Lo más visto

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

A la fecha, las mansiones de la familia Guirola, construidas en Santa Tecla, continúan como un enigma y entre las leyendas urbanas de El Salvador. Guías turísticos cuentan relatos que afirman que las casas están embrujadas. LPG Multimedia decidió visitar dos de las residencias Guirola para encontrar pistas sobre este misterio.
Enlace copiado
Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Experiencias paranormales en la mansión Guirola

Enlace copiado
Uno de los sucesos inexplicables entre la población salvadoreña ocurrió en&nbsp; 2001,&nbsp; un extraño enigma sobre la mansión Guirola, la enorme casa construida aproximadamente en&nbsp; 1866, en la zona de Las Colinas, en Santa Tecla. El 13 de enero de ese mismo año ocurrió uno de los desastres&nbsp; más trágicos en la historia&nbsp; del país: un fuerte terremoto de magnitud 7.7 en la escala de Richter, donde fallecieron más de 900 personas.&nbsp; El fenómeno natural provocó un deslave de tierra en la Cordillera del Bálsamo que acabó con toda una comunidad, murieron 485 personas,&nbsp;&nbsp; justo en la zona&nbsp; en donde está ubicada&nbsp; la mansión; sin embargo, por solo unos metros,&nbsp; la antigua construcción quedó&nbsp; intacta&nbsp; y dio paso a una leyenda urbana.<br /> <br /> <h4> Visitas paranormales&nbsp;</h4> El equipo multimedia de La Prensa Gráfica visitó dos de las mansiones de la familia Guirola para comprobar&nbsp; mitos como que&nbsp; las casas están embrujadas y&nbsp; que en ellas habitan seres sobrenaturales. La primera residencia en ser visitada fue la casa ubicada en la colonia El Paraíso, en Santa Tecla.<br /> <br /> Al entrar, el ambiente era tenso, un olor a húmedo se sentía a cada paso y un clima frío albergaba el lugar. Recorrimos cada rincón de la mansión y sin explicación alguna, parecía que algo o alguien nos miraba desde el interior de una de las habitaciones. La cámara de video grabó de inmediato pero no se observó nada, simplemente percibíamos una presencia extraña. Decidimos dejar la casa porque la noche empezaba a caer y todavía faltaba dirigirnos a la segunda mansión, en Las Colinas.<br /> <br /> <img alt="ER-35361.JPG" src="~/getattachment/Content/2016/10/31/Experiencias-paranormales-en-la/ER-35361.JPG.aspx" /><br /> <br /> La residencia Guirola, de la colonia Las Colinas, en Santa Tecla, fue&nbsp; nuestro próximo destino; exactamente la casa que no sufrió mayores daños a raíz del terremoto de enero de 2001. Al encontrarnos frente a la mansión un hombre se acercó a nosotros, era el responsable de cuidar la casa, a quien muchos llaman &quot;Don Lulu&quot;. Un señor aproximadamente de 60 años, de estatura pequeña y piel morena es quien&nbsp; ha vigilado la mansión desde hace mucho tiempo.<br /> <br /> Don Lulu fue nuestro guía para mostrarnos el interior de la antigua construcción en medio de la oscuridad. Empezamos el recorrido conociendo las habitaciones de la primera planta, pero misteriosamente, al igual que en la visita de la mansión anterior, en la colonia El Paraíso, el ambiente empezó a ponerse cada vez más tenso: un olor a húmedo se sentía en cada área que entrabamos y un frío inexplicable nos erizaba la piel de forma extraña.&nbsp; &quot;Así dicen todos al entrar aquí, que el clima esta heladito, que hace mucho frío y que huele a húmedo. Otros dicen que huele ha muerto, pero es normal. Aquí todos los días son así, tal vez es porque nunca he tenido luz y porque la casa está vacía&quot;, expresó Don Lulu.<br /> <br /> Abajo conocimos la sala principal, la biblioteca, el ex bar de la casa, las habitaciones de las empleadas domésticas y un baño. El resto&nbsp; se encontraba cerrado. Después decidimos ir al segundo piso. Mientras caminábamos en las gradas para llegar hasta esa etapa, encontramos un especie de altar con esculturas que formaban un concepto confuso, era una mezcla entre religión, figuras sobe la Navidad, infancia y naturaleza. De inmediato buscamos a Don Lulu para preguntarle el significado, pero sin darnos cuenta, él había desaparecido.<br /> <br /> Solos, en la segunda planta, abríamos y cerrábamos las habitaciones, únicamente aquellas con acceso, porque algunas estaban selladas debido a las historias que han guardado durante varios años. Luego caminamos a la terraza, ahí habían tres sillas donde se dice descansaban los dueños, a quienes les gustaba admirar sus tierras desde lo alto: la antigua ciudad de Santa Tecla.<br /> <br /> La noche había llegado, así que sin más investigaciones concluimos la visita. Decidimos salir del lugar y fue entonces cuando escuchamos golpes en las paredes, algunos sonidos eran incomprensibles, parecían venir de la parte de atrás de la casa. De pronto empezamos a sentir de nuevo la sensación de que alguien nos observaba. Buscábamos rápidamente la puerta principal y nos marchamos. Esa presencia nos acompañó hasta el portón inicial de la mansión.<br /> <br /> <img alt="ER-35415.JPG" src="~/getattachment/Content/2016/10/31/Experiencias-paranormales-en-la/ER-35415.JPG.aspx" /><br /> &nbsp;<br /> <h4> La leyenda Guirola</h4> Se cuenta que el primer miembro de la familia Guriola fue Rafael María, un hombre de origen español que residió&nbsp; en Zacatecoluca,&nbsp; departamento de La Paz, en el siglo XIX. De apariencia elegante y carácter fuerte, terminó por conquistar a una mujer, casándose con ella en 1826 y quien le dio su primer hijo, el cual llamaron Ángel Guirola.<br /> <br /> Al parecer, cuando Ángel creció se enamoró de Cordelia Duke Alexander, una jamaiquina, practicante de la santería&nbsp; con quien contrajo matrimonio y quien, según la leyenda,&nbsp; lo sedujo a pactar con el diablo para así tener riquezas en abundancia. Sorprendentemente después del supuesto rito satánico los Guriola se convirtieron en una de las familias más poderosas del país: dueños de tierras cafetaleras, incontables propiedades, incluyendo el municipio de Santa Tecla.<br /> <br /> El escritor Marvin Galeas, narró que cuando ocurrió el terremoto de enero de 2001, en la mansión Las Colinas, se encontraban Cynthia Guirola y su madre, Amelia Shields de Guirola, conocida como Mimi.<br /> <br /> Sobre su esposo se dice que fue el señor Eduardo Guirola Valverde, un hombre quien falleció&nbsp; en Francia recién había nacido su hija Cynthia. Un viaje que tuvo que realizar debido al funeral de una hermana, que extrañamente murió.<br /> <br /> Galeas comentó que Cynthia tenía dos hermanos: Eduardo, quien fue secuestrado y asesinado en la guerra y Tomás, quien todavía vive. El escritor también expresó que Mimi falleció de vejez en 2002, a la edad de 81 años, y que su hija Cynthia murió en&nbsp; 2008&nbsp; debido al consumo de drogas.<br /> <br /> <img alt="ER-35425.JPG" src="~/getattachment/Content/2016/10/31/Experiencias-paranormales-en-la/ER-35425.JPG.aspx" />

Tags:

  • guirola
  • santa tecla
  • paranormal

Lee también

Comentarios