FAES pierde a otros dos soldados por ataques de grupos terroristas

Durante este año han sido asesi- nados 21 elementos castrenses, de distintos rangos. Solo entre el miércoles y jueves de esta semana suman tres los hechos criminales.

Enlace copiado
FAES pierde a otros dos soldados por ataques de grupos terroristas

FAES pierde a otros dos soldados por ataques de grupos terroristas

Enlace copiado

Dos elementos de la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) fueron asesinados el miércoles en la noche y ayer en la mañana, por integrantes de grupos criminales, en El Paraíso (Chalatenango) y Apaneca (Ahuachapán). Estas dos bajas castrenses se suman a otra, también por ataque de pandillas, reportada el miércoles, siendo la víctima un subsargento del Comando de Ingenieros.

Respecto al homicidio cometido en El Paraíso, la Policía informó que un soldado destacado en la Cuarta Brigada de Infantería, en dicho municipio, fue ultimado con arma de fuego cuando iba en una motocicleta hacia el cantón San José de la cabecera departamental, a la altura del tiangue municipal, cerca de la carretera Longitudinal del Norte.

La víctima fue identificada como Marvin Alexánder Menjívar Aguilar, de 22 años, quien se encontraba de licencia. El cuerpo quedó bajo la motocicleta.

El segundo soldado asesinado fue Luis Alberto Zúniga Gómez, de 21 años, atacado cuando descansaba en su vivienda ubicada en el caserío Pretoria del cantón Taltapanca, municipio de Apaneca, Ahuachapán, según informaron fuentes policiales.

Fuentes de la institución castrense explicaron por su parte que Zúniga Gómez tenía dos años de ser miembro de la FAES y se encontraba de alta en el Destacamento Militar Número 7 (DM-7), con sede en Ahuachapán. Agregaron que desde el domingo pasado se encontraba descansando y se debía presentar en su lugar de trabajo hoy.

Con el homicidio de Zúniga Gómez totalizan 21 bajas militares a manos de la delincuencia durante este año, confirmaron ayer fuentes de la Fuerza Armada. También ha habido diversos ataques a familiares de elementos destacados en tareas de seguridad pública y administrativos, incluyendo militares.

En la escena del crimen en contra del soldado Zúniga fue encontrada munición de pistola calibre 9 milímetros, además de cartuchos de escopeta 12 milímetros, explicaron los agentes policiales que llegaron a realizar la inspección.

Atacado en la cama

De acuerdo con las primeras investigaciones, un grupo de cinco sujetos, vistiendo ropas oscuras y cubriendo el rostro con gorros pasamontañas, sometieron a unos familiares del militar. Los parientes se dedicaban a realizar labores domésticas a esa hora.

Los homicidas lograron ingresar a la vivienda del soldado, hecha de madera y láminas, a través de una puerta ubicada en el costado norte, y al encontrar al soldado en una de las camas le dispararon en reiteradas ocasiones. El cadáver también tenía heridas de arma cortopunzante.

El crimen es atribuido a integrantes de una banda de asaltantes y homicidas que son buscados por al menos otros cinco asesinatos cometidos en Salcoatitán, Sonsonate y Apaneca.

“Desde hace varios días se había notado en la zona la presencia de sujetos que pertenecen a una banda que se dedica a asaltar y se les han atribuido varios crímenes. No se descarta que ellos fueran los que mataran al soldado Zúniga Gómez”, expresó uno de los investigadores de la PNC.

Horas después de cometido el crimen se desplegó un operativo de búsqueda, en el que participaron 30 elementos del DM-7, en coordinación con 20 miembros de la PNC provenientes de Ataco, Ahuachapán y Apaneca.

Al cierre de esta nota se informaba que se había capturado a dos de los supuestos participantes del homicidio del soldado. La Policía confirmó que este crimen fue el noveno que se registra este año en el municipio de Apaneca.

Torturado

Por otra parte, el cadáver de un hombre que no fue identificado, con signos de tortura, fue abandonado ayer en horas de la madrugada en los alrededores de la plaza Cristo de la Paz, en la autopista al Aeropuerto Internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero, Comalapa.

El cadáver fue encontrado en el sentido de la vía hacia San Salvador, en el kilómetro 9. La víctima, según las autoridades, tenía entre 40 a 50 años de edad. El cuerpo estaba envuelto en una sábana, desnudo y amarrado con lazos.

Otra muerte violenta fue reportada ayer en el cantón Tierra Colorada, en Tepecoyo, La Libertad, donde fue hallado el cadáver de Ana de Jesús Mejía de Barrientos, quien fue asesinada con arma de fuego por pandilleros.

De acuerdo con fuentes de la PNC, el crimen fue cometido aproximadamente a las 6:30 de la mañana, cuando la mujer aparentemente comía. Sobre los móviles del ataque, la PNC dijo no tener certeza.

Lee también

Comentarios

Newsletter