Lo más visto

Más de El Salvador

Escuela funciona en precarias condiciones

Sus dos aulas son de lámina y madera. También carece de energía eléctrica, agua potable y servicios sanitarios.
Enlace copiado
Foto de LA PRENSA/Héctor Rivas Sofocante.  El centro escolar atiende a 49 estudiantes, quienes a diario tienen que soportar las altas temperaturas dentro de las aulas, lo que los desespera.

Foto de LA PRENSA/Héctor Rivas Sofocante. El centro escolar atiende a 49 estudiantes, quienes a diario tienen que soportar las altas temperaturas dentro de las aulas, lo que los desespera.

Enlace copiado

A unos 200 metros de la carretera Panamericana, en la jurisdicción de Ereguayquín, se encuentra el centro educativo del caserío Santa Lucía del cantón Los Encuentros. A primera vista no parece un centro escolar, ya que las dos únicas aulas que existen están construidas con láminas, madera y malla metálica.

Las altas temperaturas que hay dentro de las aulas desesperan a los 49 alumnos durante sus horas de clase.

Para contrarrestar el calor, los docentes no pueden utilizar un ventilador ya que la escuela también carece de energía eléctrica.

“Hace dos años Japón nos donó unos paneles solares para generar energía, pero el año pasado se nos dañó la batería y nos quedamos sin electricidad nuevamente. En marzo y abril que son muy calurosos saco a los niños al corredor o debajo de los árboles por el calor, los inquieta”, expresó Rosa Clementina Márquez de Martínez, directora del centro escolar y docente del aula integrada en la que se atiende a 27 niños de primero, segundo y tercer grado.

Además, el centro escolar no tiene agua potable. La directora aseguró que los niños tienen que llevar su botella de agua, y una empresa que vende agua purificada les regala un garrafón una vez por semana a cada aula para uso de los niños. Tampoco tienen servicios sanitarios, por lo que los niños hacen sus necesidades en una fosa.

La docente contó que el año pasado delincuentes hurtaron equipo y destruyeron algunos archiveros que eran utilizados para guardar los alimentos que les da el Ministerio de Educación.

“Este año ha sido de los más difíciles por tantas necesidades porque ni siquiera tenemos dónde guardar los alimentos”, dijo la directora, quien aseguró que hasta la fecha no han recibido los alimentos que entrega el ministerio por lo que los padres de familia donan los insumos para hacerle la comida a los niños.

La directora departamental de Usulután, Raquel Flamenco, manifestó que las reparaciones de algunos centros escolares usulutecos están enfocadas en aquellos que forman parte de los planes de prevención de violencia impulsados por el gobierno, por lo que escuelas como la del caserío Santa Lucía son parte de los análisis que hacen las autoridades centrales de Educación para priorizar obras de mejoramiento, sin dejar en claro si el centro escolar será intervenido.

Terreno
La escuela ya cuenta con un terreno propio que les fue donado, ubicado a un kilómetro de distancia del actual; sin embargo, no hay ningún proyecto concreto para su construcción.
 

Lee también

Comentarios