Lo más visto

Más de El Salvador

Familiares de pandilleros juraron venganza a policías

Dos agentes FIRT fueron lesionados en Ciudad Delgado; luego, policías mataron a tres pandilleros, durante búsqueda de atacantes, en Apopa.
Enlace copiado
Familiares de pandilleros juraron venganza a policías

Familiares de pandilleros juraron venganza a policías

Familiares de pandilleros juraron venganza a policías

Familiares de pandilleros juraron venganza a policías

Enlace copiado
Dos agentes de la Fuerza de Intervención y Recuperación de Territorios (FIRT) fueron atacados a tiros por un grupo de pandilleros ayer, mientras realizaban un operativo de Casa Segura en Los Almendros de Ciudad Delgado. Uno de los agentes fue lesionado en el tórax y el otro fue lesionado en la cadera, según detalló el subdirector de la Policía Nacional Civil (PNC), Baldemar Flores Murillo.

Lea también: Pandillas quieren fusionarse con el Estado, dice Landaverde

“Esto sucedió cerca de las 10:15 de la mañana, cuando nuestras unidades estaban haciendo un operativo de registro casa por casa para verificar qué es lo que sucedía en la zona de Los Almendros... Los agentes lesionados fueron trasladados a un centro asistencial y afortunadamente están fuera de peligro”, dijo el subdirector Flores Murillo.

Tras el ataque armado, la policía realizó un operativo de búsqueda de los atacantes en Ciudad Delgado y Apopa. Cerca de las 11 de la mañana, la policía recibió información de que un grupo de pandilleros armados se encontraba en la lotificación El Porvenir de Apopa, por lo que unidades de las Fuerzas Especiales El Salvador (FES) se desplazaron hasta el sector y encontraron al grupo de pandilleros. De acuerdo con Flores Murillo, cuando los pandilleros vieron a los agentes de las FES, abrieron fuego e intentaron escapar. Pero fueron perseguidos por la calle principal de la lotificación hasta que ingresaron por la fuerza a una vivienda.

Lea también: Corte Suprema pide moderar uso de fuerza contra menores

“Intentaron huir, se metieron a una vivienda por la fuerza y dispararon contra los agentes. Los agentes entraron a la vivienda y los pandilleros saltaron hacia la casa que estaba atrás y siguieron disparando. Fue en ese enfrentamiento en el que los tres que se habían metido a la casa fallecieron”, dijo Flores Murillo.

Junto a los cadáveres de los tres pandilleros estaba un arma de grueso calibre y un arma artesanal. “Todavía estamos procesando la escena y puede ser que encontremos más armas, que fueron con las que atacaron a nuestros agentes”, dijo el jefe policial.

El subdirector también dijo que los tres pandilleros que fallecieron probablemente fueron los mismos que lesionaron a los agentes de la FIRT.

La multitud juró vengarse

Tras la persecución policial y el tiroteo, una multitud de personas salió de sus casas en la lotificación El Porvenir y de la colonia Jacarandas para ver lo que había sucedido. Al enterarse de que Rónald Hernández, de 16 años, y los pandilleros con los alias “el Pequeño”, de 13 años, y “el Campero”, de 15, eran los que habían fallecido, comenzaron a amontonarse frente a la cinta amarilla.

En la multitud estaban las madres, los padres, las abuelas, tías, los hermanos, amigos y hasta los amigos de sus amigos, quienes gritaban en contra de los tres policías que contenían a las más de 100 personas. “Esto no se quedará así, perros. Ustedes matan y esperen que ya les va a tocar a ustedes también, se los juramos”, decían algunos entre la multitud.

Lea también: “Si tienen indicios, que denuncien los abusos policiales”: ministro

“Qué iban a hacer los niños con una pistolita que tenían ante un batallón de estos perros que llegaron solo a matarlos”, gritó la madre de uno de los pandilleros.

“Mátenme a mí, hijos de la gran p..., pero a mi hijo no le hubieran hecho nada. Era solo un niño”, gritó la abuela de otro de los fallecidos, quien luego perdió el conocimiento.

Los policías, ante el alboroto, pidieron por radio apoyo porque la multitud cada vez más amenazaba con pasar la cinta amarilla para constatar la escena. Tres minutos después llegaron dos patrullas con 10 policías.

Justo en ese momento, la multitud se dispersó. Aunque no dejaron de gritar amenazas en contra de los policías e incluso en contra de fotoperiodistas que les apuntaban con las cámaras.

Un investigador de la Policía dijo a este periódico que el caso lo retomará la División Central de Investigaciones (DCI) y que la zona limítrofe entre Ciudad Delgado y Apopa iba a quedar “caliente” en los siguientes días. Los policías esperan que los pandilleros intenten atacar el puesto policial de Jacarandas y atentar contra los policías en la zona.

“Todos estos niños que andan entre la multitud ven al policía como un enemigo porque ha matado a su familiar o a su amigo. Estos son los niños que en el futuro van a atentar en contra de los policías. Esto está difícil, es la de nunca acabar. Porque van a querer vengarse y como no tienen logística, siempre salen muriendo. Y entonces esto vuelve a empezar, los amigos y familiares de esos van a querer venganza y así vamos a estar”, dijo el investigador.

En lo que va del año, 44 policías han sido asesinados y han ocurrido 555 enfrentamientos entre policías y pandilleros. Las autoridades, sin embargo, niegan que se haya desatado una guerra con las pandillas.

 

Tags:

  • violencia
  • pandillas
  • policia
  • pandillleros
  • enfrentamientos
  • venganza

Lee también

Comentarios