Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Debido a los daños o golpes que sufrieron, algnos ejemplares están condenados a permanecer el resto de su vida en el Centro Cuarentenario del MARN, porque no pueden valerse por sí mismos.
Enlace copiado
Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Estos animales engañaron a la muerte y ahora viven refugiados en La Unión

Enlace copiado
El único Centro Cuarentenario que tiene el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) en el país, ubicado en La Unión, constituye un hogar para diversos animales silvestres, de varias especies, donde se recuperan luego de haber sido decomisados, entregados voluntariamente o encontrados con golpes o fracturas.
La cantidad de animales que permanecen en dicho centro de rescate es cambiante, porque cada semana ingresan nuevos inquilinos, o salen para ser liberados en sus diferentes hábitat. 
 
Allí se les da tratamiento veterinario o se rehabilitan. Lamentablemente algunos están condenados a vivir sus últimos días en dicho lugar. 

La entrega del personal del MARN para atender a estos animales constituye una obra de amor por la fauna salvadoreña, que todos debemos cuidar.

En una visita de LA PRENSA GRÁFICA a dicho centro se observaron estos ejemplares:

Lechuzas de Campanario: fueron encontradas durante la demolición de un edificio viejo y las llevaron al MARN.


Se está esperando que cambien el plumaje de joven a viejo, para ser liberadas, porque no tienen ningún problema de salud o físico.  

Gavilán Gris: fue encontrado con un golpe en la cabeza y se presume que se lo ocasionó queriendo cazar. Al principio no quería comer y se tuvo que alimentar a través de sondas, pero ya empezó a comer solo y se está a la espera que cicatrice el golpe para liberarlo. 


Gavilán Gris: fue encontrado con una fractura en el ala provocado con una hondilla. Perdió el hueso de una de sus alas y no puede volver a unirse, a pesar que se le hizo una cirugía. No volverá a surcar los aires por la falta de hueso. 
 

Cocodrilo: fue extraído del río Goascorán, en La Unión, cerca de la frontera El Amatillo, luego de que vecinos lo observaron, luego que fuera publicado por LA PRENSA GRÁFICA. Tenía una laceración a la altura del cuello que pudo ser provocada con un alambre al estar en cautiverio. Su recuperación tardará tres meses, para luego ser liberado. 
 

Tags:

  • MARN
  • LaUnión
  • animales
  • refugio

Lee también

Comentarios

Newsletter