Experto considera que solución a problemas está en las familias

Álvaro Sierra dice que la familia y sociedad están abandonando a los niños a su suerte, espacio que aprovechan las pandillas para ganar terreno.
Enlace copiado
Experto considera que solución a problemas está en las familias

Experto considera que solución a problemas está en las familias

Experto considera que solución a problemas está en las familias

Experto considera que solución a problemas está en las familias

Enlace copiado
Hace aproximadamente cinco años, el colombiano Álvaro Sierra Londoño se dedicó a escribir sobre lo que está pasando realmente en la vida familiar y que está llevando a los matrimonios a la disolución, algo que para él (el divorcio) es un certificado de defunción. Eso lo deja en claro su libro “Pero... ¡Si nos queríamos tanto! Claves para una relación duradera” que presentará mañana a las 7:00 de la noche en el auditorio FEPADE.

Para Sierra Londoño hay cerca de 20 a 22 conflictos frecuentes que llevan a la familia al fracaso y es la forma en la que las personas asumen el trabajo, las relaciones con la familia política (suegros, cuñados, etc.), ya que genera un grave daño a los matrimonios.

“De alguna manera se ve con cierto desdén lo que sucede al interior de la casa, no se le concede el tiempo que requiere y por tanto los lazos que hay entre marido y mujer, entre padres e hijos, son lazos supremamente frágiles que se rompen frente a cualquier dificultad que se presente”, dijo a LA PRENSA GRÁFICA el experto sudamericano.

Sierra Londoño es orientador familiar, especialista en educación y asesoría familiar, y profesor investigador del Instituto de la Familia de la universidad de La Sabana, en Colombia.

Su experiencia le hace destacar que “lo que está sucediendo en los hogares interesa a todos, porque según sea la familia, tal es la sociedad... La realidad de las familias se refleja en la sociedad. Me estoy dando cuenta que nuestros problemas sociales (en muchos países) tienen un origen que emana de las familias”.

LA PRENSA GRÁFICA le consultó al especialista sobre las consecuencias que trae la falta de afectividad por parte de los padres, familiares, hacia las niñas, niños y adolescentes (NNA), un tema que le apasiona al colombiano y del cual habla en su libro: “La afectividad. Eslabón perdido de la educación”.

“Hoy en día todo el peso de la educación descansa sobre la escuela, sobre la universidad y se desprecia olímpicamente la educación familiar; sin embargo, la verdadera educación es la familiar, lo demás es una tarea subsidiaria. Hoy en día para un padre es más importante un colegio bilingüe que una buena educación familiar... Esto es el cáncer de la educación: no estamos entendiendo que la estructuración de la esfera afectiva es privativa de la vida familiar”, dijo Sierra Londoño al considerar que es más importante para los padres darle otras cosas a sus hijos que mostrar un verdadero interés en educarlos.

Sierra Londoño coincide con su compatriota Francisco Cajiao, quien considera que la responsabilidad sobre la educación básica de niños y jóvenes es una competencia colectiva que no corresponde solamente a la escuela; hoy en día, niños y jóvenes son testigos y consumidores del acontecer, de lo que ven y oyen en las redes sociales, por lo cual entra en disyuntiva el tipo de incidencia que tiene en ellos esto y la parte educativa.

Para el conferencista, quien se encuentra por primera vez en El Salvador, se le ha usurpado a los padres de familia su capacidad educativa, ya que “los medios de comunicación han hecho mucho daño dando por hecho que el padre de familia no puede educar. Tenemos a los padres de familia asustados frente a su responsabilidad y depositándola en otros. Las personas que están accediendo a la educación supuestamente mejor son los líderes en nuestros países y son los que sostienen un estado de corrupción absurdo, porque estamos confundiendo el tecnicismo educativo con la buena educación”.

El colombiano considera que la familia y la sociedad abandona a su suerte a la niñez y juventud y lo resume diciendo que “las pandillas están captando buena parte de nuestra juventud, porque el liderazgo que estamos llamados a ejercer los padres de familia y los educadores no existe, por lo que los niños buscan el liderazgo y valores en la pandilla”.

Lee también

Comentarios

Newsletter