Lo más visto

Más de El Salvador

Escuelas recortan horario de clases por falta de agua

La escasez de agua potable en centros escolares del Gran San Salvador también ha provocado inconvenientes para poder preparar los alimentos que forman parte del programa de alimentación escolar.
Enlace copiado
Compra. La Escuela de Educación Parvularia de San Marcos debe comprar agua a camiones cisternas privadas, ante la escasez del servicio por parte de la ANDA.

Compra. La Escuela de Educación Parvularia de San Marcos debe comprar agua a camiones cisternas privadas, ante la escasez del servicio por parte de la ANDA.

Provisiones. Ante la escasez de agua, los alumnos del Instituto Nacional de San Bartolo, Ilopango, llenan recipientes plásticos para utilizarlos en los baños. Sin embargo, el poco suministro les afecta en las clases de laboratorio y por el alto costo para llenar una pequeña cisterna.

Provisiones. Ante la escasez de agua, los alumnos del Instituto Nacional de San Bartolo, Ilopango, llenan recipientes plásticos para utilizarlos en los baños. Sin embargo, el poco suministro les afecta en las clases de laboratorio y por el alto costo para llenar una pequeña cisterna.

insalubre. Un Estudiante DEL Centro Escolar Vicente Acosta, de Apopa, consume agua que proviene de unos tanques que abastece un padre de familia que cobra a precio de costo cada pipa: $25.

insalubre. Un Estudiante DEL Centro Escolar Vicente Acosta, de Apopa, consume agua que proviene de unos tanques que abastece un padre de familia que cobra a precio de costo cada pipa: $25.

Sin usar. El Instituto Nacional de San Bartolo cuenta con filtros para el agua; sin embargo, el deficiente servicio los ha llevado al desuso.

Sin usar. El Instituto Nacional de San Bartolo cuenta con filtros para el agua; sin embargo, el deficiente servicio los ha llevado al desuso.

Escuelas recortan horario de clases por falta de agua

Escuelas recortan horario de clases por falta de agua

Enlace copiado
Algunas de las escuelas de la periferia del Área Metropolitana de San Salvador (AMSS), la zona más golpeada por la escasez de agua potable, han optado por ajustar los horarios de clases a la disponibilidad del recurso hídrico: los días en que la sequía es más aguda, tienen que despachar a los alumnos antes de la hora de salida.

Hortencia Ventura, directora de la Escuela de Educación Parvularia de San Marcos, al sur del departamento de San Salvador, dijo que esa medida la tomaron la semana pasada, “debido a la dificultad para poder asear los baños”.

“Nos afecta por el riesgo con los niños, sin agua están propensos a enfermarse. En esa condición hay falta de higiene”, justificó la directora la medida de suspender clases. Ventura, además, dice que cuando no hay agua potable se nota una marcada inasistencia de los menores al kínder “porque la familia no tiene agua para lavar la ropa de los menores”.

La falta de agua potable en la zona no solo ha afectado a los alumnos más pequeños. Las autoridades del Instituto Nacional de San Marcos también suspendieron clases la semana pasada porque la escasez fue muy fuerte. Aunque no se trata de una medida que abarca a una jornada de clases total para los 900 alumnos del instituto, sí les ha tocado ajustar los horarios para que los muchachos puedan salir más temprano. Una acción que afecta el funcionamiento académico normal en los planes de estudio.

Más al oriente de San Salvador, en el Centro Escolar Colonia Anénoma, en San Martín, también han echado mano de un ajuste del horario de clases ante la escasez de agua. La semana pasada, según los docentes de ese centro escolar, hubo “varios días” en que los 303 estudiantes salieron de clases antes del horario normal: los de la mañana se regresaron a sus casas a las 10:30 a. m. y los del turno vespertino lo hicieron a las 3:30 p. m.

En Ilopango, el director del Instituto Nacional San Bartolo, Samuel Nefatlí Ventura Salvador, dijo que aún no han llegado a la reducción del horario de clases; pero señala que la afectación por la falta de agua potable provoca racionamiento en los baños.

“No nos podemos dar el lujo de despachar a los estudiantes, pero lo que hacemos es que la racionamos para las diferentes construcciones del instituto. Nos causa un gran inconveniente”, señaló el docente que tiene a cargo 1,800 estudiantes de bachillerato.

La falta de agua potable no solo afecta el aseo de las escuelas, también se ven con dificultades para preparar los alimentos que forman parte del refrigerio escolar: “Hubo días de la semana pasada que no pudimos cocinar para los estudiantes por la falta de agua”, dijo una maestra del Centro Escolar Colonia Anénoma, quien pidió no ser identificada.

Golpe a la ya debilitada economía escolar

La escasez de agua también impacta en la débil finanza de los centros escolares. Todos los docentes de distintas escuelas consultados para esta nota aseguraron que les ha tocado gastar del presupuesto escolar para poder paliar la escasez de agua. Una condición que se ha vuelto más crítica a partir de este año lectivo.

La directora Ventura dijo que casi todos los días deben comprar pipas para abastecerse y no dejar a los niños de la parvularia de San Marcos sin agua potable. Aunque no reveló la cantidad diaria que invierte para ello.

Quien sí lo hizo fue el director del Instituto Nacional de San Bartolo, Ventura Salvador, quien hizo números para explicar el gasto extra en agua: “Hay días es que debemos comprar 2 pipas de $60 cada una; son $120 cada día, dos o tres veces por semana. Hablamos de una cantidad enorme de dinero”, dijo el docente y director.

Ana Celia Palma, directora del Instituto Nacional de San Marcos, también aseguró que el gasto diario de agua para abastecer a la institución con camiones cisternas privadas puede llegar fácilmente hasta los $15.

El fin de semana pasado, la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) colocó tanques de almacenamiento de agua en algunas zonas del Área Metropolitana de San Salvador, como parte de los $3.5 millones que la declaratoria de emergencia le avaló utilizar para paliar la crisis.

Sin embargo, las escuelas consultadas dijeron que esos recipientes no fueron colocados cerca de sus instalaciones.

Marco Fortín, el presidente de la ANDA, volvió a presionar ayer a los diputados, tal como lo hizo la semana pasada al declarar la emergencia por la crisis de agua, para que aprueben los préstamos que la autónoma ha solicitado ante el parlamento: “Los tanques y las pipas son medidas temporales, mientras la Asamblea ratifica los préstamos para los proyectos”, dijo en una entrevista televisiva.

Fréderick Benítez, gerente de región central de ANDA, también dijo el fin de semana, cuando supervisó la colocación de los recipientes, que el problema principal de la crisis de agua potable que enfrenta la autónoma no es por falta de agua: “Si nos dijeran aquí está este dinero que está pidiendo la institución en la Asamblea, se solventa el problema”.

Tags:

  • agua
  • escasez
  • educacion
  • suministro
  • ANDA

Lee también

Comentarios