Lo más visto

“Es una falta de respeto venir a llorar por una niña (asesinada)”

Esa fue la frase que Lorena Peña utilizó ayer y que generó debate después de que Rodrigo Ávila solicitó un minuto de silencio por el asesinato de una niña de seis años y su madre. Contrario a otras ocasiones, a Peña le pareció “una vergüenza” que no se sepa el nombre de por quién se pide el homenaje.
Enlace copiado
Polémica.  Lorena Peña cuestionó que se pidiera un minuto de silencio por la niña de seis años asesinada el miércoles en la tarde y se desconociera su nombre.

Polémica. Lorena Peña cuestionó que se pidiera un minuto de silencio por la niña de seis años asesinada el miércoles en la tarde y se desconociera su nombre.

“Es una falta de respeto venir a llorar por una niña (asesinada)”

“Es una falta de respeto venir a llorar por una niña (asesinada)”

Enlace copiado
Ayer, la sesión plenaria de la Asamblea Legislativa tenía pocos minutos de haber iniciado. Era la número 90 de la legislatura 2015-2018, y como ya es costumbre, tras lograr el quorum, se piden modificar agenda para solicitar minutos de silencio por personas fallecidas. Muchas veces son familiares, amigos o miembros de los diferentes partidos políticos. Pero ayer se buscaba que ese minuto de silencio también fuera para la niña de seis años cuyo cadáver quedó tendido a menos de 1 metro de distancia del de su hermana mayor. Quedó tendido a la orilla de una calle polvorienta en del cantón Guadalupe de Nejapa, en San Salvador.

La petición la hizo el diputado Rodrigo Ávila, quien aclaró que hasta ese momento se desconocía el nombre de la menor y el de su hermana.

“Pido las disculpas por no conocer el nombre de estas personas, pero verdaderamente creo que es importante en esta mañana, en este minuto de silencio, que también aprovechemos que estas personas, esta niña de seis años, salvajemente asesinada...” Fue parte de la petición que Rodrigo Ávila hizo al pleno.

La petición provocó reacciones de inmediato. Todo porque si no se conoce el nombre de la persona fallecida, “no hay por qué llorar”. Así lo expresó la diputada y vicepresidenta de la Asamblea Lorena Peña. Segundos después de la petición de Ávila, intervino Peña y dijo: “Es una falta de respeto venir a llorar por una niña y ni siquiera molestarse en averiguar cómo se llama. Me da vergüenza, burlándose de esas familias y ni siquiera darse el trabajo de preguntar cómo se llamaban”.

El tema pasó del dolor humano, de la tragedia, de la inseguridad que a diario se vive en el país a un plan político. Los diputados entraron en una serie de señalamientos. Solo se trataba de un minuto de silencio por el asesinato de una niña a quien a sus seis años se le truncaron sus sueños y quien fue víctima colateral de las decisiones de adultos, pero los diputados comenzaron en una discusión estéril.

“Un llamado nada más, colegas, no perdamos la parte humana. Lo que el diputado Rodrigo Ávila acaba de decir es la parte humana”, siguió el debate el diputado del partido ARENA Carlos Reyes.

La respuesta vino del efemelenista Róger Blandino Nerio: “No instrumentalicemos políticamente el dolor de los salvadoreños”.

Lee también

Comentarios