Loading...

Entrevista | "Nos faltan estas normativas para obligarnos a no discriminar": Karla Guevara, directora ejecutiva Asociación Colectivo Alejandría

Karla Guevara asegura que la propuesta de ley antidiscriminación, presentada en febrero a la Asamblea Legislativa, busca proteger a grupos poblacionales a los que en la actualidad se les viola el derecho a la igualdad.

Enlace copiado
Karla Guevara, directora ejecutiva Asociación Colectivo Alejandría

Karla Guevara, directora ejecutiva Asociación Colectivo Alejandría

Enlace copiado

El 24 de febrero pasado, la Asamblea Legislativa recibió el anteproyecto de la Ley Especial por la Igualdad y la No Discriminación (LEID), una iniciativa impulsada por una serie de organizaciones de la sociedad civil, de las cuales la cara más notable ha sido la Federación Salvadoreña LGTBI.

Karla Guevara, directora ejecutiva y representante legal de la Asociación Colectivo Alejandría, parte de dicha federación, aclaraque la propuesta es amplia e inclusiva y contempla a todos los grupos que en el país están en condiciones de vulnerabilidad y son susceptibles de ser discriminados. Con todo, dado el escozor que provocan los temas relacionados con la comunidad LGTBI, admite que la visibilidad del grupo en el proceso podría ser un factor que juegue en contra del proyecto, pero sentencia que es un riesgo que deben tomar.

Guevara reconoce también que con una Asamblea Legislativa dominada por el partido de gobierno —un gobierno que en una de sus primeras medidas suprimió la Secretaría de Inclusión Social donde existía una Dirección de Diversidad Sexual— el panorama no es muy prometedor para la propuesta.

Aun así, asegura, esperan mantener los acercamientos con la comisión de la Mujer y la Igualdad de Género, a la espera de que los nuevos legisladores la sometan al menos a estudio.

¿Cómo surge esta propuesta de ley?

Nace desde la creación de la Federación Salvadoreña LGTBI, allá por el 2017-2018, que se empieza a hacer un esfuerzo por conformar una federación que juntara a todas las organizaciones LGBTI de El Salvador. En 2018 se lanza la federación, y dentro de nuestro plan, una de las líneas estratégicas era la redacción y presentación de un anteproyecto de ley nacional contra la discriminación. En su momento, habíamos pensado una ley antidiscriminación LGBTI, pero ya sabemos que el tema es muy escabroso para ciertos sectores porque creen que son derechos especiales, cuando no es así y lo que se pretende es la igualdad de todas las personas. Pero bueno. En 2019, tenemos un encuentro en Buenos Aires con la Federación Argentina LGTBI para intercambiar experiencias. Era más que todo para conocer un poco las experiencias que había tenido la federación de allá y ver qué se podía replicar aquí en cuanto a las normativas. Y vimos que una de las leyes era la ley antidiscriminación de Buenos Aires.

También logramos hacer un estudio de derecho comparado al momento de redactar la ley. La ley la redactamos un grupo de tres personas: un experto en derecho constitucional, un experto en derecho administrativo, pero también derecho de familia, encargado de realizar reglamentos dentro de la PGR, y mi persona, que estoy especializada en derecho administrativo. Entonces hicimos un estudio de derecho comparado y vimos que las dos leyes que se podían aplicar aquí eran la ley antidiscriminación de México y la ley antidiscriminación de Argentina. Así es como llegamos a la redacción de este documento que fue que se le dio iniciativa de ley unos días antes de las elecciones del 28 de febrero pasado.

¿Cuál es el panorama del país en términos de exclusión y discriminación hacia grupos minoritarios vulnerables no solo de la comunidad LGTBI?

Dentro de la normativa internacional, cuando se han tocado estos temas, se han reconocido poblaciones que están en condiciones de vulnerabilidad, porque no somos poblaciones vulnerables, sino que las condiciones que se generan dentro de los estados permiten que estas poblaciones seamos vulnerables. Existen muchas poblaciones en esa condición. Por ejemplo: las mujeres, afrodescendientes, personas de pueblos originarios, con discapacidad, en situación de calle, privadas de libertad. Un sinfín. Y cuando no existe una normativa, cuando no existen políticas públicas es cuando estas poblaciones sufren más discriminación.

¿Y cómo calificaría el panorama en el país para estas personas?

Cada grupo tiene su lucha. Y creo que cada grupo ha logrado cierta presión para que se puedan aplicar o aprobar normativas. En el caso de mujeres, tenemos aprobadas varias normativas como la LEIV y otras leyes. En el caso de las personas con discapacidad, también. En el caso de la población LGBTI, me atrevería a asegurar que se ha tenido muy poco avance en el tema de derechos humanos.

¿Quién es? Karla Guevara directora ejecutiva y representante legal de Asociación Colectivo Alejandría
Trayectoria: Es abogada especializada en derecho administrativo.

Varios de estos grupos están protegidos por otros cuerpos legales o se busca tutelar sus derechos en leyes que están en estudio. ¿Esta nueva ley sería complementaria a esos marcos o su alcance es más específico en algún punto determinado?

Definitivamente busca complementar. La ley es bastante completa, puesto que incluye a todos estos grupos. Y lo bueno es que obliga a las instituciones públicas a crear políticas internas para evitar discriminaciones o inclusive dictar medidas positivas que permitan la no discriminación de las personas. Además, permite crear el Instituto Nacional contra la Discriminación que será el garante de que la ley se aplique. Esta es una ley administrativa, no penal, nadie va a ir a la cárcel por discriminar, pero sí hay multas.

Me decía que cuando se aborda el tema LGTBI la situación se vuelve escabrosa. ¿No temen que al ser ustedes una de las caras más visibles de la propuesta de ley, esto se vuelva contraproducente para el proyecto?

Probablemente sí. Hemos tenido otras experiencias con otras normativas. Por ejemplo, con las reformas al Código Penal, cuando se reformó el código y se agregó el agravante de los crímenes motivados por el odio. Cuando las presentamos en 2015, las reformas solo hablaban de crímenes de odio motivados por la orientación sexual y la identidad de género. Sabemos que los crímenes de odio no solamente son motivados por esas razones, pero precisamente en este país, la mayoría de esos crímenes eran cometidos contra la población LGTBI. Entonces, cuando nos llamaron los asesores de los diputados que en aquel entonces estaban, nos dijeron: bueno, miren, está bien, pero para que esta reforma pueda pasar, tenemos que agregarle otras poblaciones. Y la reforma quedó algo así como: crímenes de odio cometidos por raza, etnia, religión, condición política, etc., y al final orientación sexual, identidad y expresión de género. En la colita quedamos. Pero así pasó. Entonces, en aras de esa experiencia fue que hicimos esta ley así. Una ley inclusiva, para evitar esos rechazos.

Pero aun siendo inclusiva, al ser ustedes la cara más visible, ¿no creen que eso sea contraproducente a la hora de discutirla?

La Federación LGTBI nada más lidera, pero están los otros grupos también interesados y que son parte del proceso de estudio. Al final aun cuando el tema LGTBI esté dentro de una normativa X, siempre se va a manejar como que es en beneficio de la población LGTBI. Eso es parte de los riesgos que se corren cuando se crea una política especialmente en el tema LGTBI.

La propuesta contempla como un acto discriminatorio negar, limitar o restringir el acceso a cualquier espacio público o privado por asumir públicamente la orientación sexual, identidad y/o expresión de género e incluye la obligatoriedad de que todos los lugares de acceso público exhiban un cartel en el que se deje claro que las personas que ingresan tienen el derecho a ser tratadas en igualdad de condiciones. ¿Esto significa que quedarían desterrados esos carteles de "Nos reservamos el derecho de admisión"?

Exactamente. Porque esos letreros son bastante amplios, permiten violaciones de cualquier tipo. Entendemos que si una persona está haciendo desorden, independientemente de cuál sea su orientación sexual, su discapacidad, obviamente podría someterse hasta a un proceso penal. La ley no busca proteger eso tampoco. Lo que se busca es evitar situaciones donde la decisión del que está en la entrada, del portero, del vigilante determine si te dejan entrar o no. Al final es un consumidor. Y no solo lo protegería esta ley antidiscriminación, sino también la de defensa del consumidor. Esa ley, de hecho, ya prohíbe esas situaciones. Pero esta vendría a reforzar aún más con esta colocación de esos rótulos. Nos faltan este tipo de normativas para obligarnos a que no podemos discriminar a las personas.

Alguien podría decir que esto entra en colisión con el derecho de propiedad o el de la libertad religiosa, por ejemplo.

Si hay un restaurante, por ejemplo, y es de personas cristianas, pero va a llegar un judío, yo no puedo negarle la entrada a la persona que llega a ese lugar a querer consumir. Es un acto de discriminación porque estoy evitándole la entrada. La propiedad privada, claro, tienes derecho, pero cuando no implica un servicio público. Es decir, tu casa es tu propiedad privada y nadie puede invadirte o decirte absolutamente nada. Pero si estás ofreciendo un servicio público no puedes negarlo. Que yo diga: "No les quiero ofrecer este servicio a estas personas porque son gays". Ese sí es un acto de discriminación.

Este gobierno cerró la Secretaría de Inclusión Social donde había una Dirección de Diversidad Sexual. Con ese antecedente, ¿qué tanto creen que una asamblea dominada por el oficialismo pueda respaldar esta propuesta?

Ese ya es un claro reflejo de que no existe una política clara para el tema LGBTI. Entonces es muy difícil creer que los nuevos diputados vayan a querer estudiar ese tipo de normativas. Sin embargo, tampoco nos cerramos. Lo digo porque mucha población LGBTI y muchos activistas de otras organizaciones apoyaron abiertamente al partido Nuevas Ideas. En aras de eso, pretendemos sentarnos con ellos y estudiar la propuesta. Desde la Federación, vamos a pedir que se sostengan reuniones con la nueva Comisión de Género que será conformada por mayoría de Nuevas Ideas y esperamos que por lo menos se someta a estudio este tipo de leyes. Vamos a seguir haciendo la lucha. No podemos tampoco esperar con brazos cruzados.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines