Fiscalía concluye excavación en pozo

En el lugar se espera recuperar las osamentas de varias víctimas de homicidio. Los responsables habrían sido miembros de pandillas.
Enlace copiado
Ubicación.  El pozo se encuentra ubicado en el cantón Joya del Zapote de Atiquizaya, departamento de Ahuachapán.

Ubicación. El pozo se encuentra ubicado en el cantón Joya del Zapote de Atiquizaya, departamento de Ahuachapán.

Fiscalía concluye excavación en pozo

Fiscalía concluye excavación en pozo

Enlace copiado
Luego de dos años de trabajos, la Fiscalía General de la República (FGR) está a pocos días de iniciar la recuperación de varias osamentas humanas que se encuentran en el fondo de un pozo ubicado en el cantón Joya del Zapote de Atiquizaya, Ahuachapán.

Fuentes cercanas al proceso de investigación señalaron que ya se concluyó con la excavación de aproximadamente 52 metros de profundidad frente al pozo, el cual se ha convertido en el cementerio clandestino de mayor profundidad que se ha localizado a escala nacional y donde se presume se encontrarían los cadáveres de 15 personas que habrían sido asesinadas por pandillas.

Los informantes explicaron que ahora el trabajo que se tiene que realizar en el lugar dependerá del criminalista de Instituto de Medicina Legal, Israel Ticas, quien tendrá que trazar un diseño para la construcción de un túnel que lo conduzca hasta el fondo del pozo donde se encuentran los restos humanos.

Los investigadores dijeron que entre las víctimas se encontrarían pandilleros rivales, comerciantes y empresarios. Estos dos últimos grupos habrían sido asesinados por negarse a cancelar el dinero por el delito de extorsión.

Entre los posibles asesinos, los investigadores señalan a miembros de la pandilla, cuyo cabecilla era José Antonio Terán, alias “Chepe Furia”, condenado a 20 años de prisión por un homicidio en el Juzgado Especializado de Sentencia de San Miguel.

Un investigador del caso dijo que, según el relato de uno de los testigos criteriado con los que cuenta la fiscalía, habría otro tipo de objetos, aparte de las osamentas, sin detallar de qué se trata.

“Tenemos un testigo que nos dijo que la clica nunca pensó que encontraríamos ese pozo y que nos llevaríamos varias sorpresas al comenzar a sacar las cosas que están ahí”, dijo el investigador.

Mario Jacobo, jefe de intereses del Estado de la FGR en occidente, declaró semanas atrás que durante el inicio del proceso se decidió hacer las desbastaciones alrededor del pozo debido a que era muy peligroso introducir a una persona para que realizara los trabajos.

Jacobo explicó que se realizó una prueba con el descenso de un investigador para tratar de rescatar algunas de las osamentas pero que el tanque de oxígeno apenas alcanzó para que llegara al fondo del pozo y rápidamente volver a llevarlo a la superficie. “No podemos poner en riesgo a más personas y es por ello que se decidió hacer las excavaciones frente al pozo, lo cual se ha prolongado más de lo esperado debido a que en algunas oportunidades se ha arruinado la maquinaria pesada y la fundamental: la época lluviosa nos impidió que avanzáramos como quisiéramos”, dijo la autoridad fiscal.

Jacobo señaló que, incluso, durante el invierno la fiscalía solicitó la ayuda de otras instituciones de gobierno para continuar con los trabajos. “Algunas alcaldías nos ayudaron mandándonos bombas achicadoras para evitar que los trabajos se detengan totalmente por el exceso de agua que se hace en las áreas de trabajo”, dijo el fiscal.

Entre las instituciones que brindó maquinaria pesada se encuentran el Comando de Ingenieros de la Fuerza Armada y el Ministerio de Obras Públicas, dijo Jacobo. Este es el tercer pozo que la Policía Nacional Civil y la fiscalía descubren en menos de cuatro años en el occidente del país.

Tags:

Lee también

Comentarios

Newsletter