Lo más visto

Extienden dos años proyecto de seguridad alimentaria

La primera fase duró un año (de mayo de 2016 a mayo de 2017), con la participación de 250 hogares en comunida-des del departamento de Usulután.
Enlace copiado
Extienden dos años proyecto de seguridad alimentaria

Extienden dos años proyecto de seguridad alimentaria

Enlace copiado
Las comunidades 14 de Julio y El Carmen están en la zona del Bajo Lempa, Usulután, donde, por tradición, se siembra maicillo, maíz y frijol; sin embargo, desde hace un año más de 200 familias se encuentran cosechando frutas y hortalizas en pequeñas parcelas dentro de sus hogares, gracias al proyecto “Asociatividad, resiliencia y mercados para las pequeñas y los pequeños productores”.

Ante los buenos resultados de este, los cooperantes han decidido prolongarlo dos años. Inició en mayo de 2016, bajo responsabilidad del Programa Mundial de Alimentos (PMA) con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el apoyo técnico del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) y con financiamiento de la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo.

Según Cesare Colombo, experto en cooperación de la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo en El Salvador, para la segunda fase, de la cual no se dieron mayores detalles, uno de los retos es que los beneficiados continúen involucrándose, también eliminar el miedo que tienen para entrar en el sistema financiero del proyecto.

Colombo comentó: “Hablando con ellos (beneficiados), nos decían que antes no podían (cumplir) con los préstamos porque a veces firmaban para tal cantidad y luego tenían que devolver el doble”. Por lo tanto, aseguró que como cooperación han reducido significativamente las tasas de interés, para que la población siga incluyéndose.

De acuerdo con el coordinador de la División de Acceso a Mercados del PMA, Alexis Rampa, lo que pretenden concretar a largo plazo es que los beneficiarios puedan vender sus productos en las siete tiendas comunitarias que se encuentran entre las comunidades de San Agustín, San Francisco Javier y Ozatlán. “Estamos fortaleciendo estas tiendas comunitarias para equiparlas mejor, adecuarlas de mejor manera y acercar muchos productos a las comunidades para que las personas no se trasladen en una hora o una hora y media al mercado central de Usulután, y así que puedan abastecerse desde estas”, comentó.

Lo alcanzado y la expectativa

La primera fase del proyecto de seguridad alimentaria concluye este mes, para la que la Agencia Italiana de Cooperación asignó casi $800,000, teniendo un total de $982,628 para ambas fases.

Entre los logros de la primera se encuentra la producción de hortalizas como chile, pipián, ejote, pepinos y berenjenas.

Algunos de estos productos son cosechados por Maritza Cisneros, una de las involucradas en el proyecto, quien consideró que “debería continuar (el proyecto) y que cada quien se anime a realizarlo de forma individual”.

Actualmente, según el PMA, el 90 % de los 250 hogares involucrados en un principio continúan en el proyecto, de los cuales 226 reciben asistencia alimentaria.

Para los dos años por venir, la cooperación italiana asignó $187,084, cuyo destino será la mejora de las tiendas comunitarias y seguir otorgando asistencia técnica especializada para la agricultura en la zona.

Esta asistencia alimentaria que reciben los participantes del proyecto consiste en la entrega, por parte del PMA, de tarjetas inteligentes cada tres meses. “Las tiendas comunitarias se convierten en un punto de canje para que los beneficiarios compren ahí sus alimentos”, explicó Rampa.

El PMA también desarrolla talleres de buenas prácticas alimentarias y cocina. Carlos Guevara, asistente a estos talleres, expresó que le había gustado la experiencia y que esperaba que se repitiera. “Es importante que nos estén enseñando (sobre) la manipulación de alimentos que estamos cosechando”, dijo. Todos los asistentes opinaron de igual forma al término de los talleres.

Índices nacionales

A finales de 2016 el índice de seguridad alimentaria en El Salvador indicaba que 50,000 hogares habían tenido una mejora en esta área. Esto según datos del Programa Mundial de Alimentos. De acuerdo con los resultados del monitoreo realizado el año pasado por la misma instancia, el departamento con mejoras significativas fue Morazán.

Sin embargo, otro de los datos que arrojó la investigación fue que, para finales de 2016, 42,000 hogares ubicados en las zonas central y paracentral del país continuaron en situación de inseguridad alimentaria. Según datos del PMA, entre los factores que afectan a estas familias están “la dificultad de obtener ingresos suficientes para obtener alimentos, los años consecutivos de pérdidas y la dificultad de movilidad por temas de seguridad”.

El fenómeno de El Niño durante la primera mitad del mismo año influyó de manera negativa en el ciclo agrícola debido a la postergación de la siembra de primera por parte de los agricultores, teniendo como consecuencia la escasez de granos básicos.

La Agencia Italiana de Cooperación tiene destinados actualmente para diversos proyectos en nuestro país, no solo en agricultura, $60 millones, los cuales se utilizan para fortalecer las áreas de justicia juvenil, educación, desarrollo rural y sostenibilidad alimentaria, género y riesgos naturales.
 

Tags:

  • Usulután
  • Jiquilisco
  • PMA

Lee también

Comentarios