Exigen mayor atención del Estado a la niñez y la adolescencia

CONNA pide que el Ejecutivo y Estado adopten medidas concretas para superar los déficits en la atención a la niñez y adolescencia. UNICEF llama a respetar la vida e integridad de este sector, el más vulnerable de la población.
Enlace copiado
Exigen mayor atención del Estado a la niñez y la adolescencia

Exigen mayor atención del Estado a la niñez y la adolescencia

Exigen mayor atención del Estado a la niñez y la adolescencia

Exigen mayor atención del Estado a la niñez y la adolescencia

Enlace copiado
El año 2014 no fue uno de los mejores para las niñas, niños y adolescentes (NNA) de El Salvador. Así lo calificaron el Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONNA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

La violación a la integridad personal de la niñez y adolescencia, entiéndase por el irrespeto a la vida y amenazas a sus derechos, fueron detonantes para que UNICEF manifestara su indignación y profunda preocupación por la incesante continuidad y el recrudecimiento en los altos índices de criminalidad y violencia contra niñas, niños y adolescentes.

“Esta situación de grave riesgo de seguridad es una de las cosas que más nos preocupa... El alto índice de adolescentes que pertenecen a pandillas y el alto índice de adolescentes que son víctimas de la violencia delincuencial y que además se convierten, lamentablemente, también en victimarios porque algo está fallando en el sistema”, dijo la directora ejecutiva del CONNA, Zaira Navas, al analizar la situación que atravesó este sector población en 2014.

Los datos analizados en las Juntas de Protección de la Niñez y de la Adolescencia, en el período de enero a octubre de 2014, son un reflejo de lo vivido el último año. Las 15 juntas atendieron en esos 10 meses un total de 12,183 casos de vulneraciones o amenazas a los derechos de las niñas, niños y adolescentes. Acá, el derecho a la integridad personal fue el más denunciado por su presunta amenaza o violación equivalente a 9,403 casos (77 %).

Le sigue el derecho a la salud con 1,053 casos (9 %), la protección especial frente al traslado y retención de ilícitos con 903 casos (7 %), 310 casos de vulneración al derecho a la educación y cultura (3 %), el derecho a la vida con 208 casos (2 %) y 306 de otros (2 %).

“La violencia sexual sigue siendo el segundo problema más grave para la niñez y la adolescencia: representa el 30 % de los casos que conocemos en juntas de protección. En su mayoría son niñas y adolescentes, pero también los niños y adolescentes han sido víctimas de violación y abusos sexuales... Estos son como los problemas más sentidos y más graves”, explicó Navas.

Los datos de las juntas de protección revelan que la mayor cantidad de población atendida es la adolescente, de 13 a 18 años, al apoyar 4,970 casos (36.3 %) y las niñas de cero a 12 años, con 2,931 casos (21.4 %).

Los asesinatos

Ante este tipo de situaciones en contra de la niñez en 2014, un año donde se cometieron muchos asesinatos de niños y adolescentes, el representante de UNICEF en El Salvador, Gordon Jonathan Lewis, consideró en mayo como “indignante el asesinato de un niño, o la violación de una niña, actos inaceptables que alejan cada vez más al país de su búsqueda de la paz y cohesión social que tanto necesita”.

En su momento, UNICEF hizo mención al Gobierno y a la población que no era la primera vez que el país se enfrentaba a una crisis de esta naturaleza, ya que en los primeros seis meses de 2012 el asesinato de numerosos estudiantes en o cerca de sus centros escolares abatió al país.

En junio de 2013, la representante especial del secretario general de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños, Marta Santos Pais, analizó la situación que se vivía en ese momento en El Salvador y la resumió diciendo que la violencia “no se trata como que fuera una emergencia, como que fuera una crisis, como que fuera una preocupación dramática y prioritaria. Es fundamental que la opinión pública y las instituciones del Estado reconozcan el imperativo de considerar esta temática no solo como un termómetro de la forma como se está tratando de garantizar los derechos de la niñez... Pero como se está comprometiendo el desarrollo del país. Lo veo de emergencia, pero como una prioridad al mismo tiempo”.

Más violento contra su niñez

Pese a ello, la respuesta del Estado no ha sido de una manera completa la esperada por las instituciones garantes de los derechos de la niñez y adolescencia en El Salvador.

Este año, UNICEF dio a conocer en su informe en el marco del Día del Niño 2014 (1.° de octubre), que El Salvador había sido calificado como el país más violento del mundo contra su niñez. Basado en datos de 2012, presentó en resumen el análisis estadístico de la violencia contra los niños: “Ocultos a plena luz”.

El Salvador encabezó la lista de países con tazas más elevadas de homicidio de niños y adolescentes menores de 20 años, le siguieron Guatemala y Bolivia.

Para la directora ejecutiva del CONNA, las pandillas y la violencia común son dos factores que no permiten que la niñez avance en El Salvador.

“Un componente grave de especial preocupación es la situación de violencia social que atraviesan las niñas y los niños; por un lado el acoso de las pandillas, de la violencia delincuencial... El tema de que los niños no puedan vivir libres en determinados territorios porque se vean amenazados. Es importante que haya un consenso de país, entre familias, Estado y sociedad, para superar este tema... solo el Estado no lo va a hacer y mucho menos solo las familias”, reflexionó Navas.

Para el CONNA, otro de los principales problemas que minó a las familias salvadoreñas fue la migración irregular, con mayor incidencia de niñas y niños; ya fuera por reunificación familiar o la situación de violencia en el país, ambas causas igual preocupan a la institución rectora de los derechos de la niñez y adolescencia.

Ante esto, las esperanzas del CONNA es que para el próximo quinquenio haya un compromiso para la generación de oportunidades de las familias y evitar de esta forma la desintegración y migración.

“Hay esperanza de que vamos por un rumbo diferente. El CONNA está participando en el Consejo Nacional de Seguridad y en ello las niñas y los niños han sido puestos como prioridad en las acciones que el consejo está planteando y esto implica que como Estado estamos dándole una mirada distinta al problema de la seguridad en el país”. Enfatizó Navas.

Las exigencias

Por su parte, UNICEF mantuvo su discurso: el Gobierno y todas las estructuras del Estados deben poner ya todo el peso presupuestario, político y programático a la ley, la política y el Sistema de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia.

El representante de UNICEF en el país lo resumió diciendo: “Ante esta realidad social, al Estado salvadoreño le queda mucho más por hacer para garantizar que todo niño, niña o adolescente viva en un país que lo considere y trate como completo sujeto de derechos”.

La obligación del Estado, de generar políticas de inclusión social, particularmente para los adolescentes y jóvenes, quienes ya sufren de una doble victimización: por un lado, son vistos por la sociedad como violentos y, por otro lado, sufren profundamente de carencias de oportunidades sociales y económicas.

Tags:

  • niñez
  • adolescencia
  • unicef
  • conna
  • derechos
  • violencia
  • gobierno

Lee también

Comentarios

Newsletter