Lo más visto

Enfermera Otty Bonilla: "Me olvidé de todo y solo estaba concentrada en ayudar"

Sus ojos fueron testigos de la tragedia. María Otilia Bonilla, una joven enfermera, iba junto con otros compañeros de trabajo sobre la carretera que conduce hacia Santa Ana cuando dos buses y un microbús chocaron. Sin dudarlo, todos se bajaron a ayudar. Salvarle la vida a cuantas personas fuera posible fue lo que tenían como único pensamiento en ese momento.

Enlace copiado
Felicitaciones.  María Otilia Bonilla, la enfermera que ayudó con el traslado de pacientes del accidente entre buses, ha recibido felicitaciones por el trabajo que hizo.

Felicitaciones. María Otilia Bonilla, la enfermera que ayudó con el traslado de pacientes del accidente entre buses, ha recibido felicitaciones por el trabajo que hizo.

Enlace copiado

María Otilia vio cómo dos buses y un microbús chocaron y en cuestión de segundos dejaron una estela de muerte y dolor. Todo ocurrió el viernes cuando caía la tarde en la carretera que conduce hacia Santa Ana a la altura de la zona industrial American Park.

Ningún sonido de llantas frenando, solo un estruendo de dos buses chocando y lamentos, eso fue lo único que escucho la enfermera, quien iba junto con otros compañeros de trabajo en un vehículo particular.

Trabajo. El trabajo que hizo la enfermera quedó retratado en fotos y videos que se hicieron virales.

"Nosotros veníamos en el momento preciso. En el mismo instante del accidente, nos bajamos inmediatamente y empezamos a auxiliar a todos los heridos, a pasar a toda la gente. Empezamos desde la ruta 100 a sacar a toda la gente. Había otra gente también colaborando", cuenta Otty, como la conocen sus amigos, un día después de la tragedia.

La enfermera narra que cuando comenzó a atender a los heridos y a separarlos por niveles de gravedad se olvidó del mundo, se olvidó de todo y se concentró en el objetivo de su profesión: salvar vidas.

Cuando en sus brazos recibió al menor, cuya madre falleció en el lugar del accidente, su misión también fue que el niño no se le durmiera en el camino porque él había sufrido un golpe en su cabeza. "Cuando eso ocurre, un bebé no se puede dormir cuando ha tenido un trauma en su cabecita". Lo logró: Dylan, el bebé que llevaba en brazos, no se durmió.

"El bebé en el camino me decía: ‘Mamá’, y yo le decía: ‘Mi amor, sí, yo soy tu mamá, mi amor’, y viera cómo me abrazaba en el hospital, no se quería ir con nadie, solo yo lo andaba. Me decían que se los prestara, lo examinaron, pero igual él conmigo", relata Otty a este periódico mientras va de camino a su casa después de un sábado de trabajo.

Pasión. Otty, como le llaman sus conocidos, trabaja en una clínica privada en Ciudad Arce. Dice que lo que hace es su pasión y donde se siente satisfecha. FOTO DE LA PRENSA/Javier Aparicio

Originaria del Puerto de La Libertad, Otty trabaja como enfermera desde 2013 y hasta el viernes pasado asegura que no había vivido una situación como la que vivió después del accidente.

Y después de haber dejado a Dylan ingresado en el área de pediatría del Hospital San Rafael, emprendió su camino a casa. Su familia la esperaba. "Me sentí satisfecha cuando llegué a mi casa, feliz porque había llegado y por todo lo que había hecho. Había dado el 100% de mí, ahí llorando porque no pude llorar en el bus, no pude llorar en todo lo del accidente, entonces hasta que llegué a mi casa pude llorar", cuenta la enfermera.

Tags:

  • Enfermera Otty Bonilla

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines