Epidemia renal ignorada por los diputados

Guayapa Abajo es una comunidad del municipio de Jujutla, Ahuachapán, que tiene una población de 28,599 habitantes, de los cuales más de 300 han sido diagnosticados con enfermedades renales desde 2011. Un grupo de habitantes llegó a la comisión de salud de la Asamblea Legislativa a pedir un nefrólogo y un par de enfermeras, ellos pondrían la clínica. Salieron como llegaron: frustrados.
Enlace copiado
Epidemia renal ignorada por los diputados

Epidemia renal ignorada por los diputados

Epidemia renal ignorada por los diputados

Epidemia renal ignorada por los diputados

Ignorados.  Miembros de la comunidad de Guayapa Abajo piden ayuda en la Asamblea Legislativa, ante epidemia renal.

Ignorados. Miembros de la comunidad de Guayapa Abajo piden ayuda en la Asamblea Legislativa, ante epidemia renal.

Enlace copiado
Era el 12 de junio cuando miembros de la comunidad Guayapa Abajo del municipio de Jujutla, Ahuachapán, liderados por el alcalde Víctor Manuel Martínez, que ganó al puesto con el partido ARENA, se presentaron a la “Casa del Pueblo”, como le llaman a la Asamblea, a buscar de parte de los funcionarios de la comisión de salud un poco de ayuda para enfrentar un problema de larga data. “Este tema no le corresponde a la comisión de salud; sin embargo, vamos a comunicarle a la ministra de Salud para que se haga en lo posible una visita de campo”, dijo el diputado del FMLN y médico Guillermo Mata.Guayapa Abajo se mantiene en el olvido de los funcionarios a pesar de la epidemia renal que vive desde hace años. El alcalde Martínez afirmó que han tocado y siguen tocando diferentes puertas a pesar de sentir que los ignoran como ocurrió en la reunión con los diputados. El alcalde expresó que sintieron que los diputados no tomaron en serio la iniciativa de la comunidad y más bien se enrollaron en un intercambio de palabras donde en vez de buscar soluciones, buscaban culpables, ya que el FMLN culpó a ARENA por no aprobar más préstamos, actitud que el alcalde considera como un problema más en donde los diputados prefieren su bandera política a brindar ayuda a la población.

“Lo que nosotros pedíamos nada más es un nefrólogo, medicamentos y unas enfermeras, nosotros nos comprometemos a construir el local para hacer la hemodiálisis y conseguir una máquina por lo menos”, expresó el alcalde.

En 2011 el Ministerio de Salud (MINSAL) realizó una campaña para detectar la cantidad de enfermos de la zona, 300 fueron los diagnosticados con problemas renales que año tras año ven cómo se esa enfermedad le imposibilita cada vez más su vida, ya que nunca recibieron un tratamiento de parte de MINSAL, según el alcalde.

Muchos prefieren esperar su muerte y otros prefieren continuar su vida sin conocer si padecen de algún problema renal, ya que no tienen capacidad económica para viajar hasta Santa Ana por un diagnóstico y mucho menos para seguir un tratamiento, esto a causa de que ni Ahuachapán ni Sonsonate cuentan con equipo para tratar estas enfermedades. Esta grave situación llevó al alcalde a trasladarse a la sede de la Asamblea en San Salvador y no a la que se encuentra en Ahuachapán, ya que considera que estos puestos móviles son utilizados para crear plazas a los amigos de los diputados de las diferentes fracciones y no para solucionar problemas de las zonas.

Jujutla es otro municipio cañero que al igual que San Luis Talpa, La Paz, se ve afectado por los químicos utilizados en el cultivo; sin embargo, el alcalde Martínez explicó que han intentado con recomendaciones al Ministerio de Agricultura (MAG), pero este ha hecho caso omiso a las peticiones. Para el alcalde, lo que afecta al país en el área de salud es que las problemáticas son utilizados para tirarse la piedra entre funcionarios y no se les da la debida importancia.

La reunión con los legisladores terminó y fue tal la falta de respuesta a la situación de los pobladores de Jujutla que el alcalde y los habitantes se fueron sin la ayuda que esperaban. Les ofrecieron un recomendable para el MINSAL, pero no se sometió a votación, según fuentes legislativas. En cuanto a las enfermedades de los diputados, estos siguen debatiendo si retoman o no el millonario seguro médico privado, ese que se ha ocupado hasta para consultar por celulitis y espinillas.
 

Lee también

Comentarios

Newsletter