Expertos tratan de frenar al gorgojo descortezador

En el oriente de El Salvador, la plaga del gorgojo descortezador ha afectado de gran manera, no así la zona de Chalatenango; sin embargo, tras ese ejemplo devastador de árboles en la zona oriental, es en la parte más fresca de El Salvador donde se busca prevenir que suceda esto.
Enlace copiado
Expertos tratan de frenar al gorgojo descortezador

Expertos tratan de frenar al gorgojo descortezador

Enlace copiado
 A mediados de 2016 el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) logró controlar en un 80 % el avance de esa plaga en el bosque conífero de la cordillera de Morazán y La Unión. En los municipios de Torola, San Fernando, Perquín, Arambala, Joateca, Jocoaitique, Osicala y Corinto, todos del departamento de Morazán, se talaron aproximadamente 3,500 árboles de pino que fueron afectados por el gorgojo. En Nueva Esparta, Polorós y Conchagua, los tres del departamento de La Unión, se derribaron 1,500.

Stefan Gatter, un ingeniero forestal miembro de la delegación de científicos de Alemania que están de visita en el país, estuvo ayer con sus acompañantes en Las Pilas, Chalatenango, para verificar las afectaciones por la plaga del gorgojo.

“En forma general, no hay estos brotes tan masivos. No puedo decir cómo era antes (años atrás), pero ahora no hemos visto una afectación masiva”, explicó Gatter.

En su visita a Chalatenango se encontró otro tipo de plaga perteneciente al grupo ips, que tiene cerca de 54 especies; aunque de menor impacto, causan afectación a los árboles.

La visita de los científicos tiene como objetivo conocer la situación de El Salvador con respecto a la afectación de las plagas. Han ofrecido analizar la genética de estos insectos y ver –a través de técnicas– cómo se pueden controlar de una mejor manera.

Respecto de la visita, Lety Méndez, asesora de la Vicepresidencia de la República, dijo que es de gran importancia para el país, ya que en esa zona está asentada la cuenca del río Lempa. “Es vital controlar la plaga como la que se dio en Perquín, donde se tuvieron que cortar árboles enfermos”, agregó.

Y esto ya ha sucedido en Chalatenango. Según el propietario del Hotel La Palma, Salvador Zepeda, desde 2015 se profundizó esta situación; según les han dicho, se debe a la contaminación en todo el mundo y el cambio climático, lo cual hace que el gorgojo se reproduzca y se multiplique exponencialmente.

El hotel, de 3.5 manzanas de bosque de pino, se ha visto afectado en un 70 % por la plaga del gorgojo. “La frescura que da el microclima es lo que desea el turista, pero con la llegada del gorgojo los pinos comienzan a secarse, a morirse, se tienen que botar y eso se vuelve desértico”, lamentó Zepeda. La zona sobrepasa los 2,000 metros sobre el nivel del mar y ya se han caído 20 árboles que no sirven para nada.

Gatter explicó que cuando un árbol es atacado por estos insectos, primero se defiende: echa resina. “Por un lado hay factores que el hombre no puede influenciar, por ejemplo, el cambio climático y el tiempo. Cuando hay sequía, son factores que no puede influenciar el agricultor. También, los incendios debilitan el bosque y para los insectos es mucho más fácil atacarlo. Ese es uno de los puntos donde se puede prevenir”, manifestó.

Para esto, los alemanes brindaron ciertas técnicas a los lugareños para poder identificar cuándo un árbol ha sido atacado por el gorgojo o alguna clase de ips. Una de ellas es talar un árbol afectado y “rayarlo”, como le llaman a la técnica, para evitar que las plagas proliferen a otros árboles de la zona y lograr así controlar la afectación.

Tags:

  • pinos
  • gorgojo descortezador
  • alemanes

Lee también

Comentarios

Newsletter