Lo más visto

Más de El Salvador

Fervor en la Transfiguración del Divino Salvador

La imagen del Divino Salvador del Mundo salió en procesión hacia la iglesia El Calvario y la Basílica del Sagrado Corazón. En la tarde, partió a la Catedral Metropolitana, para recordar su Transfiguración. El mensaje de la misericordia fue dedicado a las víctimas de la violencia.
Enlace copiado
Júbilo. Católicos acompañaron masivamente  la imagen del Divino Salvador en las procesiones desarrolladas  en su honor.

Júbilo. Católicos acompañaron masivamente la imagen del Divino Salvador en las procesiones desarrolladas en su honor.

Devoción. Los Capitalinos vivieron ayer con devoción los actos litúrgicos.

Devoción. Los Capitalinos vivieron ayer con devoción los actos litúrgicos.

Recorrido. La imagen del Divino Salvador fue llevada a la iglesia El Calvario.

Recorrido. La imagen del Divino Salvador fue llevada a la iglesia El Calvario.

Incienso. Forma parte de la ceremonia católica en honor al divino salvador.

Incienso. Forma parte de la ceremonia católica en honor al divino salvador.

Transfiguración. Cientos de católicos  recordaron la transfiguración de Jesús.

Transfiguración. Cientos de católicos recordaron la transfiguración de Jesús.

Fervor en la Transfiguración del Divino Salvador

Fervor en la Transfiguración del Divino Salvador

Católicos Salvadoreños asistieron a la tradicional bajada o transfiguración

Enlace copiado
La feligresía católica vivió ayer con fervor los últimos actos litúrgicos de la Transfiguración de Jesús, en el marco de las fiestas patronales de San Salvador, que iniciaron el 1.º de agosto, en honor del Divino Salvador del Mundo. Uno de los actos más trascendentales para los fieles católicos se desarrolló durante la noche frente a la Catedral Metropolitana de San Salvador.

Cientos de feligreses recordaron los evangelios bíblicos que narran que unas semanas antes de su pasión y muerte, cuando Jesús subió al monte Tabor a orar, llevando consigo a sus tres discípulos Pedro, Santiago y Juan. Cuando oraba, su cuerpo se transfiguró, sus vestidos se volvieron más blancos que la nieve y su rostro más resplandeciente que el sol, se aparecieron Moisés y Elías, y hablaban con Él sobre lo que sucedería próximamente en Jerusalén.

El lema de estas fiestas fue: “¡Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti!” El mensaje fue dirigido a las víctimas olvidadas, principalmente aquellas familias que quedan desprotegidas debido a la violencia que vive el país, según expresó el obispo auxiliar, Gregorio Rosa Chávez. “Queremos que sientan que la Iglesia está con ellas. Queremos encarnar en la gente, que son las víctimas de la violencia”, sostuvo el jerarca católico.

Devoción

Previo a la solemnidad de la Transfiguración, a las 7 de la mañana católicos asistieron a una misa en honor del patrono, y posteriormente, la imagen del Divino Salvador del Mundo fue cargada por distintas hermandades del país en una procesión hacia la iglesia El Calvario. El monumento del Salvador del Mundo se colocó en el anda menor o carroza, adornada con flores y lució un lujoso vestido ocre.

A las 10 de la mañana, la imagen fue trasladada a la Basílica del Sagrado Corazón, en la calle Arce.

Con aplausos, los católicos recibieron su imagen y presenciaron el cambio de traje de color ocre a celeste. Atentos y algunos con lágrimas también escucharon la segunda misa, con un llamado del padre Luis Alonso Arévalo a escuchar la voz de Dios, buscar el perdón y la reconciliación para instaurar la paz en el país, en un contexto violento.

La imagen permaneció por algunas horas en la basílica, para desarrollar las solemnes vísperas. A las 4 de la tarde, en una ruta del centro de San Salvador marcada por el comercio, salió nuevamente una procesión hacia la Catedral Metropolitana. Muchos no acompañaban, pero se regocijaban al ver pasar la imagen.

Los recorridos siempre fueron vigilados de cerca por agentes de la Policía Nacional Civil (PCN) y de la Fuerza Armada de El Salvador.

La plaza Gerardo Barrios y alrededores lucían abarrotados. Se ofreció una homilía presidida por monseñor José Luis Escobar, acompañado del obispo auxiliar Gregorio Rosa Chávez y sacerdotes, y luego llegó el momento más esperado por la comunidad católica. Con plausos y cánticos religiosos, todos observaron la Transfiguración del Señor.

Este día, a las 9 de la mañana se espera la celebración eucarística en el atrio de la Catedral Metropolitana, que también será presidida por el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar. Con ello, se pone fin a las fiestas patronales de la capital, dedicadas al Divino Salvador del Mundo.

Lee también

Comentarios