Estado salvadoreño desobedece sentencia sobre desaparición forzada de dos niñas en 1982

En marzo de 2015, la CIDH condenó al Estado salvadoreño por la desaparición forzada de las niñas Ernestina y Erlinda Serrano Cruz durante un operativo militar en 1982 conocido como la "guinda (huida) de mayo", en Chalatenango. Una miembro de Pro-Búsqueda, Elsy Dubón, también fue separada de su familia por el Ejército que decapitó a su padre en ese operativo y reclama que el Estado "sigue estando en deuda" con los familiares de los niños desaparecidos.

 

Enlace copiado
Victoria Cruz, madre de las niñas Erlinda y Ernestina Serrano Cruz desaparecidas en el operativo militar conocido como la

Victoria Cruz, madre de las niñas Erlinda y Ernestina Serrano Cruz desaparecidas en el operativo militar conocido como la "guinda de mayo" en Chalatenango, falleció sin conocer más sobre sus hijas. Foto tomada en 2003/LPG/Archivo.

Enlace copiado

La organización de derechos humanos Pro-Búsqueda señaló hoy que el Estado salvadoreño continúa en "desobediencia" de una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de 2015 sobre la desaparición forzada de 2 niñas en 1982.

"Las medidas de fondo como la investigación y determinación del paradero de las hermanas Serrano, el individualizar y sancionar a los responsables, no presentan mayores avances, por lo que se puede afirmar que el Estado salvadoreño en su conjunto continúa en desobediencia", dijo la miembro de Pro-Búsqueda, Elsy Dubón, a periodistas.

En marzo de 2015, la CIDH condenó al Estado salvadoreño por la desaparición de las niñas Ernestina y Erlinda Serrano Cruz durante un operativo militar en 1982, conocido como la "guinda (huida) de mayo", en el norte del país centroamericano durante la guerra civil (1980-1992).

Victoria Cruz murió sin conocer información ni obtener justicia por la desaparición de sus hijas Erlinda y Ernestina Serrano Cruz durante el operativo militar conocido como la "guinda de mayo" en Chalatenango. Fotografía tomada en 2003/LPG/Archivo

Dubón, quien fue separada de su familia por el Ejército durante ese operativo después de que unos soldados decapitaran a su padre en una emboscada contra población civil, añadió que el Estado "sigue estando en deuda" con los familiares de los niños desaparecidos y "con todas las víctimas de la guerra civil".

El director ejecutivo de Pro-Búsqueda, Eduardo García, destacó que a raíz de la sentencia de la CIDH, el Gobierno salvadoreño ha puesto a tres escuelas públicas el nombre de 3 niños desaparecidos, se ha incluido el tema en las clases y se señaló el 29 de marzo de cada año como el Día Nacional de la Niñez Desaparecida.

Suyapa Serrano, hermana de las desaparecidas Erlinda y Ernestina Serrano Cruz durante un operativo militar, conocido como la "guinda de mayo", en Nueva Trinidad, Chalatenango. Fotografía tomada en 2003/LPG/Archivo.

"Aún así, sigue siendo insuficiente enseñarle a las nuevas generaciones parte de lo ocurrido, cuando tenemos diputados insensibles", apuntó García, en referencia a la falta de la aprobación de una ley de reparación de las víctimas.

La organización Pro-Búsqueda, fundada en 1994 por el jesuita español Jon de Cortina, ha resuelto 442 casos de niños desaparecidos de 989 denuncias, y la mayoría han sido localizados con vida siendo adultos.

La estatal Comisión Nacional de Búsqueda de Niños y Niñas Desaparecidos durante el Conflicto Armado (CNB) estipula que, de los aproximadamente 10,000 desaparecidos que las organizaciones sociales calculan se dieron durante la guerra civil, entre 1,000 y 2,000 fueron niños y adolescentes.

Durante los 12 años de guerra, en la que se enfrentaron la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ahora en el poder como partido político, y el Ejército de este país, financiado por Estados Unidos, murieron unas 75,000 personas y desaparecieron otras 8,000, según cifras oficiales.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter