Lo más visto

FUSADES: pandillas vinculadas con 76 % de casos de extorsión

Según el estudio “Extorsiones a micro y pequeña empresa de El Salvador”, tres de cada 10 extorsiones son cometidas vía telefónica. El 42 % de mypes fue víctima de extorsión 12 meses antes de encuesta de FUSADES.
Enlace copiado
FUSADES: pandillas vinculadas con 76 % de casos de extorsión

FUSADES: pandillas vinculadas con 76 % de casos de extorsión

FUSADES: pandillas vinculadas con 76 % de casos de extorsión

FUSADES: pandillas vinculadas con 76 % de casos de extorsión

Enlace copiado
Las pandillas estuvieron involucradas en el 76 % de los casos de extorsión a las micro y pequeñas empresas de El Salvador (mypes), según un estudio presentado ayer por la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES).

Y solo tres de cada 10 casos fueron por vía telefónica, según esa investigación que detectó que el 46 % de las extorsiones a las micro y pequeñas empresas de El Salvador fue cometido por contacto directo de los extorsionistas y 33 % por teléfono.

FUSADES encuestó a representantes de 3,977 mypes entre los meses de febrero y abril de 2015. Los resultados de esas encuestas los consignaron en el estudio denominado “Extorsiones a la micro y pequeña empresa de El Salvador”, en el cual identificaron dos tipos de extorsión: la primera es la sistemática, que se caracteriza por un contacto directo entre las pandillas y el negocio.

Por otro lado, está la extorsión oportunista, donde no existe contacto directo con las pequeñas y medianas empresas, porque los delincuentes exigen la extorsión por teléfonos u otros medios que les faciliten el anonimato.

La investigación muestra que las mypes, en su mayoría, son víctimas de extorsiones sistemáticas. Los investigadores señalaron que, a pesar de lo anterior, la estrategia actual del Gobierno se ha centrado en tomar medidas en las que pone a la telefonía celular como el foco alrededor del cual gira la extorsión. “Es una extorsión sistemática caracterizada por contactos personales, aquí no hay un teléfono personal de por medio, aquí hay un pandillero que llega a la tienda, al negocio, a exigir la extorsión”, explicó el investigador José Arévalo.

El 42 % de las pequeñas y medianas empresas fue víctima de extorsión 12 meses antes de la encuesta, según consigna el informe.

Entre las variables que están presentes en más de la mitad de los casos de extorsiones a las empresas pequeñas se encuentran las amenazas, acciones de presión, exigencias y pagos.

La victimización de las mypes tiene una fuerte correlación con la presencia de pandillas en su entorno: el 49 % de las pequeñas y medianas empresas que están ubicadas en entornos con presencia de pandillas ha sido víctima de este delito, mientras que el 28 % ha sido víctima en zonas libres de estos grupos.

Según el estudio, la mayoría de las mypes son afectadas por la delincuencia, aun sin ser necesariamente víctimas directas. Más de la mitad de las empresas que no han sido víctimas calificaron la extorsión como un problema y una de cada cuatro afirmó que había influido en la actividad de su empresa y en sus decisiones de inversión.

En 2015 la Policía Nacional Civil (PNC) reportó un total de 2,121 denuncias por extorsión.

Los resultados de la encuesta, según los investigadores, confirman una elevada “cifra negra” o “cifra oculta” presente en el delito de la extorsión, por la ausencia o falta de denuncias.

Según el estudio, las víctimas no denuncian estos delitos por miedo a represalias, por la percepción de que no sirve de nada denunciar y por falta de confianza en las autoridades.

Arévalo dijo que las que más denuncian son siempre las medianas y sobre todo las grandes empresas, debido a que estas sienten mayor seguridad de denunciar porque no tienen contacto directo con las pandillas como ocurre en el caso de las mypes.

Según el estudio, la presencia de pandillas es más común en los municipios que forman parte de las primeras dos fases del Plan El Salvador Seguro, aunque en el resto de municipios la presencia es alta.

El estudio realizado por FUSADES refleja que se debe ampliar el enfoque actual de la estrategia del Gobierno para disminuir la incidencia de las extorsiones cometidas contra las micro y pequeñas empresas del país.

“El gran reto que se deja aquí planteado por este estudio es que debe haber una acción distinta y no creo que vaya a ser una ley la que va a dar acción a ese problema. Estamos hablando de que si es un tema territorial, se necesita una presencia policial, una mayor presencia del Estado en las comunidades”, declaró Arévalo.

Igualmente, Ponce agregó: “Estoy seguro de que las autoridades, con base en estos resultados, deben replantear las estrategias que hasta este momento hacen, incluyendo las que forman parte de esas medidas extraordinarias”.

Aún falta investigar

FUSADES recordó que el costo económico de las extorsiones fue de $756 millones, un 3 % del Producto Interno Bruto (PIB), según el estudio de la Red de Investigadores del Banco Central de Reserva (REDIBACEN) realizado en el año 2014.

Margarita Beneke de Sanfeliú, directora del Centro de Investigación y Estadísticas (CIE) de FUSADES, dijo que en la encuesta realizada para el estudio se recogen diferentes detalles de montos de renta; sin embargo, este tema no pudo ser analizado para la investigación presentada ayer.

“El primer tema que seguimos explorando es precisamente el impacto económico, lo estamos haciendo, necesitamos darle seguimiento en el tiempo”, declaró Beneke, y explicó que uno de los públicos objetivos a los que quieren llegar con el estudio es el Consejo de Seguridad.

“Ya estamos haciendo las gestiones para que nos reciban”, agregó.

Tags:

  • extorsiones
  • pandillas
  • fusades

Lee también

Comentarios