Lo más visto

Más de El Salvador

Evaluación para el desarrollo de capacidades productivas y ciudadanas

¿Cómo se evalúan los avances en capacidades productivas y ciudadanas desde los aprendizajes?
Enlace copiado
Enlace copiado
El Ministerio de Educación está trabajando desde 2009 en transformar la educación nacional para lograr el desarrollo de capacidades ciudadanas y productivas en la niñez y la juventud. Estas capacidades son potencialidades que se desarrollan a partir de la articulación de competencias (saber hacer concreto), conocimientos (diferentes disciplinas científicas, humanísticas y artísticas), habilidades (racionalidades y destrezas) y modos de ser (emociones, valores y carácter) con los cuales los niños y los jóvenes puede encarar situaciones complejas que les presenta la vida cotidiana en sus diferentes dimensiones (interpersonales, familiares, comunitarias, económicas o políticas). Estas capacidades se refieren a la construcción de un ciudadano responsable y comprometido con el desarrollo de la sociedad, mientras que las productivas se refieren a los recursos, herramientas y habilidades que se tienen para hacerse medios de vida dignos.

Este replanteamiento implica un viraje en lo que estamos haciendo en la escuela en términos de enseñanza y aprendizaje en todas las áreas curriculares y modalidades educativas, es decir, en una redefinición de lo que enseñamos, cómo lo enseñamos y aprendemos, y cómo lo evaluamos. Educar para el desarrollo de capacidades implica ir más allá de la transmisión de contenidos hacia la construcción de habilidades y competencias cognitivas, comunicativas y emocionales. Esto supone un nuevo modo de evaluar los aprendizajes donde el foco de atención ya no solo son los contenidos de conocimiento, sino los modos con los que los estudiantes aplican los conocimientos y aprendizajes a situaciones de la vida cotidiana.

Con la nueva cultura de la evaluación que estamos proponiendo, los resultados no pueden estar elaborados solo para retroalimentar a las instancias técnicas del ministerio; más bien deben estar constantemente al servicio de la planificación escolar, la gestión pedagógica y curricular, y el diseño de la oferta para la formación continua del profesorado. La evaluación de los aprendizajes también debe ser significativa para los estudiantes, para la familia y las comunidades; los resultados deben posibilitar una mejor comprensión de las necesidades de desarrollo ciudadano y productivo para la construcción de ambientes escolares, familiares, comunitarios pacíficos y armoniosos.

Los docentes del sistema son los garantes de la nueva educación y la nueva forma de evaluar los aprendizajes, de allí que se hagan los esfuerzos necesarios para fortalecer sus competencias disciplinares, pedagógicas, metodológicas, éticas y tecnológicas desde el Plan Nacional de Formación Docente. Asimismo, se desarrollan los cambios curriculares que responden a las necesidades de la sociedad salvadoreña con el proyecto ESMATE (Proyecto de Mejoramiento para la Enseñanza de la Matemática), la producción de nuevos libros de texto y el desarrollo de nuevos enfoques.

Mediante la colaboración entre LA PRENSA GRÁFICA y el Ministerio de Educación, los martes y jueves, los docentes, estudiantes, padres y madres de familia podrán conocer en este espacio la visión del MINED, estrategias de evaluación, propuestas metodológicas y los resultados de las pruebas trimestrales. Con estas publicaciones ponemos a disposición una herramienta que mediante la reflexión y acción contribuya al desarrollo de capacidades productivas y ciudadanas.

Lee también

Comentarios