Lo más visto

Enterró viva a su hija y ni se inmutó en el tribunal

“No mostró ningún tipo de instinto materno, nada, ni tan siquiera la mínima muestra de cariño”, fueron las palabras de los fiscales al referirse a la actitud de Yanira Yanet González López, de 22 años de edad, condenada recientemente a 15 años de prisión por un Juzgado de Sentencia de Ahuachapán, en el que fue procesada por intentar asesinar a su hija.
Enlace copiado
Enterró viva a su hija y ni se inmutó en el tribunal

Enterró viva a su hija y ni se inmutó en el tribunal

Enterró viva a su hija y ni se inmutó en el tribunal

Enterró viva a su hija y ni se inmutó en el tribunal

Enlace copiado


Según la acusación presentada por los miembros de la Unidad de Delitos contra la Vida e Integridad Física, González López trabajaba en una de las fincas del caserío El Naranjito ubicado en el cantón Sincuyo, municipio de Tacuba, Ahuachapán.De acuerdo con la información recolectada por los investigadores de la Policía Nacional Civil (PNC) encargados del caso, la mujer pidió permiso el pasado 19 de noviembre de 2015 para ausentarse de sus labores agrícolas porque, supuestamente, sufría de fuertes dolores de cabeza.

“La imputada llega donde el mandador de la finca y le dice que le otorgue permiso para ya no llegar en la finca en la tarde, ya que está padeciendo de fuertes dolores de cabeza, a lo que el mandador le dice que se retire para su casa”, explicó el fiscal encargado del caso.

Añadió que horas después un elemento de la Fuerza Armada que caminaba cerca de la finca escuchó unos ruidos extraños, por lo que, junto a otros militares, decidieron verificar y encontraron a una recién nacida enterrada, luchando por sobrevivir.

“La niña estaba cubierta con tierra y sobre ella algunas hojas, luchaba por vivir. Hasta el lugar donde ella se encontraba llegaron elementos de la Fuerza Armada que se encargan de dar seguridad a los trabajadores de la finca y no dudaron en rescatarla”, siguió el relato el fiscal, agregando que uno de los soldados no vaciló en despojarse de su camisa militar y darle el calor necesario a la bebé. Agregaron que la recién nacida tenía algunas laceraciones en sus manos, pies y cabeza, desconociendo cómo fueron realizadas.

Algunas mujeres que estaban cerca llegaron y al enterarse de lo ocurrido también auxiliaron a la menor que ya había comenzado a llorar.

“Entre las trabajadoras de la finca habían algunas que se encontraban en fase de lactancia y por su instinto maternal quisieron dar de comer a la niña, intentaron darle pecho porque pensaron que tenía hambre. Luego la llevaron a la Unidad de Salud de Tacuba para brindarle el auxilio clínico necesario”, indicó una fiscal.

Añadió que horas después de sucedido el hecho se presentaron varios agentes policiales para encontrar a la responsable de intentar asesinar a la recién nacida, enterándose que la única que había presentado problemas médicos era González López.

Al día siguiente la PNC buscó a la mujer en su vivienda. Quien los recibió fue la progenitora de González López, que les indicó que su hija se encontraba en el cuarto con un fuerte dolor de cabeza que no había cesado durante las últimas horas.

Los elementos policiales le manifestaron que la llevarían a la Unidad de Salud de Tacuba para que le trataran su dolor, y fue hasta entonces que pudieron sacarla de la casa. Ya en el centro médico la mujer fue examinada por el personal encargado, confirmando que recientemente había dado a luz, sospechando que la niña que habían atendido horas antes era suya.

“Fue entonces que la policía le notifica que queda detenida y ella solo dijo que no quería hacerlo, fue lo único que dijo en su detención”, señaló el funcionario público.

Como parte del proceso de investigación se realizó la prueba de ADN a la infante y a la detenida, obteniendo un resultado del 100 % de compatibilidad.

Durante el juicio González López dirigía frías miradas a la infante que un año antes había intentado matar y que ahora descansaba en los brazos de su abuela materna.

“La mujer recibió la condena de 15 años de cárcel por parte del juez de Sentencia, pero ella ni se inmutó cuando se le leyó la orden. No tenía nada, ningún tipo de sentimiento ni para ella ni mucho menos para la niña, ni una palabra de arrepentimiento, ni un gesto maternal. Nada”, afirmó el fiscal. 

Tags:

  • ahuachapán tacuba
  • madre
  • niña

Lee también

Comentarios