Enfermedades psiquiátricas de reos aumentaron en 61 %

Hubo 192 pacientes más este año. Hacinamiento del 351 % en prisiones puede ser factor, según forenses.
Enlace copiado
Enfermedades  psiquiátricas   de reos aumentaron en 61 %

Enfermedades psiquiátricas de reos aumentaron en 61 %

Enfermedades  psiquiátricas   de reos aumentaron en 61 %

Enfermedades psiquiátricas de reos aumentaron en 61 %

Enlace copiado
La cantidad de reos que padecen enfermedades psiquiátricas en las prisiones del país ha aumentado un 61 % en el último año, según datos de la Dirección General de Centros Penales (DGCP).

A finales de 2013, había 315 internos con problemas psiquiátricos en las cárceles. Esa cantidad aumentó a 507, hasta octubre de 2014, de acuerdo con datos que Centros Penales brindó a este periódico, en respuesta a una solicitud de acceso a la información pública.

La mayoría de estos pacientes está en el centro penal La Esperanza, conocido como Mariona: 133. El segundo recinto que alberga más personas con esta condición es Cárcel de Mujeres, en Ilopango (San Salvador), donde 51 de las internas tienen este diagnóstico.

“Algunos realmente han desarrollado enfermedades psiquiátricas, otros ya llegan así. Probablemente los tenemos en el área de psiquiatría y ellos están bajo tratamiento y seguimiento”, dijo Rodil Hernández, el director general de Centros Penales.

Hernández no se pronunció sobre los posibles motivos de ese aumento. “No te puedo dar una relación causal hasta que no platique con el área médica, (aunque) el hacinamiento es una incidencia negativa sobre cualquier cosa”, admitió.

Hay 28,106 presos en el país, según los datos más recientes de la dirección, en un sistema que tiene una capacidad máxima para albergar a 8,000 personas. Dicho de otra manera, el porcentaje de hacinamiento es cercano al 351 %. Las condiciones de hacinamiento se han mantenido casi iguales desde 2013, según el jefe de la DGCP.

Las enfermedades psiquiátricas “no están directamente relacionadas con el encierro, pero probablemente sean los motivos que los han llevado ahí”, analizó Pedro Martínez, forense del Instituto de Medicina Legal (IML).

“Probablemente sea que las personas cuando son homicidas o ese tipo de lesiones físicas pues tienen una patología psiquiátrica de base, y que ya estando adentro, encerrados, pues tienden a aflorar más los síntomas. Esa podría ser una explicación”, dijo Martínez.

Aunque los datos de la DGCP no lo especifican, Martínez enlista una serie de enfermedades que pueden ser incluidas en este grupo: depresión, psicosis, esquizofrenia, trastornos de ansiedad, delirios de persecución, e intentos suicidas.

Hernández aseveró que desconocía si los pacientes de estas enfermedades implicaban riesgos para los otros internos. Martínez, en cambio, no tiene dudas. “Por supuesto que es un riesgo para otras personas. A veces son los que hacen contactos para eliminar a alguien, lo eliminan, los estrangulan, hacen cualquier cosa, ¿entiende? No están normal”, dijo.

Para este forense, “sería ideal tener un lugar para apartar a esta gente, para que no contamine la salud mental de los demás, pero no se puede, no hay dónde”, expuso.

Claudia Chinchilla, otra forense del IML, ofrece otra posible explicación por el aumento de los diagnósticos: la búsqueda de beneficios penales para reos, de parte de sus abogados defensores.

“Hay más interés del profesional en derecho de solicitar una evaluación de las enfermedades terminales físicas y mentales que padecen los reos. Todo abogado solicita que llegue un forense a hacer los reconocimientos de los estados de salud y ahí se escribe que el paciente tiene una enfermedad terminal o psiquiátrica y se solicita que el tratamiento sea extra”, expuso Chinchilla.

El caso del expresidente Francisco Flores, quién recibió la medida de arresto domiciliar por un padecimiento cardiovascular, ejemplifica la teoría de Chinchilla, aunque su caso es una excepción (vea nota secundaria).

La hipertensión arterial, otro padecimiento cardiovascular, fue la enfermedad que con más frecuencia afectó a los reos este año: hubo 759 casos reportados, por 701 de 2013. Los datos de las prisiones también evidencian un incremento del 83 % en los casos de insuficiencia renal y de 18 % en los casos de diabetes.

Otra de las afecciones comunes son las de las vías respiratorias, como asma bronquial o rinofaringitis. Hubo 196 casos. El hacinamiento sí es un factor determinante en este aumento, por la forma de contagio de las enfermedades pulmonares.

Tags:

  • hacinamiento
  • centros penales
  • enfermedades
  • carceles
  • reos
  • reclusorios

Lee también

Comentarios

Newsletter