Frente a la violencia y el estigma

Hay un ruido insistente que habla de estigma, de violencia, de jóvenes, de pandillas y una insistencia en asociar los conceptos. Jóvenes en medio de la violencia, siempre. Quizá es la realidad que hace más ruido, sí, pero no la única.
Enlace copiado
Frente a la violencia y el estigma

Frente a la violencia y el estigma

Enlace copiado
El teléfono sonó con insistencia y al otro lado de la línea resonaba una voz fuerte. El tono era retador. “A ver si es cierto lo que dice, que le dan espacio a las historias positivas de los jóvenes y no solo cuando están involucrados en pandillas”, dictó el interlocutor. Entonces contó que en su comunidad un puñado de pandilleros silenciaba a cientos de jóvenes.

Lea más: Gabriela y los resilientes de Las Palmas 


La voz de Rudy tenía un dejo de reclamo. Pero en cuanto comenzó a hablar de los jóvenes de su entorno, el tono se suavizó, más aún, se emocionó. “Aquí hay unos cuantos pandilleros y tenían paralizados a decenas de jóvenes. Hoy están organizados y trabajan juntos por la comunidad”, resumió. Quería, en síntesis, dar a conocer ese enorme esfuerzo que hasta mayo de este año había sido silenciado por el miedo. Ese miedo feroz que tiene secuestradas a varias comunidades del país. Su voz de reclamo no es única. Es un sonido insistente, constante, un reclamo que cada tanto llega desde los lugares donde se ha formado una especie de resistencia contra la violencia y el estigma. Resistir en el interior de muchas zonas no es una tarea sencilla, pero hay cientos de esfuerzos y de historias que vibran con esa fuerza que solo los jóvenes pueden darle. Jóvenes que se niegan a dejarse llevar por esa repunta en la que se ha convertido el fenómeno de las pandillas, que no quieren conformarse, que no quieren vivir ni asumir el estigma al que se enfrentan por residir en ciertas zonas, que se niegan a vivir con miedo y que quieren ser verdaderos agentes de cambio y reconvertir las zonas donde viven.

Lea también: Trazos contra el estigma 


A ellos va dedicada la edición de este día, cuando se celebra el Día de la Juventud. Buscar estas historias no es difícil. Basta con observar un poco, pero no es un ejercicio que se hace a menudo. Las historias que ahora planteamos dan cuenta de lo que ocurre en zonas que normalmente ocupan titulares por la violencia que las golpea. Pero que en su interior acogen pequeños –pero valiosos– espacios para generar cambios. Para estos jóvenes no es una tarea fácil. Requiere de valentía y resistencia, constantes en cada personaje que hoy –y durante toda la semana– se publicarán. En el país hay 2.2 millones de jóvenes, según LPG Datos, la unidad de investigación social de Grupo LPG, cuyas edades oscilan entre los 13 y 29 años.El grupo representa una fuerza importante y valiosa para el país. El gran reto del país es ofrecerle a este grupo desarrollo profesional y personal. Opciones que les devuelvan algo de identidad. Opciones que los alejen de las pandillas y los motiven a quedarse en el país. Lo que Rudy reclamó aquella mañana de mayo también lo han hecho otros sectores.


La Fundación Forever ha sido una de las voces más constantes en el tema. Ellos, que llevan más de 10 años de trabajo con jóvenes en La Campanera y Santa Eduviges, saben bien lo que es lidiar con el estigma y trabajar en su contra. Lo que allí se vive se replica en muchos lugares del país. Pocas oportunidades para los jóvenes, reducción del espacio para su desarrollo porque incluso están inhabilitados físicamente de cruzar ciertas zonas por un tema de presencia de pandillas. También se enfrentan al estigma, no pueden optar a trabajos por el lugar en que viven. Se enfrentan a la pobreza de sus familias lo que no les permite seguir estudios superiores. Y deben sortear, además, el acoso que viven a veces de parte de los mismos cuerpos de seguridad. Como bien lo retrata una joven en este especial, en su comunidad hay pandillas, pero no todos los que viven allí son pandilleros.

Tags:

  • diadelajuventud2017
  • jovenes
  • juventud
  • estigma
  • violencia
  • pandillas

Lee también

Comentarios

Newsletter