"Es que los delincuentes no entienden de prevención”: Guillermo Gallegos

El candidato de GANA  y presidente de la Asamblea Legislativa  basa su plataforma electoral en medidas represivas contra la delincuencia.

Enlace copiado
Foto LPG/José Cardona

Foto LPG/José Cardona

Enlace copiado

Guillermo Gallegos, diputado por el partido GANA, actual presidente de la Asamblea Legislativa y candidato a la reelección como legislador, no teme expresar públicamente que está a favor de medidas controversiales, como la pena de muerte y los estados de sitio.

“Es que los delincuentes no entienden de prevención ni de rehabilitación”, justifica; y reconoce que su propuesta más polémica, la pena de muerte, está lejos de ser aprobada en El Salvador, porque no ha encontrado eco ni en los mismos miembros de su bancada legislativa.

¿En qué se basa la plataforma legislativa de GANA?, ¿qué ofrecen a los salvadoreños?
Principalmente nos estamos enfocando en el tema seguridad, aunque también tenemos desarrollados otros temas, como la economía, la salud... pero nuestro principal enfoque es la seguridad.

¿Qué proponen en la parte de seguridad?
Hemos sido bastante incisivos en cuanto a la represión, principalmente contra las pandillas. Nuestro país está azotado por una violencia muy particular, el accionar de las pandillas, y se ha comprobado que esta gente no entiende de prevención, ni readaptación ni rehabilitación. Lo que sugerimos son medidas represivas, de ataque y defensivas por parte de la población, poder establecer estados de sitio focalizados en los cuales la autoridad tenga toda la potestad de apresar capturados sin necesidad de contar con garantías constitucionales. Estamos ofreciendo que la población se pueda organizar a través de defensas comunales, no con el objetivo de perseguir o hacer exterminio, sino de defensa. En el país ya existen municipios que se han organizado, pero no bajo ningún respaldo legal, esto para nosotros es importante. Estamos ofreciendo endurecer penas, hacer de las medidas extraordinarias medidas permanentes.

¿Cree que han dado resultado?
El fiscal decía en su reciente visita a la Asamblea Legislativa que hoy es casi nula la posibilidad de que se pueda llamar o extorsionar desde un penal, gracias a los bloqueos de llamadas telefónicas. Nuestras propuestas van encaminadas a la represión.

¿También la pena de muerte?
La pena de muerte es un objetivo mío, que tengo plasmado en la propuesta que he presentado. Realmente creo en esto. Hay mareros que no conocen de rehabilitación ni readaptación y lo único que pudiera detenerlos es sacarlos de la sociedad. Esto es bastante criticado por algunos pero apoyado por muchos más, sobre todo la gente que vive el dolor que causan los pandilleros día a día en todo nuestro país. Siempre voy a insistir, a pesar de que está un poco complicado, hay falta de apoyo en el interior de la Asamblea, no todos los diputados de GANA lo comparten. Pero en los últimos días hemos tenido buenas noticias, diputados de ARENA se me han acercado que están valorando muy fuertemente el apoyarme, porque han reconocido que sería una medida muy efectiva. No lo veo como la solución final porque eso nunca va a ser así, sino como una forma disuasiva que va a ayudar enormemente sabiendo que el pandillero va a sufrir una pena capital, y teniendo en cuenta que los pandilleros, en su gran mayoría, son gente cobarde, al enfrentar a la Policía lloran, se rinden, no tienen ese arrojo ni determinación para hacerle frente a la autoridad.

¿Pero cree que este sistema, desde la captura hasta el juzgamiento, funciona adecuadamente como para considerar la pena de muerte? Además, muchísimos delitos no se denuncian, y en los que hay captura, la gran mayoría queda impune...
Yo ofrezco y propongo pena de muerte solo para terroristas. Los pandilleros fueron declarados terroristas por la Sala de lo Constitucional. Conozco y sé de las dolencias que puede tener nuestro sistema judicial. Todo esto es un proceso en el cual tendría que adecuarse nuestro sistema judicial, nuestro Código Penal y Procesal Penal; y eso demanda mucho tiempo. En ese tiempo de aplicación de la pena de muerte, si se llega a dar algún día, se puede adecuar nuestro sistema, pero hoy por hoy tiene dolencias. De lo que sí estoy seguro es de que los pandilleros dejan muy comprobados su delitos, son delitos que conmueven a la opinión pública, como la mamá que mataron con su hijita en Apopa, con una bebé que quedó perdida y luego encontraron en Ilopango, y se logró determinar quiénes eran. Creo que ese es suficiente motivo para aplicar la pena de muerte. Pero sí, yo estoy consciente de eso. Creo que ante situaciones extremas debemos aplicar medidas extremas. Hoy por hoy, los salvadoreños, en su gran mayoría, han sufrido algún problema con las maras, y quienes no lo han sufrido, más temprano que tarde lo van a sufrir. Las pandillas tienen pandilleros formándose en las universidades como abogados, médicos, ingenieros, y es toda una red encargada de amenazar y extorsionar. Es algo que no pudimos detener cuando se estaba gestando hace 20 años.

Pero precisamente ustedes ofrecen una plataforma basada en la parte represiva, que ya se aplica sin buenos resultados, ¿por qué enfocarse en esto mismo si no ha funcionado?
Sí hay prevención y debe haber prevención, pero en los niños que no son víctimas de pandilleros. Yo no siento que haya fracasado tanto lo que se ha venido haciendo. Ahora hay una gran cantidad de pandilleros apresados. Hoy nada menos (miércoles, día en que se hizo esta entrevista) han amanecido casi 300 pandilleros capturados por la Policía. Lo que no tenemos actualmente, además de las dolencias que tenemos como país, es un sistema penitenciario que pueda ayudar a una readaptación o a que el pandillero pueda retomar una vida normal. Cometemos un gran error que se estableció en los gobiernos de ARENA, en separar a los pandilleros por maras; esto no debería existir. Pandilleros que fueron capturados hace 20 años están saliendo de prisión, y están saliendo para seguir siendo pandilleros, no quisieron encontrar otra alternativa y desde allí se dedicaron a la extorsión... Nuestro país requiere un cambio estructural en materia de seguridad, si queremos enfrentar este problema.  

 ¿Qué propone GANA que no se haya hecho ya?
Necesitamos una medida urgente, que es algo que está funcionando en mucha partes, es que la comunidad se defienda. En la zona norte del país, la gente se ha organizado y defendido, y allí no hay pandilleros. Donde están migrando es a Morazán, donde hay una ola de pandilleros que están llegando. Esto es algo que no ha logrado aplicarse en el país, y que trae de novedoso la plataforma de GANA, el permitir las defensas comunales, como una medida de protección y ataque contra las pandillas.  

¿Ve factible que alguna de estas medidas que ustedes proponen en la parte de seguridad tenga suficiente apoyo en la Asamblea para aprobarse?
Yo estoy bien optimista porque fui el que comenzó a denunciar a las telefónicas que no cooperaban para poder bloquear la señal en los penales; yo insistía y quizá nadie quería por no comprometerse con las telefónicas y al final terminamos aplicando una medida en la que le ordenábamos a las telefónicas que hicieran el bloqueo. Voy a decir algo que no debería de decir, pero va a tener que haber más sangre de inocentes en este país para que el resto de diputados o muchos diputados reaccionen para que tomemos medidas drásticas. Van a seguir muriendo inocentes, hombres, mujeres, niños, para que tomemos conciencia de lo que tenemos. Y lo otro triste es que aquí hay otro tipo de políticos que por conveniencia o porque tienen  algún arreglo con las pandillas no se atreven a tomar decisiones. Lo otro, y con justa razón lo puedo tolerar, es por miedo, por miedo a que las pandillas puedan atentar contra ellos no se atreven a tomar decisiones. Yo estoy convencido de que si hubiéramos 56 diputados con plena conciencia de que hay que hacer todo un andamiaje jurídico de reforzamiento a la Policía y al Ejército, el tema de las pandillas ya estuviera acabado en el país. Si dejáramos algunos de velar por los derechos humanos de los pandilleros. La FES (Fuerzas Especiales de Reacción El Salvador) comenzó a aplicar represión y lo que sucedió es que cambiaron al jefe de la FES. Cuando veo estas medidas que se toman a escala del Gobierno pienso mal y creo que hay algún tipo de arreglo electoral, y eso es lo que nos ha hecho daño, que la política se ha asociado en algunas cosas para potenciar a las pandillas.
 
¿Se refiere a la tregua?
A mí me han dicho jefes de Inteligencia policial, el repunte de las pandillas tuvo lugar con la famosa tregua. Eso los potenció, les daban armas, teléfonos, dinero, creyendo que esto los iba a tranquilizar o iban a calmarse, y lo que sucedió es que hoy en día el país es uno de los más violentos, donde hay advertencias de cuidado si se va a viajar a El Salvador. Yo amo a mi país, pero yo a cualquiera le digo que si va a venir a El Salvador que tenga cuidado, porque acá no se sabe, usted puede tener un marero a la par y no sabe que es marero. Se ha convertido en un lugar complicado para vivir porque no hemos tenido la voluntad para acabar con este problema, hay tantas situaciones que lo impiden. Hoy anda la señora relatora de los Derechos Humanos haciendo una visita a nuestro país, por denuncias de un grupo de personas de que se maltrata a los pandilleros en los centros penales. Me entrevisté con ella y lo que vi es que a ella la han informado mal sobre en qué consisten las medidas extraordinarias.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter