Lo más visto

FGR señala fuga de información en caso GRP

La jefa fiscal de la Unidad de Delitos de Homicidio lideró ayer el allanamiento a la sede del GRP. Cuestionó la credibilidad de la investigación policial del caso. Aseguró que han detectado omisiones, contradicciones de los testigos y fuga de información.
Enlace copiado
Fotos de LA PRENSA/Borman Mármol Allanamiento.  Fiscales y policías allanaron ayer la sede del GRP. La unidad élite se vio envuelta en un escándalo después de que una agente fue lesionada y desaparecida tras una fiesta de fin de año.

Fotos de LA PRENSA/Borman Mármol Allanamiento. Fiscales y policías allanaron ayer la sede del GRP. La unidad élite se vio envuelta en un escándalo después de que una agente fue lesionada y desaparecida tras una fiesta de fin de año.

Enlace copiado

Contradicciones, omisiones y fuga de información. Es lo que dice la Fiscalía General de la República (FGR) que ha detectado en las investigaciones policiales contra los involucrados en la lesión y desaparición de la agente Carla Mayarí Ayala Palacios, quien estuvo como invitada en la fiesta de fin de año en la sede del Grupo de Reacción Policial (GRP) de la Policía Nacional Civil (PNC) en diciembre pasado.

Guadalupe Echeverría, jefa fiscal de la Unidad Especializada de Delitos de Homicidios, dijo ayer, frente a la sede donde funcionaba el GRP, que habían decidido realizar un allanamiento a las instalaciones porque han encontrado “algunas incongruencias de los testigos que estuvieron presentes”, y eso les ha obligado a analizar, corregir y cerciorase de cómo pudo haber iniciado lo que se está investigando.

Lo que se sabe del caso es que el 29 de diciembre por la madrugada, después de la fiesta, el agente de la unidad élite identificado como Juan Josué Castillo Arévalo lesionó de un disparo y luego desapareció a la policía Ayala Palacios.

“Se están haciendo valoraciones y análisis de por qué esas omisiones de la PNC en caso GRP. Habrá que ver si hay responsabilidad penal porque estamos encontrando ciertos hallazgos”. 
Guadalupe Echeverría, jefa fiscal de la Unidad de Delitos de Homicidios

Por el caso están siendo procesados cuatro agentes policiales, quienes están acusados de incumplimiento del deber porque tuvieron cerca al agresor y no lo capturaron. Además, hay dos familiares de Castillo Arévalo que también enfrentan el proceso judicial porque llegaron cerca del GRP para apoyar al agresor; sin embargo, logró escapar. Tres semanas después, aún sigue prófugo. La policía tampoco ha logrado ubicar a la agente Ayala Palacios.

Las versiones de cómo ocurrió el incidente es lo que la fiscalía no ha logrado certificar porque, según la jefa fiscal, la policía cometió incongruencias en el proceder del caso.

Echeverría pidió hacer una revisión porque policías están investigando a sus compañeros y “debido a ese compañerismo hubo fuga de información de parte de los investigadores hacia los ahora procesados, porque ellos mismos han cambiado las versiones”.

Otra de las investigaciones del caso que no le cuadran a la Fiscalía es por qué no pudieron capturar al agresor pese a que estuvo varias veces en la sede del GRP. Además, Echeverría cuestionó que los investigadores no hayan incautado los teléfonos celulares de los que tuvieron alguna participación en el caso.

Debido a los hallazgos, la Fiscalía dijo que valora las supuestas omisiones que han cometido en la PNC para ver si hay responsabilidad penal, porque se están encontrando “ciertos hallazgos”.

Minutos antes de que la FGR hiciera público el procedimiento en la sede del GRP, el director de la PNC, Howard Cotto, dijo que no valía la pena repetir lo mismo que ha dicho sobre el caso.

El jefe policial reconoció la falta de resultados sobre el paradero de la agente Ayala Palacios y del prófugo. “No quiero ser tan repetitivo en decir lo mismo. No sé si hay algo que no haya dicho, no hay un resultado porque es un caso complicado; pero resultados van a haber”, dijo.

La jefa fiscal, sin embargo, manifestó que ayer estuvo presente el jefe del GRP, quien también participó en la fiesta y estaba siendo “transparente” en su versión de lo ocurrido; sin embargo, la fiscalía dijo no fiarse de los testimonios y espera poder obtener información de los celulares incautados y de las cámaras de videovigilancia del sistema 911 y de alcaldías.

4
 agentes enfrentan un proceso penal acusados de incumplimiento del deber por no haber detenido al agresor.

Lee también

Comentarios