Lo más visto

Fallas técnicas y ausencia de reos atrasan inicio de juicio caso Jaque

La FGR busca probar que cabecillas de la MS-13 se valieron de testaferros para lavar dinero de la extorsión. Uno de esos es “Piwa”, pero no fue llevado a juicio.
Enlace copiado
Fallas técnicas y ausencia de reos atrasan inicio de juicio caso Jaque

Fallas técnicas y ausencia de reos atrasan inicio de juicio caso Jaque

Enlace copiado

Problemas de conexión de internet en el centro penal de Chalatenango para realizar el enlace virtual con los procesados y la no ubicación de algunos reos en el sistema penitenciario atrasaron ayer el inicio del juicio contra los 87 acusados, entre ellos varios cabecillas de la Mara Salvatrucha (MS-13), de asociarse para lavar dinero de origen ilícito, producto de las extorsiones de la pandilla.

El titular del Juzgado Especializado de Sentencia C encargado del proceso penal se sentó al centro del estrado a las 10:50 de la mañana, casi tres horas después de lo programado para el inicio.

Tras acomodarse en el sillón, expuso la razón del atraso: una falla técnica para conectarse virtualmente con los procesados que guardan prisión en el penal de Chalatenango y la no localización de algunos reos dentro del sistema penitenciario.

El juez descargó en la Dirección General de Centros Penales la responsabilidad por no enviar al juzgado la información correcta sobre el lugar donde están los privados de libertad.

“Ni el sistema penitenciario ha sido capaz de saber dónde están las personas que están siendo procesadas en este caso”, se quejó con tono enfadado y con cierto grado de desconcierto.

El juzgador puso como ejemplo del desorden el caso de un reo que se suponía estaba recluido en el centro penal de Apanteos, pero en realidad fue trasladado a la penitenciaría La Esperanza (Mariona) sin notificar ese movimiento.

Además, señaló que Centros Penales puso en libertad al imputado David Ricardo Parada, a pesar de estar en el proceso.

Juicio sin “Piwa”

La Fiscalía busca probar que los principales cabecillas de la MS-13 crearon una estructura a la que bautizaron como La Federación para administrar el dinero que recogían de la extorsión y lavarlo en negocios que ya funcionaban como legítimos.

Uno de esos cabecillas que fue presentado como el máximo financista de la MS-13 es Marvin Adaly Ramos Quintanilla, alias “Piwa”, un pandillero que estaba encargado de administrar el dinero de las 249 células en que se divide la pandilla en el país en moteles, bares, casas de citas, restaurantes, rutas de transporte, venta de vehículos y otros negocios.

Sin embargo, “Piwa” no fue presentado ayer como uno de los acusados en el juicio porque la Fiscalía aún no ha decidido qué hacer con él. “El ‘Piwa’ está todavía en etapa de instrucción, por lo que no se ha definido su situación jurídica. Esa es la razón por la que no está este día entre los acusados”, dijo ayer uno de los fiscales.

Agregó que tienen pruebas, entre ellas audios de escuchas telefónicas y la declaración de pandilleros con régimen de protección, de las que han echado mano para probar que los cabecillas se valieron de una red de testaferros y colaboradores para lavar el capital ilícito entre octubre de 2015 y julio de 2016.

Los imputados serán procesados por los delitos de organizaciones terroristas, extorsión, homicidio y lavado de activos.

Ayer al final de la tarde el juez coordinó la forma en que la Fiscalía presentará esas pruebas y el orden en que deben aparecer los testigos. Asimismo, decidió reprogramar el juicio para este día a las 8:30 de la mañana.

Además de las fallas técnicas y de la ubicación de reos, el juez debió lidiar también con la renuncia de algunos defensores que no avisaron a los acusados, por lo que realizaron nuevos nombramientos.

Lee también

Comentarios