Lo más visto

Entrevista | Omar Pimentel: “Robaron gran parte de mi vida, nos hicieron mucho daño”

Se cumplieron dos años de la desaparición y posterior homicidio de cinco familiares de Omar Pimentel. En esta entrevista, brinda detalles sobre la forma en  que tres pandilleros asesinaron  a sus seres queridos.

Enlace copiado
Recuerdo. Omar Pimentel conserva con mucho amor las fotografías de su esposa  Ivett de Pimentel   y  de su hijo Marco Antonio Pimentel.

Recuerdo. Omar Pimentel conserva con mucho amor las fotografías de su esposa Ivett de Pimentel y de su hijo Marco Antonio Pimentel.

Enlace copiado

El pasado 16 de enero, se cumplieron dos años de la desaparición y posterior asesinato de cuatro familiares y un amigo del entrenador de fútbol Omar Pimentel.

Esa noche del 16 de enero de 2018, tras un partido de Copa, entre el Sonsonate y el SID Municipal, de la tercera división, en el estadio Ana Mercedes Campos, Pimentel se despidió de su esposa Rosa Ivett de Pimentel, de 41 años, y de su hijo Marco Antonio Pimentel Colindres, de 12 años, sin saber que sería la última vez que los vería con vida porque fueron privados de libertad y posteriormente asesinados.

También fue la despedida de Silvia Lasteni de Colindres, su suegra, de 61 años; Carlos Ernesto Joaquín Colindres, cuñado, de 36 años y Tania Monterrosa, de 25 años, novia de Carlos.

Las víctimas se conducían en un vehículo de retorno a Chalchuapa, Santa Ana, y desaparecieron en el cantón El Canelo, de Nahuizalco, en la zona de Los Naranjos. Sus cuerpos fueron encontrados en una fosa en la finca Los Reyes, del cantón Los Arenales, Nahuizalco, 23 días después .

Para siempre. Un tatuaje en el brazo derecho de Pimentel representa el reecuentro con Marcos.

Un testigo criteriado dio detalles a las autoridades sobre el quíntuple homicidio; Pimentel quedó satisfecho con la sentencia porque determinaron que el ataque fue producto de un intento de asalto, pero dice que no perdona a los agresores de sus familiares.

El 13 de julio de 2020, la Fiscalía General de la República (FGR) notificó que los implicados en la masacre fueron condenados a más de 260 años de cárcel. Ronald Isaías Aguilar fue sentenciado a 265 años de prisión, 250 por los cinco homicidios y 15 por organizaciones terroristas; Víctor Manuel Arias y Leónidas Abel Cardona, a 262 años de prisión cada uno, 250 años por los cinco homicidios y 12 años por organizaciones terroristas.

Se cumplieron dos años de la desaparición y posterior homicidio de cinco parientes, ¿cómo afectó su vida este acontecimiento?

Fueron dos años duros. Teníamos muchos años de convivencia. Han pasado fechas especiales, como Navidad, fin de año y viene a mi mente el recuerdo de lo vivido juntos. Ya no se viven igual las fiestas sin ellos, pido a Dios fortaleza para salir adelante y pensando siempre en ellos.

¿ Qué pasó con el caso?

En julio (2020) fue la audiencia, me convocaron y me declaré como ofendido, se determinó que fue algo al azar, fue un robo, la idea era robar el vehículo, introducirlos en una finca y luego liberarlos.

Fue un robo, ¿qué pasó?

Todo se complicó a la hora que el jefe de ellos (pandilleros) cambió de parecer, dijo que no podían quedar vivos porque ya los habían reconocido (rostros), por eso tomaron la decisión de asesinarlos.

Me afectó leer una documentación donde el testigo reveló los detalles, antes del juicio. La condena no llena todo el dolor que pasé, pero sabemos que esas personas ya no delinquirán en nuestro país.

¿Ya hay paz en su corazón tras conocer la condena?

Paz... se puede decir que hasta que muera. De lo contrario, aprendo a vivir con esto.

¿Cómo lo tomó el resto de su familia?

Duro. Hasta el momento, ninguno asimila lo ocurrido. No lo olvidamos, la más afectada de todo es mi mamá (Marina Rivera ), porque cuidó a mis hijos desde que nacieron. Marcos era bien apegado a ella. Mi mamá cree que no me doy cuenta, pero la veo triste, en las madrugadas, pensando en mi hijo. Hasta que nos juntemos en la otra vida, tendré paz.

Homenaje. Jugadores del Sonsonate dedicaron el triunfo 2-0 ante el FAS a Omar Pimentel la noche del 9 de febrero de 2019, en el estadio cocotero.

¿Cómo asimiló conocer los detalles sobre la forma en que los mataron?

La Fiscalía General de República (FGR) y demás autoridades no querían que nosotros supiéramos la forma en que los asesinaron, el reconocimiento lo hicimos por medio de sus prendas de vestir, porque no querían que viéramos las fotografías.

¿Tampoco vio los cadáveres?

No, únicamente los vio Carlos Villagrán (en ese momento, gerente del equipo). Él hizo todos los trámites. No hay noche sin angustia. Me pregunto: ¿qué sentía mi hijo?, ¿qué sentían todos? Incluso, el testigo criteriado dijo que mi hijo nunca le soltó la mano a mi suegra y preguntaba ‘por qué los querían matar’. A mi esposa y a la otra muchacha (Tania ) las violaron antes de asesinarlas. Fue duro saberlo.

Las autoridades accionaron rápido.

Sí, pero me dijeron los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC), de Los Naranjos, que no tenían vehículo para movilizarse, yo los llevé en mi carro hasta donde me dijeron y comenzaron la búsqueda.

¿Cuál es su recuerdo de esa noche?

Mis familiares llegaron a ver un partido de la Copa. Nos despedimos porque la directiva del equipo nos daría una cena. Comencé a escribirles mensajes y no me respondían. Esperaba que me dejaran un mensaje al siguiente día y no llegó.

En la piel. La sencillez de Marcos fue inmortalizada en un tatuaje en el brazo derecho de su padre.

¿Qué hizo en ese momento?

Al llegar a Chalchuapa me comentaron que ninguno llegó a dormir. Fui a la PNC de Chalchuapa y me dijeron que debía de denunciar en el puesto policial Los Naranjos; así se activaron los dos puestos.

¿Cómo identificó que pudieron ser privados de libertad en el sector de Los Naranjos?

Porque por esa calle regresaban siempre a casa. Creo que fue un error de todos.... porque muy confiados, ellos siempre me acompañaban a los partidos y era normal llegar 11:00 o 12:00 de la noche a casa, siempre viajaban de noche.

¿Cómo fue esa noche?

Habíamos pensado cenar juntos (en Sonsonate). Le dije a ella (a su esposa) que no los acompañaría y que mi hijo, Marcos, sabía el lugar donde cenar, en Sonzacate. Parece que pasaron a comer pupusas, luego emprendieron camino.

¿En qué momento de esa noche perdió comunicación con ellos?

A las 9:25 de la noche.

¿Con quién?

Supuestamente, con mi esposa.

¿Por qué "supuestamente"?

Deducimos que ya me respondía los mensajes uno de los delincuentes... que le quitaron el celular. Me escribió que se les ‘ponchó una llanta’ y le respondí que saldría a ayudarles porque estaba a 15 o 20 minutos del lugar, pero: ‘"No, ya la está arreglando mi hermano’, me respondió.

¿Sospechó en ese momento que algo malo pasaba?

No, tenía mucha confianza, pero después de eso, no estuve tranquilo. Fue la última conversación con ella.

¿Qué pasó al siguiente día?

Les marcábamos a todos y nadie contestaba, los teléfonos sonaban y sonaban. El último intento lo hice a la 1:00 de la mañana (del 17 de enero), ya no estaba a gusto. Gabriel, mi hijo mayor, se quedó conmigo en Sonsonate y también les llamaba.

¿Qué hizo al amanecer?

Lo único que quedaba era esperar que amaneciera. Llevé a los policías cerca de Los Naranjos, interpuse la denuncia a las 9:30 de la mañana y a las 11:45, encontraron el vehículo.

¿Por qué considera que tardaron tanto en encontrar los cuerpos?

Unos amigos de la PNC se sumaron a la búsqueda y me dijeron que habían pasado más de tres veces por el lugar donde los sepultaron, pero era bien difícil dar con ese lugar porque ya habían sembrado árboles de café, para cubrir todo.

¿Los enterraron en una fosa?

Sí, a la hora que los mataron, los metieron a todos en esa fosa, pero como eran muchos, no cabían, por eso, decidieron desmembrarlos, a Marcos fue al único que no mutilaron. Dimos con ese lugar, gracias al testigo criteriado.

¿Cómo llegó ese criteriado a las autoridades?

Él participó, pero no estaba de acuerdo con que se cometiera el homicidio, únicamente quería que se siguiera con el plan que se tenía: el robo.

¿Por eso confesó todo?

Él fue capturado y confesó, pero les dijo que necesitaba un beneficio. Él está preso, separado del resto.

Si tuviera la oportunidad de decirle algo a los homicidas, ¿qué sería?

Cualquiera les diría ofensas... no les puedo decir que los perdono, porque robaron gran parte de mi vida. Nos hicieron un gran daño a los que nos quedamos. Espero que se hayan arrepentido de lo que hicieron, espero que jamás pasen algo similar.

¿Creyó en algún momento que se trataba de algo en contra de usted o confía que en verdad fue un robo fallido?

Quedé satisfecho en una parte porque, al final, uno en el fútbol hace muchos amigos y todo el tiempo me he dedicado a este deporte, no creo que haya sido por mi parte; tampoco del resto de fallecidos. Mi esposa era una maestra reconocida en Chalchuapa, muy querida.

¿Recibió algún ofrecimiento para salir del país, cambiar de casa?

Del Gobierno no, pero sí hubo varias entidades internacionales que me ofrecieron viajar a España, Australia, Suecia, Estados Unidos, pero al final, no se concretó nada porque mi hijo (Gabriel) no quiso las opciones y llevármelo a la fuerza era difícil, por eso nos quedamos en el país.

El Gobierno dice que bajan los índices de homicidios en el país, pero en su caso, perdió cinco familiares en un mismo hecho y hasta puede poner en duda esa afirmación de las autoridades.

Las autoridades no pueden decir que han disminuido. Es más, me atrevo a decir que en los últimos dos meses han incrementado. Pero es el pensar de nuestros gobernantes; al final, sabemos que no es cierto. No vivimos en un país seguro, las cosas siguen pasando, hablan de un plan (territorial), pero no veo cambio, el único que se reporta es políticamente, en favor de ellos, pero para la sociedad, esa gente que trabaja, no existe ese cambio.


¿Quién es?

Omar Pimentel: Entrenador.

Trayectoria:

Director técnico  y preparador físico de equipos de primera, segunda y tercera división del fútbol  salvadoreño, desde el 2016.
 


LARGA ESPERA

La Policía Nacional Civil (PNC) tardó 23 días en localizar la fosa donde los delincuentes 
depositaron los cuerpos de las cinco víctimas.


16 ENERO 2018
Cuatro familiares y un amigo del entrenador de fútbol Omar Pimentel desaparecen en la carretera Los Naranjos, tras apoyar en un partido de fútbol al estratega.


17 ENERO 2018
Tras la denuncia en el puesto de la PNC de Los Naranjos, y activarse el plan del búsqueda en la zona, la PNC localizó el vehículo donde se conducían las víctimas.


7 FEB. 2018
La PNC confirmó que encontró en una fosa los cinco cuerpos de los familiares desaparecidos de Omar Pimentel, en  la finca Los Reyes, cantón Los Arenales,   Nahuizalco.


13 JUlIO 2020
La Fiscalía General de la República (FGR) informó sobre las condenas de más de 250 años de prisión en contra de tres hombres acusados del quíntuple homicidio.

Tags:

  • santaana
  • chalchuapa
  • sonsonate

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines