Lo más visto

Familia dio $4,500 para rescatar a niña secuestrada

La menor de edad permaneció en la vivienda de uno de los secuestradores. Se encontraba atada de pies y manos y en ocasiones le tapaban la cara. Hay un familiar implicado.
Enlace copiado
Familia dio $4,500 para rescatar a niña secuestrada

Familia dio $4,500 para rescatar a niña secuestrada

Enlace copiado
La primera indicación que le dio Brindis Aquileo Jaime Cruz a Julián fue que debía ingresar a un restaurante de comida rápida que está ubicado en la Ruta Militar en San Miguel. Le dijo que luego debía buscar los baños de hombres y colocar $4,500 en un depósito de basura, para luego él dar la orden de liberar a Meyvi, quien tenía tres días de estar secuestrada.

Ese hecho le sirvió a la Fiscalía General de la República (FGR) para acusar a Jaime Cruz, Denny Omar Argueta Torres y Francisco Javier Rubio Reyes de atentados contra la libertad individual. Uno de los imputados es familiar de la víctima. El tribunal que lleva el caso no reveló quién y decidió proteger las identidad de la menor y su familia con nombres claves.

El secuestro ocurrió el pasado 26 de abril, cuando Meyvi iba para la escuela y fue privada de libertad por los tres imputados, según la fiscalía. Los secuestradores la subieron a un carro y, en el trayecto, uno de ellos le dijo que no gritara porque si lo hacía, la mataría. Después de eso le taparon el rostro con un trapo y le ataron las manos con cinta adhesiva.

Ese mismo día, uno de los secuestradores se comunicó con Jackson, otro familiar de la menor, y le dijo que tenía a Meyvi y que si la quería con vida, debía entregarle $300,000.

Para comprobarles que Meyvi seguía viva, se la comunicaron y ella dijo que no quería estar con ellos, sino en su casa, con su familia. Uno de los secuestrados, sin embargo, le quitó el teléfono y le volvió a insistir sobre el dinero al familiar de la víctima.

Jackson le respondió que no contaban con esa cantidad, y que lo único que podían reunir eran $4,500. Luego de discutir, los secuestradores aceptaron la oferta, pero a partir de ese momento fue Julián, otro familiar, quien decidió comunicarse con el grupo. Después de la llamada, los familiares denunciaron el secuestro de la niña ante la División Élite del Crimen Organizado, que nombró a un agente para las próximas negociaciones.

Entrega del dinero

El 27 de abril, Jaime Cruz llamó a Julián para darle indicaciones sobre la entrega del dinero. Le dijo que uno de sus colaboradores llegaría a las 6:30 de la tarde al establecimiento, que está en la dirección antes mencionada, y que luego de esto le entregarían a la niña. Antes de colgar, Jaime Cruz le insistió: “No vayás a llevar a nadie, te lo digo en serio”.

Más tarde, uno de los investigadores le tomó el número de serie a cada uno de los billetes que conformaban los $4,500. Este dinero fue introducido en una caja de regalo roja.

Ya con la dirección, la policía organizó cuatro grupos, cada uno con cinco agentes, y acompañaron a Julián. El hombre cumplió con las indicaciones, según la fiscalía, y encontró a Jaime Cruz, pero no intercambiaron palabras.

Los agentes ingresaron rápidamente al establecimiento y llegaron a los sanitarios de hombres, pero ya no encontraron el dinero en el basurero; de hecho, ese día tampoco fue entregada Meyvi, quien tuvo que pasar más tiempo con sus captores.

Después de esto, la fiscalía intervino el teléfono de Argueta Torres e identificó que llamó a Jaime Cruz para decirle que vio que un vehículo lo estaba siguiendo. Esta misma persona le llamó a Rubio Reyes y le pidió que “llevara agua porque no había para la niña”.

Ese mismo día Jaime Cruz se comunicó con Rubio Reyes para coordinar con respecto a lo que harían con “el encargo”.

El 28 de abril, por la intervención de las llamadas telefónicas, identificaron que los involucrados mencionaban la bodega donde guardaban el equipo de sonido de una discoteca, ubicada en la colonia San Francisco. En el lugar se encontraban Rubio Reyes, Jaime Cruz y también Édgar Batres Ochoa, quien solo es acusado de agrupaciones ilícitas. Dos grupos policiales se quedaron en esa zona vigilándolos, mientras que los otros dos llegaron hasta la vivienda número 13 de la calle Overón, también en San Miguel. De esa casa salió Argueta Torres y los agentes escucharon gritos al fondo, ingresaron y encontraron a Meyvi. Ahí encontraron el dinero, pero menos de los $4,500.

Los cuatro imputados deberán enfrentar una audiencia preliminar el próximo martes en el Juzgado Segundo de Instrucción de San Miguel.

Tags:

  • secuestro
  • caso
  • menor
  • familiar
  • dinero
  • san miguel

Lee también

Comentarios