Entrevista | "Nuestro país necesita una nueva opción democrática": Ernesto Muyshondt, exalcalde de San Salvador

La próxima semana, el exalcalde de San Salvador Ernesto Muyshondt anunciará su salida del partido ARENA e iniciará trámites para inscribir un nuevo movimiento que pueda participar en las elecciones de 2024.

Enlace copiado
Ernesto Muyshondt, exalcalde de San Salvador

Ernesto Muyshondt, exalcalde de San Salvador

Enlace copiado

A dos semanas de haber dejado la alcaldía de San Salvador, Ernesto Muyshondt prepara su futuro político. Junto a otras personas, planifican el nacimiento de un nuevo movimiento, con la aspiración de convertirse en partido político, y con el que puedan participar en las elecciones presidenciales, municipales y legislativas de 2024.

¿Qué lectura hace del momento que vive el país políticamente hablando?

Me voy a remontar a varios meses antes de las elecciones: se vive un retroceso democrático e institucional. Se utilizaron las instituciones y recursos del Estado para fines políticos y electorales, como nunca se habían utilizado. No solo para promover a candidatos oficialistas, sino para atacar y perseguir a opositores. Y ese fue el principal factor, junto con la indiscutible popularidad del presidente, que arrojó los resultados que tenemos, donde le dieron una mayoría absoluta al oficialismo en la Asamblea Legislativa y la mayoría de gobiernos municipales.

¿Qué piensa de las primeras decisiones que tomó la Asamblea oficialista?

Son otro enorme retroceso democrático para nuestro país, con la ruptura del orden constitucional y el orden legal. Una destitución ilegal de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y del Fiscal General de la República. También una ley que viene a blindar a los actores corruptos de actos ilegales que se cometieron durante la pandemia.

¿Qué anticipa que va a pasar en adelante con la institucionalidad del país?

Se va a seguir deteriorando. Difícil pensar que se puede deteriorar más de lo que ya está, pero, al parecer, esto va a seguir. No hay intenciones del gobierno de revertir los desafortunados actos que hicieron el primero de mayo. Vamos a estar en manos de un gobierno sumamente corrupto que tiene el poder total, que persigue a los opositores, que usa los recursos y a las instituciones del Estado para promover la imagen del presidente y para tratar de destruir a los adversarios.

¿Cuál va a ser su futuro político?

Nuestro país necesita una nueva opción democrática. De todos es conocido el desgaste que hay por parte de los partidos políticos. Y hemos estado reuniéndonos con varia gente comprometida con el país que están dispuestos a seguir luchando por el país. A generar un movimiento ciudadano que pueda convertirse en partido político, que sea defensor del orden constitucional, del Estado de Derecho, de la democracia, de las libertades individuales. En eso vamos a estar enfocados.

¿Significa que va a dejar ARENA?

Si este movimiento de ciudadanos por la democracia y las libertades, en un momento, vaya a convertirse en partido político, pues sí, tendría que dejar ARENA.

¿Con qué gente ha conversado?

Diferentes actores y sectores de la sociedad, de diferentes zonas del país. Algunos que han estado en política anteriormente, algunos que no. Después de los acontecimientos del primero de mayo, la población siente que es necesaria una opción democrática distinta a las que tenemos, ante un gobierno autoritario y dictatorial como el que se está conformando en El Salvador, que sea una opción para recuperar el balance de poder en el 2024 y reestablecer el orden democrático en las próximas elecciones… si es que tenemos próximas elecciones.

¿La gente con la que ha conversado son de derecha o abarca más corrientes?

Gente que comparte los principios democráticos. Aquí cabe gente de izquierda democrática, derecha, centro. Y con un gobierno que sea solidario con los más necesitados, pero no asistencialista. Nosotros creemos que un gobierno debe, aparte de brindar seguridad, hacer cumplir la ley y dar respeto a la ley, debe ayudar a los más desafortunados pero a enseñarles a valerse por sí mismos y a volverse ciudadanos honrados y productivos. No volverse un gobierno asistencialista que genere miles de dependientes del Estado.

“Las relaciones diplomáticas pasan, quizás, por el peor momento de su historia. Estados Unidos, ha mostrado su descontento total”.

¿Porqué saldrá de ARENA?

Nunca voy a atacar a ARENA y nunca voy a salir del partido denunciando. Creo que los principios y valores del partido están vigentes. (Pero) he sido muy crítico también. De las pésimas decisiones que se han tomado, de las reformas estatutarias absurdas y que no se corrigen. Ojalá que ARENA pueda reinventarse: al país le serviría una ARENA fuerte nuevamente. Había tomado esta decisión hace muchos meses atrás, ganara o perdiera la alcaldía. Ahora, dado los últimos acontecimientos, se vuelve más necesario que nunca.

Los movimientos que salen de ARENA y el FMLN no han tenido éxito. ¿Qué apoyo financiero van a tener?

Esto, en primer lugar, no es una escisión. Es algo nuevo. No es un movimiento que se desprende de un partido. Es algo donde van a caber todos, independientemente del partido que hayan estado o simpatizado. Más que el apoyo financiero que se necesitará, es el apoyo ciudadano el que vamos a tener que construir. Dada la amenaza estamos viviendo en este momento creo que va a ser fácil por el entusiasmo que he podido percibir.

Insisto: ¿cómo piensan financiarlo? Tomando en cuenta que ya se sabe que la empresa privada está dividida entre quienes apoyan a Bukele y los que no.

En términos financieros, pelear con todo el aparato gubernamental es imposible. En la última elección, nuestros contrincantes invirtieron 20 veces lo que nosotros, como mínimo. Nos bloquearon y aún así peleamos. Es mucho más importante el apoyo ciudadano que el financiero. Estoy seguro que en su momento vendrá.

¿Quién es? Ernesto Muyshondt exalcalde de San Salvador
Trayectoria: Diputado durante la legislatura 2015-2018 y alcalde de San Salvador en la gestión 2018-2021.

¿Porqué hizo su campaña con fotos junto a Bukele?

Lo que mostrábamos era un gobierno municipal que no fue de partido, sino que trabajó con los diferentes actores y sectores de la sociedad. Apoyamos al gobierno cuando había que apoyarlo y cuando beneficiaba a la población, especialmente durante los momentos más duros y difíciles de la pandemia. Muchas veces defendimos al gobierno incluso en contra de mi partido y eso es lo que mostramos con esa fotografía. Podemos trabajar con todos. Trabajamos muy bien con el presidente Bukele y con diferentes carteras del gobierno antes de la campaña. Cuando inició la época preelectoral, como que dieron el lineamiento de que tenían que hostigar, atacar, y bloquear a la alcaldía en todo.

Si entendía que la línea venía del Ejecutivo, ¿porque siguió haciendo campaña apareciendo con Bukele?

Porque a pesar de todo lo que nos hicieron, lo que nos atacaron utilizando recursos y las instituciones del Estado; a pesar de todo esto, si en este momento pudiera hacer algo de apoyo al gobierno en beneficio del país y de los salvadoreños afuera del país, lo haría. Nosotros somos diferentes. El que ellos hayan utilizado las instituciones para fines políticos no iba a hacer que nosotros hiciéramos lo mismo.

“Políticamente quizá me hubiera convenido pelearme con el gobierno. No lo hicimos porque
 no era lo que más le convenía a la gente”.

En su gestión se conocieron muchas de las irregularidades del mercado Cuscatlán, pero luego no hubo más información de otras irregularidades de la gestión Bukele, ¿porqué no hubo más?

Toda la documentación y todo lo que encontramos lo dejamos en manos de las instituciones competentes. No somos la CCR, la FGR, que son los que tienen que actuar. No era mi labor como alcalde el andar persiguiendo a los anteriores. Imagino que hay procesos tanto en FGR como en CCR, no solo con el mercado Cuscatlán, qué es el menor de los males. Hay otros contratos que son sumamente perjudiciales para la municipalidad. El contrato con las luminarias, el contrato de un sistema ERP y de cobros; totalmente perjudicial...

¿De cuánto eran los montos?

El de las luminarias nos toca pagar $460,000 al mes durante 20 años. Esas luminarias le van a acostar a San Salvador 20, 30 veces más de lo que costaban. El contrato del sistema de información y cobros le costaba a la alcaldía de San Salvador el 38 % sobre todo lo cobrado sobre una base que estaba bien baja e inalterada en el tiempo, que no consideraba el crecimiento económico y natural de la ciudad ni la actividad económica. Pero si nos íbamos en contra de esos contratos, mientras duraba el litigio, nos quedamos sin luminarias o nos quedamos sin cobrar y se suspendía toda la operación de la municipalidad. Recibimos cosas que cualquier sistema judicial y de auditoría independientes pues meterían presos a varios.

Hay un contrato en particular por el que le quiero preguntar porque fue el que el oficialismo más utilizó para atacarlo: el de las cámaras de videovigilancia. Fue un contrato que Bukele intentó entregar siendo alcalde y no pudo. Se entregó hasta su gestión y según una investigación de revista Factum, la persona detrás de la empresa es un amigo del presidente...

Es un proyecto de "smart city" que tiene muchísimo más que las cámaras, aunque sus componentes de seguridad y vigilancia es de los más importantes. Bukele lo adjudicó por $129 millones y tenía menos alcance. Nosotros lo publicamos por $84 millones en un proceso sumamente transparente y claro. Que lo haya ganado la misma empresa que lo había ganado anteriormente y que uno de los representantes de la empresa sea amigo de Bukele, pues eso no fue un factor para nosotros. Cuando, en 20 o 30 años hablen de mi gestión en la alcaldía de San Salvador, creo que ese proyecto va a ser el más importante: va a transformar San Salvador y va a servir, si es bien utilizada, para mejorar los servicios municipales

La impresión que generó es que lo hizo para ganarse el favor del presidente...

Yo partiría en tres mi gestión. Primer año con el FMLN se pudo hace algo, no mucho. El primer año de Bukele trabajamos bien. Se nos vino la pandemia e hicimos cosas muy positivas para la gente. Y el último año, el año electoral, fue un desastre en el sentido de que todo el gobierno se nos volcó en contra. Políticamente quizá me hubiera convenido pelearme con el gobierno. No lo hicimos porque no era lo que más le convenía a la gente. Hubiera podido bloquear, por ejemplo, los permisos para el hospital en CIFCO. Hubiéramos podido cobrar los impuestos: lo declaramos de interés social y en lugar de cobrar millón y medio no cobramos ni $1,000 de impuestos por ese hospital. Ellos son diferentes. Sus ambiciones no tienen límites legales, porque se pasaron la ley por donde quisieron; ni morales, porque hicieron cosas dañando a la gente.

Partiendo de todo eso, ¿considera que tendrá suficiente caudal político para darle vida a un movimiento que sea opción política en 2024?

Esto no es mi movimiento, ni es un proyecto unipersonal. La clave va a ser aglutinar a una serie de liderazgos y de actores importantes de la sociedad para poder construir una opción que sea viable que pueda pelear las elecciones del 2024.

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines