Lo más visto

“Es nuestra responsabilidad frenar la migración”: vicepresidente Ulloa

Organizaciones sociales presentaron al gobierno un informe sobre la crisis del desplazamiento por violencia.

Enlace copiado
Causas.  Los principales detonantes del desplazamiento forzado son la violencia generada por pandillas, el crimen organizado y el desamparo de las víctimas, según un estudio de organizaciones.

Causas. Los principales detonantes del desplazamiento forzado son la violencia generada por pandillas, el crimen organizado y el desamparo de las víctimas, según un estudio de organizaciones.

Enlace copiado

El vicepresidente de la república, Félix Ulloa, reconoció ayer que El Salvador tiene poco margen de maniobra frente al acuerdo alcanzado entre México y Estados Unidos de militarizar la frontera sur de la nación azteca para frenar la migración del Triángulo Norte de Centroamérica, porque "México como nación soberana tiene todo el derecho de establecer su propia política en este tema".

Sin embargo, Ulloa señaló que México también es un país "expulsor de migrantes", aunque "ahora se le cuestiona, se le condiciona y se le presiona como un país de tránsito; porque la expulsión viene de nuestros países, la migración forzada sale de nuestros países", aceptó el funcionario.

"Creemos que tampoco podemos pedirle a México más de lo que como nación soberana y sus políticas de gobierno pueden hacer, por eso la responsabilidad se tiene que ir deduciendo y asumiendo por quienes somos los responsables: los gobiernos centroamericanos, el Gobierno de El Salvador", dijo el vicemandatario como parte de su participación en la presentación de un estudio de organizaciones sociales sobre desplazamiento forzado por la violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Las autoridades estadounidenses y mexicanas llegaron la semana pasada a un acuerdo que obliga a México a incrementar la presencia de elementos de seguridad en su frontera con Guatemala. Una acción que evitó que EUA le impusiera aranceles del 5 % a todas las importaciones mexicanas a partir del lunes.

El vicepresidente salvadoreño, sin embargo, lanzó críticas a ese acuerdo porque consideró que "México ha negociado solo y de manera bilateral, pero ha planteado que Centroamérica está a bordo, o sea que casi somos una moneda de cambio en estas negociaciones y eso no puede continuar".

“Creemos que tampoco podemos pedirle a México más de lo que como nación soberana y sus políticas de gobierno pueden hacer, por eso la responsabilidad se tiene que ir deduciendo y asumiendo por quienes somos los responsables: los gobiernos centroamericanos, el Gobierno de El Salvador”.
Félix Ulloa, vicepresidente de la república

El estudio de las organizaciones plantea que los principales detonantes del desplazamiento forzado son la violencia generada por las pandillas, el crimen organizado y la falta de protección para las víctimas.

Según el informe, unas 1,946 personas sufrieron desplazamiento en El Salvador durante 2018. Ulloa dijo ayer que el nuevo gobierno reconoce que la migración forzada "no es un problema de nostalgia familiar", sino que está relacionada con "la precariedad en la que viven nuestras comunidades, la falta de empleo, la exclusión y ahora se agrava por la violencia de las pandillas y el crimen organizado".

El vicepresidente finalizó con que el Gobierno acatará la sentencia de la Corte Suprema de Justicia en reconocer el desplazamiento forzado y creará "políticas públicas para enfrentar el fenómeno".

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter
X

Suscríbete a nuestros boletines y actualiza tus preferencias

Mensaje de response para boletines