi bastión principal. Sobre todo tener presente el principio de la honestidad. Siempre he dicho que no quiero terminar como Tony Saca.

¿Qué va a hacer usted para que la Corte asuma su rol y persiga la corrupción?

Esa es mi pretensión. Estamos en un año preelectoral y vamos a tomar un papel más protagónico. Volviendo al sentido de la capacitación, lo que también queremos hacer es capacitar a los empleados públicos de las alcaldías y otras instituciones. No queremos capacitar solamente a los alcaldes y sus concejos, sino que queremos capacitar a las jefaturas y colaboradores, porque son ellos los que manejan los procesos y los ejecutan. Le vamos a apostar a eso, que es como una medida preventiva del control de cada institución.

¿Habrá depuración en el interior de la Corte?

La Unidad de Auditoría Interna es de rigor y va enfocada a mejorar y corregir. Ese es otro punto, que como le decía, estamos conociendo la institución y aún tenemos pendiente llamar al director de auditoría interna para que nos ponga en contexto. Con eso vamos a ver qué medidas se pueden tomar como administración. Tenemos también, en punta, una auditoría externa. Esa también nos va a dar elementos que como magistrados vamos a tener que corregir. Yo veo importante esta auditoría externa, porque nos va a dar insumos para corregir. De momento no vamos a hacer cambios sustanciales en las jefaturas y demás puestos de la Corte, sino hasta tener los resultados de las auditorías. Talvez solo haga movimientos con los puestos que yo considere de confianza. Aunque no voy a quitar a nadie arbitrariamente, talvez solo hacer traslados. Yo pienso que detrás de cada empleado de la Corte hay una familia que se debe sostener.

En esas auditorías externas se ha señalado la mora de los juicios de cuentas, ¿qué va a hacer para reducir la mora y evitar caducidad?

De hecho, entre los planes que tenemos está las alianzas que podamos crear con la Fiscalía General de la República, por ejemplo. También con la Escuela de Capacitación Judicial, porque necesitamos capacitar a los colaboradores jurídicos, como a los auditores, sobre cómo recabar las pruebas y evaluarlas, a efecto de que si hay hallazgos pueda estar debidamente fundamentado y que eso permita a los jueces de Cuentas emitir un fallo de cuentas sustentado. Por otra parte, ya hablamos con el secretario de Actuaciones de Segunda Instancia, porque vale decir que la mora está en esa Segunda Instancia. Necesitamos reforzar esa unidad, porque en esa Cámara de Segunda Instancia solo hay un secretario, y es esa cámara la que debe ver los casos que pasan de las siete cámaras de Primera Instancia. En la segunda instancia se vuelve esto un embudo. Hemos tomado a bien sesionar, como ente colegiado, dos o tres veces por semana a efecto de sacar la mora. Esperamos que en un corto tiempo podamos demostrar la cantidad de sentencias de segunda instancias evacuadas.

En otro tema, usted sabe que la sala revisará la elección de la Corte de Cuentas, ¿qué opinión le merece eso?

El magistrado Sidney Blanco habló sobre revisar. Para mí, hablar de revisar es como dar continuidad a los procesos anteriores. Pero hay que hacer ver que esta es una nueva elección. Lo que puede pasar es el impulso de una nueva demanda de inconstitucionalidad, pero ahí ya habría que determinar si el magistrado adelantó criterio.

¿Podría explicarnos su afiliación al partido PCN y cómo, a pesar de eso, se considera independiente?

Quiero agradecerle la oportunidad de aclarar esta situación. Se me ha cuestionado de que 25 días antes yo pedí la renuncia a cierto partido político. Eso, le podría decir, fue a fuerza mayor. Lo explico así: yo tengo evidencia y en su momento yo la voy a presentar, de que en su momento yo pedí no pertenecer a un partido político. Existen varios argumentos. El partido al cual yo fui candidata a diputada en 2006 era el Partido de Conciliación Nacional, que ahora está extinto. Hoy se me cuestiona con el partido Concertación Nacional (CN). Jurídicamente, esos partidos son dos personas jurídicamente diferentes. Luego, con la entrada en vigor de la Ley de Partidos Políticos, hubo un perdón y olvido. Eso fue en el sentido de que para actualizar el padrón electoral de cada partido se entiende que cada instituto político abrió una nueva planilla de afiliados. En ese sentido, hasta que entró en vigor la ley, quedaban automáticamente inscritos en los partidos los afiliados. Luego, yo tengo evidencia que desde 2014 yo comencé a pedir que me sacaran del partido y luego lo hice en 2016. Que no me la hicieron efectiva ya no es mi responsabilidad, sino que es responsabilidad del partido y del Tribunal Supremo Electoral. En mi presunción de que esa situación ya se me había regularizado, yo solicité la información y me sorprendí de que todavía aparecía afiliada. Entonces me vi obligada a pedir nuevamente la renuncia del partido. Yo siempre he sido respetuosa de la Sala de lo Constitucional, pero me parece ligero decir que van a revisar la elección. En la Asamblea, al menos con mi persona, sí se siguió el debido proceso. Yo lo voy a demostrar, tengo la evidencia.
 

Lee también

Comentarios