FUNDE desaprueba discurso de aniversario de Sánchez Cerén

Analistas políticos también comparten la idea que el discurso presidencial no se apega a la realidad del país.
Enlace copiado
En desacuerdo.  Roberto Rubio, de FUNDE, desaprobó el discurso del presidente.

En desacuerdo. Roberto Rubio, de FUNDE, desaprobó el discurso del presidente.

FUNDE desaprueba discurso de aniversario de Sánchez Cerén

FUNDE desaprueba discurso de aniversario de Sánchez Cerén

Enlace copiado
El director de la Fundación Nacional para el Desarrollo (FUNDE), Roberto Rubio, mostró ayer su desaprobación por el discurso que el miércoles pasado dio a la nación el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, tras su segundo año de gobierno.

A juicio de Rubio, una cosa es lo que el jefe de Estado expresó en su mensaje de aniversario y otra es lo que realmente se está haciendo en el país.

“El discurso (de Sánchez Cerén) no pasa la prueba. Si se le quita la grasa, se queda con el 1 %. Yo no le doy tanta relevancia a un discurso presidencial, le doy importancia a lo que se hace... yo me acuerdo que saqué un artículo que decía ‘no creas lo que dicen, sino lo que hacen’”, consideró el profesional.

“Si uno pasa el ‘scan’ del discurso, si uno lo analiza en términos políticos el discurso, pues, no pasa mucho la prueba, ¿no?”, reiteró el profesional.

Rubio es de la opinión de que al Gobierno le hace falta trabajar en el tema del combate a la inseguridad y la corrupción, situaciones que siguen agobiando a la población salvadoreña, al igual que la tregua y el contrabando de armas.

Siempre en ese contexto, dijo que el Gobierno tiene que comenzar a dar cambios significativos.

“Yo espero que el fiscal, que yo todavía le sigo dando el beneficio de la duda a pesar de que muchos ya se están impacientando, le entre a estos temas, el tema del contrabando, de las armas, al tema de las cosas oscuras que se hicieron durante la tregua, al tema de los casos de corrupción”, sostuvo el director de FUNDE.

El politólogo y docente universitario Óscar Godoy coincidió con Rubio en que el mensaje del presidente Sánchez Cerén fue contradictorio entre lo que mencionó y entre lo que se ha hecho.

“Es contradictorio presumir que si yo le doy minicomputadoras a los niños y a las niñas uno puede estar promoviendo educación. (Hay) contradicciones como el creer que si le doy uniformes y zapatos a los niños estoy haciendo educación. El discurso de la realidad es diferente, porque es el discurso en el que las escuelas están abandonadas, hay carencias de recursos, hay computadoras pero no hay internet, hay computadoras pero no hay docentes o técnicos que enseñen eso”, consideró Godoy.

Por su parte, el analista político y catedrático de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA) Álvaro Artiga dijo que siempre ha sido escéptico con los discursos presidenciales, ya que suelen reflejar solo el lado bueno de las cosas.

A su juicio, el de Sánchez Cerén no fue la excepción, ya que asegura que fue un mensaje más para mostrar solo lo bueno que ha logrado en sus dos años al frente de la nación.

“Son discursos hechos más para las cámaras; digamos, es un poco más para el gran público y ahí entonces los presidentes suelen decir cosas bonitas” , expresó el analista político.

Lee también

Comentarios

Newsletter