Lo más visto

Más de El Salvador

Familia lleva 71 años poniendo el nacimiento

Más de 1,000 piezas son colocadas por los Fuentes, que los visitantes pueden ver en una vivienda de Metapán. Es un trabajo meticuloso, que se ha convertido en tradición.
Enlace copiado
Instalado.  El nacimiento gigante recibe mantenimiento cada año. Algunas figuras son sustituidas, ya que se despintan o quiebran. Los Fuentes tienen el cuidado de colocar solo las que están en buenas condiciones.

Instalado. El nacimiento gigante recibe mantenimiento cada año. Algunas figuras son sustituidas, ya que se despintan o quiebran. Los Fuentes tienen el cuidado de colocar solo las que están en buenas condiciones.

Familia  lleva 71 años poniendo el nacimiento

Familia lleva 71 años poniendo el nacimiento

Enlace copiado
El nacimiento navideño más grande y antiguo de Metapán (Santa Ana), que desde hace 71 años ha estado abierto al público desde el 1.º de diciembre hasta el 7 de enero, a cargo de la familia Fuentes, ya se encuentra listo para ser visitado.

Ana Margarita de Fuentes fue quien mantuvo viva la tradición de la puesta del nacimiento de Jesús por 61 años y quien le heredó a su hija Carolina Fuentes no solo su colección de imágenes, sino también el deseo por mantener viva la costumbre.

“Recuerdo que cuando era niña yo le pedía a mi mamá muñecos de barro para el nacimiento y no porque ella lo pusiera sino porque yo veía eso en otros lados, y quería poner mi propio nacimiento. No pedía otros juguetes ni muñecas como cualquier niña de mi edad”, contó De Fuentes.

Según Carolina Fuentes, ella tiene 10 años de estar a cargo de todo el proceso que lleva el montaje de la tradición, ya que no solo se trata de colocar las piezas y luces, sino que hay que seleccionarlas para descartar las que estén dañadas, despintadas o con algún otro defecto, así como elegir el lugar y posición de cada una.

El proceso inicia cada 25 de noviembre cuando ambas, madre e hija, comienzan a desempacar las piezas que cuidadosamente guardan cada 7 de enero, luego las revisan y finalmente las van seleccionando una a una.

Algunas piezas son descartadas con el objetivo de no repetirlas anualmente y son sustituidas, pero son las que no tienen un valor sentimental o significativo, no así el caso de una muñequita de Japón que todavía conserva el 6 como número de serie en que fue fabricada y que ha sido parte de la colección por más de 50 años.

Otro artículo que tiene un valor sentimental para la familia Fuentes es el vestido que le colocan al Niño Jesús, el cual fue bordado por la abuela de Carolina hace 28 años.

El nacimiento navideño está compuesto por más de 1,000 piezas que incluyen luces, casas, iglesias, imágenes de indígenas, animales, personajes populares como La Tenchis, parejas de bailarines, novios, recién casados, y otras, que en su mayoría fueron traídas de Estados Unidos ya que son pocas las adquiridas en algunos mercados del país, como en San Salvador e Ilobasco. Otros, como la Virgen María, José, los ángeles y los Reyes Magos, fueron comprados en Esquipulas, Guatemala.

Los Fuentes incluso realizan un juego familiar con el nacimiento: buscar dentro una imagen que se parezca a uno de sus miembros, amigo o vecino, preguntando: “¿Han visto al vecino de enfrente?”, y respondiendo: “Yo lo acabo de ver paseando en bicicleta”, tomando la imagen que lo refleja.

Tags:

Lee también

Comentarios