Lo más visto

Más de El Salvador

FMLN pide tercera prórroga para subsidiar transporte que costaría $7.7 mill

Empresarios no han implementado el uso de validadores para el conteo de pasajeros, uno de los requisitos que deben cumplir las unidades que circulan en el AMSS para recibir compensación.
Enlace copiado
Mal estado.  Aunque cada mes reciben subsidio, la mayor parte de las unidades del transporte están en malas condiciones.

Mal estado. Aunque cada mes reciben subsidio, la mayor parte de las unidades del transporte están en malas condiciones.

FMLN pide tercera prórroga para subsidiar transporte  que costaría $7.7 mill

FMLN pide tercera prórroga para subsidiar transporte que costaría $7.7 mill

Enlace copiado
Diputados del FMLN y representantes de seis gremiales de transporte buscan que la Asamblea Legislativa prorrogue, por tercera ocasión, el plazo para que empresarios de transporte público instalen los validadores para contabilizar pasajeros hasta el 31 de diciembre de 2016.

El uso de validadores electrónicos para llevar el control de la cantidad de pasajeros que se transportan en los buses y microbuses de la flota del transporte público es uno de los requisitos que los transportistas de rutas que transitan en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) deben cumplir para seguir recibiendo el subsidio, que se paga con la contribución de los salvadoreños cuando compran diésel o gasolina.

No instalar los validadores electrónicos implica que pierden automáticamente el pago del subsidio, sin importar que en el resto del país la entrega de este siga vigente hasta diciembre de 2016. Actualmente en el fondo nacional se genera un gasto mensual de $297,800 para subsidiar solo a las unidades que circulan en el AMSS.

Si se toma en cuenta que en el área metropolitana circulan 4,193 unidades, entre buses y microbuses, los salvadoreños pagarían $7,786,800 entre julio y diciembre de este año si los diputados aprueban la ampliación del plazo que han pedido los transportistas y el FMLN.

El Estado otorga cada mes $400 a buses y $200 a microbuses en calidad de subsidio, para que las tarifas del transporte público se mantengan estables. La medida fue adoptada en 2007, cuando el precio del combustible se cotizaba arriba de los $3 por galón y los transportistas amenazaban con elevar el pasaje para sufragar costos.

En cambio, una vez implementado el uso de los equipos electrónicos, la modalidad para entregar el subsidio cambiaría, el Estado pagaría por pasajero transportado $0.02 en el caso de los autobuses y $0.04 para microbuses, es decir, sería un monto con variaciones cada mes.

La razón que representantes de la Asociación de Empresarios de Transporte de Microbuses Salvadoreños (AETMISAL), Federación de Asociaciones de Empresarios de Microbuses (FASEMI), Cámara Salvadoreña de la Industria del Transporte (CASIT), el Comité Femenino del Transporte Colectivo (COFESTCO), la Cámara Tecleña de Transporte y Corporación Salvadoreña de Empresas del Transporte (COSET) expusieron para pedir la prórroga es que hasta el momento existen rutas que no han instalado el equipo en las unidades debido a que el plazo es “demasiado corto para realizarlo”. En diciembre del año pasado la Asamblea Legislativa aprobó una segunda prórroga de 180 días que está próxima a vencer.

“Es una petición de la Mesa Nacional del Transporte. Le dimos iniciativa porque creemos que es importante porque si se cumple el plazo, no va a poder circular el transporte que no tenga los validadores”, aseguró la diputada del FMLN Alma Cruz.

Al respecto, el diputado de GANA Rigoberto Soto dijo que el proceso de implementar los validadores presenta diversas dificultades. Agregó que GANA apoyará la petición. “Hay empresarios que no quieren modernizar el sistema de transporte y se niegan a cualquier cambio de reglas que se dé en este momento”, dijo Soto.

Tercera prórroga

En mayo de 2015 entró en vigor una prórroga de 90 días que otorgó el congreso para que las unidades del AMSS se modernizaran. El plazo no se cumplió, por lo que en diciembre de ese mismo año se otorgó una ampliación de 180 días para que se pudiera hacer. En ese sentido, la petición que se presentó el pasado 6 de junio sería la tercera prórroga que se le da al sector en menos de dos años.

SUBES es la empresa madre para realizar la transición al cobro electrónico del pasaje. El equipo que se instale en las unidades debe ser brindado y supervisado por la empresa.

Para el diputado de ARENA Carlos Reyes, “el proceso de la entrega a los señores de SUBES para que pudieran implementar la tarjeta prepago fue un proceso viciado”, y por este motivo no se ha modernizado el sistema de transporte público. “Esta es como la tercera prórroga. Lo que pasa es que primero la empresa no lo ha podido aplicar”, explicó el parlamentario tricolor, y agregó que su grupo parlamentario apoyará la medida solo si se presenta un estudio técnico que demuestre que las cantidades que se otorgan son las adecuadas.

En el país hay 10,410 unidades que forman la flota de transporte público (3,479 microbuses y 6,931 autobuses); que el Estado brinde a todas las unidades la ayuda económica representa un gasto mensual de $2,677,800.

Lee también

Comentarios