Lo más visto

Más de El Salvador

Entre 2.2 y 2.5 millones de salvadoreños vivían en situación de pobreza en 2017

La pobreza bajó en 2017 por segundo año consecutivo, según cifras oficiales. La cifra es la más baja desde la firma de los Acuerdos de Paz, pero está a solo 0.4 puntos de la de 2013, un año antes de que el presidente actual llegara al gobierno. La pobreza, además, bajó por una leve caída en la canasta básica, ya que el ingreso no mejoró.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA Realidad.  La  pobreza “monetaria” actual es la más baja desde los Acuerdos de Paz, pero está a solo 0.4 de la de 2013, un año antes del presidente Sánchez Cerén.

Foto de LA PRENSA Realidad. La pobreza “monetaria” actual es la más baja desde los Acuerdos de Paz, pero está a solo 0.4 de la de 2013, un año antes del presidente Sánchez Cerén.

Enlace copiado

En El Salvador había en 2017 entre 2.2 y 2.5 millones de personas que vivían en la pobreza, revela la versión 2017 de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM), la cual es realizada por la Dirección General de Estadística y Censos (DIGESTYC), una dependencia del Ministerio de Economía (MINEC).

Esta encuesta es la herramienta oficial con que el Gobierno mide el estado del país en varios indicadores económicos y sociales, entre los que destaca la situación de pobreza en que vive la población. La encuesta es anual y sus resultados son revelados en el curso del año siguiente.

La DIGESTYC mide la pobreza en hogares y en personas a través de dos metodologías, lo que provoca que se tengan cuatro datos claves.

En primer lugar está la pobreza medida por ingresos o “pobreza monetaria”, y luego la llamada “multidimensional”.

“En pobreza extrema se ubican a aquellos hogares que con su ingreso no alcanzan a cubrir el costo por persona de la canasta básica alimentaria (CBA); y en pobreza relativa, los hogares que con sus ingresos por persona no alcanzan a cubrir el costo de la CBA ampliada (dos veces la primera)”. La suma de la pobreza relativa y la extrema es la pobreza total.

La pobreza multidimensional no mide solo ingreso y gasto, sino 20 indicadores sobre cinco dimensiones: educación; condiciones de la vivienda; trabajo y seguridad social; salud, servicios y alimentación; y calidad del hábitat. Este último incluye seguridad pública. Ahora bien, para que un hogar sea considerado en situación de pobreza multidimensional, debe presentar privaciones en siete o más de los 20 indicadores.

Bajo la primera metodología, hay en el país un total de 535,416 hogares pobres (29.2 %), en los que viven 2,217,481 personas (33.6 %). Los porcentajes varían, ya que los hogares pobres suelen ser más numerosos. Ahora bien, bajo la metodología multidimensional, hay en el país un total de 611,480 hogares pobres (33.4 %), en donde viven 2,559,010 personas (38.8 %).

Vista en perspectiva, la cifra de pobreza “monetaria” actual es la más baja desde la firma de los Acuerdo de Paz, pero está a solo 0.4 puntos de la registrada en 2013, un año antes de que llegara al poder el presidente Salvador Sánchez Cerén.

La información revela, además, que la reducción de la pobreza “monetaria” está más asociada a una leve reducción en la canasta básica entre 2016 y 2017, ya que entre esos mismos años el ingreso familiar no mejoró.

La pobreza multidimensional, por otra parte, varió menos, ya que en 2017 la cantidad de hogares en pobreza fue de 0.6 puntos más baja, mientras que la cantidad de personas fue de 0.59 puntos. El país, según estos datos, mejoró en 12 de los 20 indicadores analizados, entre los que destacan “restricciones debidas al crimen y a la inseguridad”, así como “incidencia del crimen y el delito”.

Lee también

Comentarios